martes, 23 de mayo de 2017

Renovación de la cocina: juntando fuerzas

 
Hace rato que tenemos planes de arreglar un poco la cocina. Hay una pared sobre todo que es la que necesita urgente una reparación, y la que cada vez que la veo me hace desear verla distinta. Hace un tiempo (como un año ya) que entró humedad desde la casa vecina. Lo arreglaron enseguida pero las grietas en la pintura quedaron desde entonces. Están secas, pero quedan horribles. Además ya ha pasado tiempo desde la última vez que se pintó este ambiente, unos seis años atrás, y está necesitando un cambio de cara.

Le venimos dando vueltas al asunto desde hace rato. Lo queremos hacer nosotros mismos pero siempre surgen planes más entretenidos que el ponernos de pintores, y así va pasando el tiempo. Meses han transcurrido de esta forma. Pero ya me cansé de ver así este lugar, así que he decidido que este fin de semana algo tenemos que empezar a hacer por este tema. Aunque sea la primera parte que implicaría el remover con una espátula las partes en mal estado, ponerles el sellador y el enduido. Sería genial si pudiéramos también avanzar con el lijado y dejar todo listo para comenzar a pintar.

Actualmente tiene un color amarillo bien pálido. La idea es cambiarlo por un gris clarito. Todavía no lo hemos comprado pero ese color es el que anda rondando por mi mente y mi media naranja ha expresado su conformidad.

También tengo ganas de poner un escobero para ordenar estos utensilios de limpieza que hoy están a la vista y no son precisamente lo más estético.

Acá ando juntando fuerzas para hacerlo, con ganas de ver un poco más prolijo y renovado el lugar. Ponerlo aquí por escrito creo que va a ayudar como forma de presión y comprometerme con la causa. Ya les contaré avances.

lunes, 22 de mayo de 2017

Anécdota de viajera novata


A mí me encanta viajar, y lo he estado haciendo en la medida de mis posibilidades.

Con pocos días de vacaciones por año trato de aprovecharlos al máximo. En Argentina por lo general un trabajador tiene que pasar cinco años en el mismo lugar para recién pasar a tener 21 días, mientras tanto son sólo 14 días corridos por año. Hay rubros o convenios laborales más favorecidos en este aspecto, pero por lo general es así. Recién a los diez años de trabajo en el mismo sitio se llegan a sumar 28 días. Que se le va a hacer, ¡es lo que hay!

En fin, con los años he cambiado algunas veces de trabajo, así que hace ya mucho que solo cuento con dos semanas de vacaciones (¡por suerte este año ya tendré tres!) y por eso trato de hacer escapadas cortas. También por este motivo es que la mayoría de mis viajes han sido dentro del país o a otros limítrofes. Lo más lejos que he estado de casa ha sido el año pasado cuando por la luna de miel nos fuimos a Panamá.

Todo esto explica que este súper emocionada ante la perspectiva de en unos pocos meses cruzar el océano y recorrer un poco de Europa. La verdad es que es un sueño, me alegra estar tan cerca de concretarlo. Ya les estuve contando un poquito por acá. La alegría de habernos decidido y tener el pasaje en mano, y luego el empezar a planearlo todo.

Todavía contamos con tiempo así que hay algunas cosas que nos faltan. Ya hace poco les conté que los hoteles en la mitad de las ciudades están, nos queda ver el resto (seguimos igual). Los traslados ya están cubiertos en su mayor parte, lo que queda es porque todavía no se ha puesto a la venta.

Y relativo a esto les cuento una anécdota que me pasó por esto de ser viajera novata en el continente europeo. Si bien internet ayuda un montón hay cosas en las que surgen las dudas propias de quien no está acostumbrado a cómo funcionan  algunos temas afuera. Por suerte está todo muy organizado y es fácil, pero me llevé un pequeño susto.

Estaba viendo de sacar los pasajes de tren que nos llevarían de Paris a Brujas. La página de Rail Europe muy clara, con todos los horarios y combinaciones, etc. Estando disponible ya el día y horario que nos convenía elijo comprarlo, con la opción de imprimirlo en casa (una notita decía que era importante hacerlo en los treinta minutos siguientes a la reserva). El nuestro es con cambio de tren en Bruselas. Hago la compra, llega el mail y me dispongo a imprimir los pasajes. El primer tramo sin problemas, cuando quería clickear en el link para el tramo Bruselas –Brujas no me llevaba a nada. Ahí empecé a preocuparme, a buscar infructuosamente un teléfono de la empresa para consultar. Al final hice mi consulta via “live chat”, y me explicaron que ese tramo no era necesario imprimir que con el primer billete que llevaba a Bruselas estaba bien. La chica me aseguró que era así, le agradecí aunque confieso todavía algo intranquilo. Luego imprimí la guía de viaje que adjuntan al pasaje y por ahí chiquito en un lugar decía eso que ella me había explicado, asi que ya me relajé. ¡Pero me llevé un susto! Muy de novata lo mío, claro. Ya me imaginaba peleándome con un guarda en una mezcla de idiomas para que me dejara subir al tren.

