miércoles, 19 de septiembre de 2012

Ataque a mi ego


Ayer les contaba que para algunas cosas (como las agujas en las extracciones de sangre) soy bastante impresionable. Cada tanto por algún chequeo es inevitable pasar por estas situaciones, y hubo una época en la que solía bajarme la presión de solo pensarlo. Por supuesto que era autosugestión pura, pero se me hacía difícil evitarlo.

Así es como cuando llegaba alguno de estos chequeos terminaba luego un rato en la camilla esperando a que se me normalizara la presión (mientras veía que gente de toda edad, incluso niños pequeños, pasaban por esto sin problema). ¡Una vergüenza!.

En una ocasión inclusive llegué a desmayarme por esto. Resulta que yo había ido a hacer este estudio como parte de un examen pre ocupacional (hay una serie de chequeos médicos obligatorios a hacerse antes de ser contratado por una empresa) y ya durante la extracción me había empezado a marear, pero en un acto de valentía no dije nada. Terminado esto me llevan a una sala en donde me iban a traer un desayuno. Estaba yo sola esperando a que vinieran con eso y me bajó tanto la presión que me desvanecí. Fue apenas un segundo, pero me caí de la silla (abrí los ojos y me encontré en el piso y con la silla volcada). Me incorporé enseguida, otra vez sensación de vergüenza absoluta, pero lo cómico es que nadie llegó a darse cuenta de lo que había pasado. Me trajeron el café con medialunas, lo tomé rápido y enseguida me fui como si nada.

Hubo sin embargo una ocasión (hace cosa de diez años atrás) que me curó todas estas autosugestiones que me hacía. Estaba de nuevo en el laboratorio a punto de hacerme una extracción de sangre, y le dije a la enfermera:

-       Mire que me suele bajar la presión ante estas cosas, me da bastante impresión  - (etc, etc).

¿saben lo que me dijo ella? Pues esto:

 -       Pavota grande, eh!

 Así de cortante y fria, en un ataque directo a mi ego. Pero resultó.

Por ese entonces yo estaba estudiando una materia en la facultad en la que debía aprenderme algunas definiciones medio de memoria, y con una amiga inventábamos algunas reglas nemotécnicas, que incluía cantar las definiciones (y crease o no con eso lográbamos recordarlas mejor). Resulta que entonces mientras la mujer esta me sacaba sangre yo me puse a recitar en mi mente la cancioncita que habíamos inventado para la definición de “Pericia Judicial”. Y al tener la mente en otra cosa claro que no me pasó nada, que no me bajó la presión, ni me desmayé.

Desde esa vez no volví a tener problemas con las extracciones de sangre (y por algún motivo vuelvo en la misma situación siempre a la cancioncita esa. ¡Vaya que no me la olvidé!).

¿Ustedes como son? ¿se impresionan ante la aguja? ¿no les pasa nada?

41 comentarios:

  1. Mirá qué técnicas psicológicas efectivas las de esa enfermera, eh! :D

    Yo por suerte nunca fui impresionable ni de chica lloraba con las inyecciones. Recuerdo sí una enfermera que me puso mi primera inyección, me hizo hablar tanto, tanto que me distrajo y cuando sentí un pinchacito, ya estaba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que así de secante y dura ella, pero fue efectivo. A partir de ahí no volví a tener problemas con el tema (eso si, mirar la aguja no la miro, eh!)

      Eliminar
  2. Estela! Pobrecilla! No es ninguna vergüenza lo que te pasa, cada uno tiene sus particularidades. A no avergonzarse por eso.
    A mí me gusta ver cuando me sacan sangre, ver el paso a paso e imaginar a la vena cediendo y luego pensar en como se recupera sola, mambitos particulares...

    Cuando estudiaba las uniones de la doble hélice del ADN, eran así: GC (Gardel, Carlos) /// AT (Anibal Troilo) Jeejjeje!

    Besotes y que tengas un lindo día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah.. lo tuyo de mirar la aguja bien masoca, eh! ja.ja.. yo ni loca!! Eso si que no!
      Reglas nemotécnicas muchas, con esta amiga siempre estabamos inventando alguna.
      beso

      Eliminar
  3. El efecto de la autosugestión puede llegar a curar muchas enfermedades que los medicamentos no pueden. Es estupendo que hayas contado tu experiencia para que los lectores vean el alcance que tiene.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente de acuerdo.. la mente influye mucho en el cuerpo.. puede curar, puede dañar, cambiarnos el ánimo.
      beso

