jueves, 19 de abril de 2018

Uno más para mi colección!

Un nuevo fotolibro para mi colección! Con este ya son diez los que tengo en casa.
Un recuerdo hermoso de las últimas vacaciones, en formato libro. Ideal para ver cada tanto, para compartirlo con otros, y tener bien a mano las imágenes del viaje a la Riviera Maya.
Todo diseñado por mi, hoja por hoja, usando photoshop. Y luego imprimiéndolo con gente que se dedica a eso.
Lleva tiempo hacerlo, pero creo que vale totalmente la pena. Con la era digital uno acumula fotos en la computadora, pero es lindo también tener en papel.

Este en particular tiene unas 100 páginas (o sea, 50 hojas). Acá les comparto unas poquitas. Alguna de las fotos ya las compartí en su correspondiente post, como las del snorkel o las de Chichen Itzá. 

Otras todavía no han tenido su relato, como las de los bailes típicos. Ya les llegará el tiempo, mientras tanto es un adelanto.
Lo llevé al trabajo los días pasados para mostrarlo a compañeros. Todos se quedaban maravillados, me preguntaban si lo había diseñado yo, como lo había hecho, etc.
Eso me causó gracia, porque no es algo tan raro, pero sin embargo tampoco es tan común hacerse el tiempo para diseñar algo así. A mí me gusta y lo disfruto, así que no dudo en sentarme algunas horas frente a la computadora y dar vida a sus páginas.
Pienso cada hoja. Que quiero mostrar, que fotos voy a poner, si van a ser destacadas en una hoja o parte de un conjunto, si le voy a agregar accesorios, los colores del fondo. Me gusta jugar con la composición, que todo tenga cierta armonía, que se cuente una historia.
Feliz entonces con mi nuevo fotolibro, ya tiene su lugar en mi repisa. Listo para ser mirado y revivir momentos, para viajar con la mente a esas playas, a las ruinas, a todas las sensaciones de esos días de relax y paseos.

¿Qué les parecieron estas páginas? ¿Han hecho fotolibros?




martes, 17 de abril de 2018

Holbox, un precioso lugar en la Riviera Maya

Hoy les voy a traer un pedacito de paraíso mexicano: Holbox.

Es un destino no tan frecuentado porque si bien es accesible desde la Riviera Maya no queda tan cerca. Son unas dos horas desde Playa del Carmen en transporte terrestre hasta el pueblo de Chiquilá, y allí se toma una embarcación para llegar a la isla (otros veinte minutos).

En Chiquilá, antes de tomar la embarcación
Una amiga nos había aconsejado especialmente ir, así que le hicimos caso y fuimos, sin declinar ante la perspectiva del madrugón. Tomamos una excursión para llegar, y pasaron a buscarnos por el hotel a las 6:20 hs. ¡Bien temprano! El trayecto hasta ahí igual fue bastante divertido porque viajaban en la combi dos amigas argentinas con sus hijas adolescentes, y el cuarteto era de lo más gracioso. Así que se hizo muy ameno, nos reímos bastante y además compartimos tips que nos sirvieron. Ellas nos recomendaron una excursión a la que finalmente fuimos que resultó de las más lindas del viaje (próximamente el relato).

Antes de llegar a Holbox hicimos una parada en un manantial llamado Yalahau. Este era a cielo abierto, de agua bien fresca. Tuvimos un rato para nadar y disfrutarlo. 
Manantial donde nos metimos
La siguiente parada fue en la Isla de los Pájaros. Es bien pequeñita y la visita fue breve, en unos diez minutos se da la vuelta a la misma caminando. Algunos pájaros hay, también iguanas y caracoles. Hay un mangrullo al que se puede subir y tener una linda vista de la zona.

Isla de los pájaros

Llegando a Holbox. Divino!
Finalmente llegamos a destino: Holbox.
La isla tiene unas playas muy bonitas. El agua estaba calentita, y mi única observación es que cerca del muelle había un olor medio sospechoso. No se si a pescado muerto o que, pero no me terminaba de gustar. La arena igual era blanquita y suavecita.


Hay un pequeño pueblo que se puede recorrer. Con bares y diversas tiendas. Tiene una onda de lo más bohemia. 

El pueblo


Playa tranquila

Se pueden alquilar bicicletas para recorrer la isla, o aprovechar a caminar bordeando la playa. Nosotros dimos una vueltita pero la mayor parte del tiempo nos dedicamos a estar recostados en la arena y descansar. Todo muy apacible.
El almuerzo lo servían en un restaurante frente a la playa y estaba incluido en el tour. Todo muy rico!
Finalmente toco el momento de regresar. No muy tarde porque había un trayecto largo para recorrer. La vuelta se hizo un poco pesada, se ve que ya estábamos cansados. Pero valió la pena.