Así seguimos, cada día más cerca de armar las valijas. ¡Qué lindo!

¡Buena semana!

miércoles, 17 de mayo de 2017

Los libros de abril

Acá llego con un post algo atrasado sobre los libros que leí en abril. Ya casi se podría decir que se juntó con el de mayo, pero mejor tarde que nunca.
Este mes me pasó que tuve un par de decepciones con literatura considerada clásica. Libros que tienen bastante renombre pero que me hacen preguntarme el motivo. Me pasa sobre todo con aquellos que están escritos en el 1800, terminan pareciéndome extremadamente lentos. Me cuesta engancharme, ya que siento que pasan las hojas pero en la trama no sucede nada demasiado interesante. Una sociedad con maneras de actuar muy diferentes, con tratos entre los personajes demasiado pomposos y ceremoniales, etc.
Por suerte hubo también otros que me resultaron mas atrapantes.
Aquí están mis lecturas de abril:

La dama de blanco, de Wilkie Collins.
Esta es una de las obras a las que me refería anteriormente. Escrita en 1859, fue considerada una de las primeras novelas de misterio. A mi realmente de esto me parece que no tiene mucho, y me aburrió sobremanera.
Nos cuenta como un profesor de dibujo se instala en una casona de gente adinerada, con el propósito de dar clases a dos jóvenes y ricas herederas: Laura y Marian Fairlie. La primera se enamora de él, pero está prometida con un personaje bastante despreciable: Sir Percival Glyde. Este tiene intención de arrebatarle su herencia, y diseña un plan para ello con la ayuda del conde Fosco. Otro personaje excéntrico y también bastante desagradable. Se mezcla en la historia una misteriosa dama vestida de blanco, la cual ha escapado de un sanatorio mental. La novela se va desarrollando mediante los relatos de los principales testigos, y se van develando algunos secretos.
¿Alguna de ustedes la leyó? ¿Qué le pareció? Yo no veía la hora de que acabara.

Canción de cuna de Auschwitz, de Mario Escobar.
Este libro si me gustó, y me pareció muy interesante. Está basada en hechos reales.
Narra la historia de una enfermera alemana, Helene Hannemman, quien elige ir al campo de concentración para acompañar a su esposo e hijos gitanos que son allí llevados por los nazis. Allí esta madre logra levantar una guardería en el Campo Gitano, y ayuda a sobrevivir a poco más de un centenar de niños, haciendo más llevadera la vida dentro del horror de Auschwitz. Helene no se rinde y nos deja una muestra de valentía.
Si bien como se imaginan la historia es dura y no tiene un final feliz, si es conmovedora y un relato de esos que considero que deben existir para no olvidar el pasado, y para  no repetirlo.

El observatorio, de Michael Conelly.
Aquí una típica novela de suspenso para pasar el rato. No muy memorable pero si fácil de leer, y contando una vez más con el ya conocido detective policía Harry Bosch.
Una noche aparece un cadáver en un observatorio de las colinas de Hollywood. Aparentemente, se trata de un asesinato común. Pronto se descubrirá que la víctima, Stanley Kent, trabajaba en el sector clínico y tenía acceso a sustancias radiactivas. Esto convierte un simple homicidio en un asunto de terrorismo. El FBI toma las riendas y empieza una carreta contrarreloj para encontrar a los culpables, pues saben que tienen sustancias peligrosas en su poder y pueden hacer uso de ellas en cualquier momento. Es este un caso donde nada es lo que parece.

El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger.
Este es precisamente uno de los libros a los que me refería al principio del post. No porque sea muy antiguo, pero si porque es considerado un clásico y algo de culto, y no termino de comprender la causa.  A mí me aburrió bastante, su personaje principal me generó rechazo todo el rato, su vida era triste y patética, y realmente no es que sucediera mucho durante la narración.
Nos cuenta sobre el adolescente Holden Cauldfiel, quien se encuentra enfrentado al fracaso escolar y una nueva expulsión en vísperas de navidad, medio perdido en la vida, bastante desgraciado. Aquí el relato de algunos días de su vida, en los cuales se va del instituto y regresa a Nueva York para ver a su hermana menor. Durante ese viaje se emborracha y se relaciona con otros personajes turbios.
En fin, a mí no me gustó en lo más mínimo. ¿Hay por acá algún fan de esta historia? ¿Me explican que le encuentran de fantástico?