      Eliminar
  4. Cuando era chica me impresionaba un poco, pero ahora ya no. -la "profesional" de la salud que te tocó en suerte una divine!! que la pairó.-

    Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja.ja.. si, ella tenía su estilo particular.. pero así y todo debo decir que fue efectivo! hoy tendría que agradecerle :-P

      Eliminar
  5. jajaja que graciosa eres, me parto contigo, como cuentas las cosas, es que hasta te imagino jajja.
    Yo no, no me suelo impresionar, pero cierro los ojos... pq masoca no soy, asiq yo cierro los ojos y me dejo hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra sacarte una sonrisa! :-)
      Yo tampoco miro, como te imaginarás..
      beso

      Eliminar
  6. Todo un hit resultó Estela, jajaja. Qué bueno que ya no tengas más problemas de ese tipo con el tema de las extraciones. Yo me tuve que sacar sangre este año a modo de chequeo antes de tomar unas pastillas para ver si las enzimas estaban bien para recibir el medicamento, estuve toda asustada hasta el momento en el que fuí, acompañada de mi hermana, respiré hondo y pensé en otra cosa. En el momento no me dolió nada y hasta pude ver cómo la extraían porque eso me daba curiosidad. ¡¡¡ y yo que tenía un miedo!!! jajaja.

    ¡Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y si, es mas la idea que uno se hace que otra cosa. Pero la autosugestión influye mucho. Por eso fue genial haberle sacado ese peso negativo al hecho, y saber que pensando en otra cosa no pasa nada.
      La cancioncita es el dia de hoy que me la acuerdo (por este incidente, sino seguramente habría quedado perdida muy dentro de la memoria..)
      beso

      Eliminar
  7. Yo le tengo PANICO a las agujas. Las veces que me fui a sacar sangre o a donar sangre o a parir, lo primero que dije fue: "háganme lo que quieran, pero no me muestren una aguja".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no ver, no? Yo tampoco miro, y trato de pensar en otra cosa..

      Eliminar
  8. Estelita! Yo soy terrible. Si se que me tengo que sacar sangre: 1) voy acompañada 2) llevo algo dulce y algo salado en la cartera por si me baja la presión 3)no puedo concentrarme con claridad en cualquier actividad que sea después del día del análisis, es como si ese día marcara un hito... jajaj re exagerada no? bueno... en confianza, no se lo cuentes a nadie :) Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no llegué al ir acompañada (de última me quedaba en la camilla un rato hasta que me sentía bien de nuevo). Pero si, cada uno tiene sus rayes, te entiendo!!
      beso

      Eliminar
  9. Ay,de verdad...espero que no te moleste...pero me he partido de risa con la anécdota del desmayo..la silla caida...tú en el suelo...y tú darte cuenta,estando sola y levantarte...ay,ay...que fuerte..pobrecillaa...
    Yo soy miedosilla...en muchas cosas,sobretodo las existenciales...pero la aguja,pues no...pero eso sí...de pequeña veía una y salía corriendo!Besos,Estela!Me ha encantado el post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que disfrutaste el post.
      Fue un segundo lo de perder el conocimiento, y por suerte no se dio cuenta nadie. Me subieron los calores de una cuando me di cuenta lo que me habia pasado!!!
      beso

      Eliminar
  10. Pues sí que te dejó pasmada esa mujer!!! Bravo por la pericia judicial!!!!

    A mí no me dan cosa, es más me hice un tatto sin ponerme la anestesia y pasé un dolor terrible pero...me tomé una cervecita de mientras y arreglado. Las de extracciones nada y la acupuntura tampoco...yo podría ser fakir!!

    La alpaca se despide con:


    El cerebro no es un vaso para llenar, sino una lámpara para encender.


    Autor: Plutarco


    mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que graciosa alpaquita, siendo casi fakir. Yo claramente que no.
      Te hiciste un tatuaje sin anestecia? uau.. sos valiente, eh!!
      beso

      Eliminar
  11. Uh que feo eso!!
    Por suerte yo no tengo ningún tipo de problemas con las extracciones. Sí me pasó un par de veces que la enfermera en cuestión no me "encontraba" la vena y me introducía la aguja en varios lugares... Eso molesta.
    Pensé que si me iba a sentir mal al donar sangre (que es mucha mçás cantidad)... Pero para nada, ni me mosqueé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que feo que no te encuentren la vena! Por suerte no me pasó!
      Yo todavía no doné sangre.. le tengo un poco de miedito.. Ahi me parece que no hay cancioncita que valga para quitarme la impresión!
      beso