Les dejo algunas fotos de nuestra visita.


¿Habían escuchado de este lugar? ¿Alguno lo conoce?





jueves, 12 de abril de 2018

Akumal, la playa de las tortugas

Hoy vengo con post sobre Akumal, un balneario costero en la Riviera Maya. Muy cerquita de Playa del Carmen, de hecho llegamos allí en un bus local. Muy práctico y barato, no es necesario contratar ninguna excursión para ir.
Playa de Akumal
La playa es bonita, de arena blanca. Llegando a ella nos encontramos nuevamente con mucha oferta para contratar paseos en barco, alquilar equipo para hacer snorkel, etc.
Vale lo dicho anteriormente, no hay que quedarse con el primero que lo ofrece, ya que hay muchos precios y posibilidad de regatear y adquirir descuentos.

Pelicanos atentos..
Esta playa es famosa por su bonito arrecife de coral, y por la posibilidad de poder ver tortugas.

Todo listo para el relax
No están todo el año, eso nos dimos cuenta cuando luego de una hora de hacer snorkel buscándolas nos resignamos a no encontrar ninguna. Pero se por comentarios de gente que estuvo en otros momentos que han tenido más suerte y las han visto.
Agua cristalina
Nosotros decidimos primero tomar sol y relajarnos un rato en la arena, para después de almorzar alquilar el equipo de snorkel. Este consistía en el chaleco salvavidas, la máscara y el tubo de respiración. Había ahí una serie de lockers que uno alquilaba para dejar las cosas, lo cual fue muy práctico ya que el snorkel se hace allí en la misma playa, no es necesario subirse a ninguna embarcación.
Fauna marina
Hay una serie de zonas delimitadas en donde puede practicarse, así que hay que nadar por ahí. Aunque tortugas no vimos si había muchos peces.
No vimos tortugas, pero si peces
Lindo pez
Les dejo algunas fotos sacadas con la camarita sumergible. Espero que les gusten!!!
Estos se escondian tras la roca
¿Han ido a Akumal? ¿Alguno vio tortugas allí?



martes, 10 de abril de 2018

Snorkel en Cozumel

Ya les conté un poquito sobre la isla de Cozumel en el post anterior. Para hoy dejo las imágenes tomadas durante el snorkel que allí practicamos.

Bajo el agua, mi media naranja
Poco tiempo antes de irnos de viaje compramos una cámara sumergible que aunque sencilla resultó muy buena. Sin tener que gastar tanto como con una Go Pro, conseguimos lindas imágenes. De hecho es la cámara que usamos en la mayor parte del viaje, puesto que la réflex solo la saqué del hotel en dos excursiones a ver ruinas mayas. No quería exponerla a la arena en los lugares en que había playa.  Por eso la mayor parte del tiempo usamos esta otra, la cual les recomiendo: Nikon coolpix W100 sumergible.


Siguiendo al guia

Lleno de peces
Al snorkel íbamos a ir supuestamente a las diez de la mañana. Eso decía nuestro voucher, pero una vez en Cozumel nos enteramos que esas excursiones salían recién una hora y media después (por lo menos con la gente que nos prestaba el servicio a nosotros). Y claro, lo habíamos comprado en Playa del Carmen, así que no teníamos al vendedor para replicar. Un motivo más por el que recomiendo adquirir las excursiones directamente en la isla. Se ahorran este tipo de problemas.

Luego de hacer tiempo durante ese rato mirando las tiendas de la zona, nos subimos finalmente al barquito. Éramos ocho personas, con un guía que nos contó algo de la fauna marina y nos acompañó durante las zambullidas. 

Para mí era la primera vez con el snorkel, nunca antes me había animado. La verdad era más impresión que otra cosa, resultó ser muy sencillo. Al final uno se acostumbra enseguida a tener la máscara puesta y respirar utilizando el tubito.
Esta foto me parece graciosa
Primero nos llevó a una zona donde había muchos peces. Fue muy lindo, nadamos un rato ahí. Por suerte tenía un salvavidas al que uno podía agarrarse si se cansaba de nadar, yo lo usé en varias ocasiones. En esta oportunidad no nos dieron un chaleco salvavidas a cada uno (con posterioridad en otros snorkel si tuvimos).
Luego fuimos a otra parte en donde también había peces y pudimos observar una raya.

Fue una hermosa experiencia. Les dejo algunas fotografías tomadas durante esta excursión. ¿Qué les parecen?





Esta foto también me gusta mucho