La Conjura Sixtina, de Philipp Vandenberg
Al limpiar los frescos de la Capilla Sixtina, los restauradores descubren algunas partes señaladas con letras que no tienen ningún sentido. El cardenal Jellinek inicia una investigación que le llevará hasta el libro de Jeremías, un documento olvidado que revela aspectos sobre la resurrección de Jesús que pueden hacer tambalear los cimientos del cristianismo.
Esta historia tuvo partes en que me pareció interesante, y también otras en las que me aburrió un poco. Al igual que otras obras que he leído anteriormente, nos cuenta como la iglesia guarda unos cuantos secretos. La existencia de documentación y escritos que han sido celosamente escondidos al público, y de los que solo unos pocos tienen conocimiento. La existencia de grupos con intereses opuestos dentro de la curia, y el buscar protegerlos sin importar las consecuencias. Un poco al estilo del “Codigo Da Vinci”, aunque no tan bien logrado.


¿Alguno de estos libros les atrae? 


lunes, 15 de mayo de 2017

Dos pelis con algo en común


La semana pasada vi dos películas interesantes, ambas relacionadas con el tema de las paredes. La verdad es que es lo único que tienen en común, pero como ambas me gustaron se las comento:


Tras la pared.

Es una peli francesa cuyo título original es “Un peu, beaucoup, aveuglément!”.

Una comedia tierna que me encantó. Realmente la disfruté un montón, y además tenía el agregado del idioma que como lo estoy comenzando a aprender me interesaba escucharlo. Claro que leía todos los subtítulos, ya que cada tanto entendía alguna palabra en francés (mayormente los saludos y algunas otras trivialidades) pero del resto nada.

En cuanto a la trama, por un lado tenemos al personaje masculino, quien es inventor de juegos y solo puede concentrarse en absoluto silencio. Al principio bastante quisquilloso y huraño. Por el otro a una joven pianista que está preparándose para un concurso exigente. Ella se muda al edificio lindero, y ambos departamentos están separados por una delgada pared que permite el paso de todos los sonidos. Tras la pared ambos van  interactuando y enamorándose. Hermosa y divertida.

Su director es Clovis Cornillac.


Detrás de las paredes.

Mi media naranja quería ver una película de terror, y aunque yo no estaba muy convencida acepté mirarla. Confieso que no tenía grandes expectativas, más bien pensaba que me iba a aburrir y desagradar un poco (no soy fan del género) pero terminó gustándome. Este thriller tiene algunos actores de renombre, como Daniel Craig, Rachel Weisz y Naomi Watts.

Una de las cosas que me gustó es un giro argumental inesperado, por lo que termina sorprendiendo. La historia no es lo que parecía ser.

Nos presenta a una familia que se muda a una casita en un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra. El protagonista deja su trabajo como editor para dedicarse a escribir un libro y pasar más tiempo con su esposa e hijas. No sabían que la casa en cuestión  fue escenario de una sangrienta masacre. El pasado no está olvidado en el pueblo, y empiezan a suceder una serie de hechos raros.


¿Vieron alguna? ¿Les llaman la atención?

¿Tienen alguna otra para recomendarme?


miércoles, 10 de mayo de 2017

Cinco cosas que me han hecho feliz esta semana (XXXII)


Más de dos meses pasaron desde la última entrada de esta serie. Reconocer que hay muchas cosas lindas que nos pasan a diario y por las que debemos estar felices es un buen ejercicio. Por eso es que aquí comparto con ustedes como vienen a mi mente algunos de esos momentos:

1)
Hicimos una sesión cake smash para el ahijado de mi marido.  Para quienes no sepan que es esto, es una sesión fotográfica en donde la idea es que el niño o niña en cuestión se manche un poco con la torta (cuanto más cremosa y colorida mejor). Se han puesto de moda hacerlas para cuando están por cumplir el primer año, ya que luego esas imágenes pueden usarse para la tarjeta de invitación o decorar el salón del festejo. Se imaginan que son fotos muy divertidas, y el momento de tomarlas también lo es.