      Eliminar
    2. A mi me pasa siempre lo de la vena. Voy siempre al mismo lugar a hacerme las extracciones y la bioquímica que me atiende siempre me caga a pedos!!!! Me dice que tengo que hacer pesas. Me lo banco porque me saca re bien. El otro día me saco otra chica y me pinchó TRES veces!!! (decí que ahora soy valiente, años atrás me sacaban en ambulancia)

      Eliminar
  12. Yo era igual (casi no me recibo por no hacerme el examen de la UBA) hasta que un fin de año me puse como resolución "ser más valiente". Comencé a no esquivar los análisis clínicos, me subí a una montaña rusa e hice algo más que ahora no recuerdo, pero a lo que le tenía pánico. Santo remedio: a una montaña rusa no me vuelvo a subir (it`s not my cup of tea), pero nunca más sufrí antes/durante o después de una extracción.
    Besos
    PD: Medio bestia la enfermera (son siempre así, ellas ya lo vieron todo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno tomar una resolución así, y animarse a hacer cosas que antes te daban miedo. Bien!!
      si, si, medio bestia la enfermera, pero fue efectivo. ja.ja
      beso

      Eliminar
    2. Fue el único año con resoluciones y la verdad es que estuvo bueno, me agarró un año de mucho empuje y para marzo ya había cumplido con todo, jajaja. Lo bueno es que los resultados todavía puedo disfrutarlos (lo de dejar de tenerle miedo a las extracciones era una traba en mi vida)

      Eliminar
    3. Que bien!! Me encantan esos años de mucho empuje!
      A mi me curó esta enfermera con sus palabras :-P
      beso

      Eliminar
  13. Yo tengo 20 anios, y desde chica, miro para otro lado! Jajaja me da impresion mirar! Muy curioso lo de la cancion! Y parece que efectivo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, fue efectivo!! Fue en realidad poner la mente en otra cosa, no concentrarme en el hecho de la extracción de sangre en si.
      beso

      Eliminar
  14. Estela!! jajajaj, no, gracias a dios no me impresionan las extracciones..... pero he visto gente "tirada en el piso" jajajaj, que feo, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh, que feo! Yo salvo esa vez (en la que no me vio nadie) no terminaba en el piso, pero si un rato recostada en la camilla hasta sentirme totalmente repuesta.
      beso

      Eliminar
  15. Yo me pongo un poco nerviosa, pero respiro profundamente y miro hacia delante, y ya esta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bueno, una estrategia que sirve, je.je
      beso

      Eliminar
  16. A mí nunca me han dado impresión las agujas y, encima, como tuve anemia hace un par de años, me hacían análisis a cada rato sacándome un promedio de ocho tubos cada vez. Me acostumbré tanto que hasta miro cómo sale la sangre y tan tranquila. Sólo miro hacia otro lado cuando van a clavar la aguja, por si acaso mi subconsciente hace que mueva el brazo y me pinchen mal. Una vez que noto que la aguja ha entrado, ya sigo como si nada. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que con cosas así te terminas acostumbrando a que te pinchen y lo tomas como normal. Mejor así!
      beso

      Eliminar
  17. Estela me voy unos días y vos os ponéis como loca a contar cosas...
    bueno...resumiendo como diría Sabina...no me molesta las agujas aunque no me gustan los chequeos...
    lo de los simulacros esta bien para ejercitarte...aunque creo que lo más importante es no perder la calma en los momentos críticos...y eso no se si se enseña...
    Tu chico cumple años el día de la fiesta de mi pueblo...y le pasa como al mio...no le gusta celebrarlo...
    Yo lo del blog no se lo había contado a mucha gente de mi mundo real...pero poco a poco lo voy haciendo porque me hace ilusión compartirlo con la gente real...
    y veo que sigues con tus cuadros...muy bien...
    te deseo una hermosa primavera...
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos divina!!! Gracias por leer todos los post que escribí en tu ausencia blogueril!!! :-)
      Que lindos dias que pasaste por tu pueblo!
      beso

      Eliminar
  18. Te digo: al principio(hace 1 año casi) si, porque ni el ni yo estabamos acostumbrados(yo era su primera novia, y el...tambien xD) y hubo 2 semanas que me dolia un poco el cuello si nos dabamos un beso si estabamos levantados, luego ya mi cuello se acostumbro, y hala, jajajajaaj aunque suelo estar encima de el y asi me va mejor

    besos!

    ResponderEliminar
  19. Yo siempre fui «pavota» y hasta una vez me desmayé feo . Pero cuando quedé embarazada, y me pinchaban una vez x mes me curé... O me acostumbré
    , no se

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!