Esta era la primera que yo hacía, y con su mamá estuvimos organizando todo unos días antes. Ella encargó una vistosa torta, pusimos en nuestro escenario algunos banderines y globos. También tenía un “1” de madera y las letras con el nombre del pequeño.

Al principio tuvimos que dirigirlo un poquito hacia la torta,  e incentivarlo a mancharse con ella. El chiquito estaba más interesado en agarrar el “1” y meterlo en su boca, o en tocar los globos. Quedaron unas fotos geniales. También hicimos tomas familiares con su mamá y papá. ¡Super lindo!

Les comparto unas poquitas imágenes para que se den una idea. ¿Verdad que son bonitas?

 

2)
Festejamos el cumple de mi media naranja. Una reunión familiar primero, y luego un encuentro con amigos. Ambas ocasiones salieron hermosas, lo pasamos muy bien.

3)
Ya tengo en mis manos el fotolibro de un viaje que habíamos hecho a Brasil hace un par de años. Luego del éxito que tuvo el del casamiento y el de la luna de miel quise armar otro con el recuerdo de esas vacaciones tan bonitas. Terminaron siendo unas treinta hojas a todo color. También todo diseñado por mí, una buena manera de tener a mano estas imágenes para verlas y compartirlas. Lleva su tiempo el armado, pero vale la pena. Aca un par de hojas a modo de ejemplo.

 

4)
Aproveché el domingo pasado para adelantar con una serie que estoy viendo en Netflix. Como llovió todo el día fue un buen plan  ya que no daban ganas de salir de la casa.
Vi unos cinco capítulos, así que adelanté bastante. La serie que estoy viendo es española y se trasmitió allí hace algunos años, pero para mí es nueva y debo confesar que me ha enganchado bastante a pesar de ser más destinada a un público juvenil. Se llama “El internado Laguna Negra”. ¿La han visto mis lectoras españolas? Ya voy por la sexta temporada (son siete), así que no es tanto lo que falta para que la termine.
 
5)
Esta semana he quedado para ver a un par de amigas con las que hace rato no me encuentro. Y eso es un motivo de felicidad, ya que ¡la amistad es tan importante!

¿Qué cosas los han hecho feliz estos días?

viernes, 5 de mayo de 2017

Estos días

  Hace algunos días que no aparezco por aquí. Anduve leyendo mis blogs amigos pero sin mucho tiempo para postear en este espacio.

Estuve con una importante congestión la semana pasada, la que se juntó con  un viaje corto laboral. Una verdadera tortura porque cuando uno se siente mal lo mejor es poder recostarse en la cama, no andar tomando aviones y manteniendo reuniones. Con pañuelos y el resfrianex a cuestas anduve dando lástima un par de días, mientras contaba las horas para volver a casa. Lo bueno es que con el retorno al hogar me tomé un día para quedarme en cama, dormir quince horas seguidas y reponerme viendo alguna que otra serie en Netflix.

Luego vino el fin de semana largo y ahí por suerte ya me sentía mejor así que hubo reuniones con amigos y familia.

Estos días también nos pusimos las pilas para seguir organizando el viaje a Europa. Todavía faltan cuatro meses pero no habíamos pasado del pasaje de ida y vuelta. Ya tenemos ahora los pasajes para un par de vuelos internos, y reservado el alojamiento en Florencia, Amsterdam y Brujas. Todavía nos está quedando Paris, Barcelona y Roma.

De a poco pero vamos avanzando, y es una ilusión ir concretando estos pasos. Los hoteles que sacamos son del tipo económico. Tratamos de buscar lugares pasables pero sin gastar tanto, y sobre todo mirando la ubicación. Creo que lo que conseguimos va a servir para el propósito. Al fin y al cabo la idea es usar las habitaciones para dormir, pero el resto del día pasárnoslas de paseo.

Antes de reservar estuvimos mirando un poco sobre el que hacer y conocer en cada una de esas ciudades. Es divertido pero lleva su tiempo. Por suerte con internet es todo muy fácil, hay infinidad de páginas con información interesante, blogs viajeros muy útiles, etc.

En eso estamos, organizando el viajecito, muy contentos con eso.

Además este finde estamos de festejo ya que mi amor cumple años. Así que se viene juntada familiar, otra con amigos. Mucho para preparar pero también para pasarlo bien.

Pendiente me queda hacer el post sobre mis lecturas de abril. Este mes leí un par de libros interesantes pero también un par de esos que mejor olvidar. Ni bien pueda les cuento.

Mientras tanto les deseo un bonito viernes y un buen fin de semana. ¿Ya tienen planes?