lunes, 27 de julio de 2015

Festejos cumpleañeros


Este fue un fin de semana lleno de festejos de cumpleaños. El sábado a la noche hice una reunión en casa con amigos. Estuvo muy lindo, y vinieron casi todos mis invitados. Siempre hay alguno que por uno u otro motivo falta, pero esta vez hubo asistencia casi completa. ¡Que bien!

Me encanta recibir amigos, y hacerlo con motivo de mi cumple es doblemente grato. Es un día que me gusta estar rodeada de gente querida.

Había unas cuantas cosas ricas. Todo comprado, ya que a mi la cocina mucho no me llama y menos si hay que preparar para tanta gente. La torta fue de mousse de chocolate y no sobró nada. Del resto de las cosas si me quedó un montón. Ya algunas delicias están en el freezer, ya que tampoco es cuestión de seguir comiendo sándwiches y pizza toda la semana. No se calcular, siempre termino comprando de más por el temor de no quedarme escasa con la comida.

El gatito se alteró un poco con tanta gente dando vueltas. Al principio miraba a todos desde su puesto al lado de la estufa, y parecía que iba a comportarse bien. En un momento cambió su ánimo felino y pegó un par de manotazos que me decidieron a llevarlo a una de las habitaciones. Ahí estuvo hasta que se fueron la gran mayoría de los invitados y solo quedaron unos pocos. Pobrecito se alteró con tanto movimiento.

El domingo aprovechamos a dormir hasta tarde, me dediqué a retocar las fotos del día anterior, y a media tarde recibí a mis padres y mi hermano. Lindo compartir también con la familia. Pasé un cumpleaños relajado y muy bonito.

Bienvenidos mis 35 añitos! A vivirlos a full y disfrutarlos.

jueves, 23 de julio de 2015

Cinco cosas que me han hecho feliz esta semana (XX)

Una nueva entrega de los post “Cinco cosas que me han hecho feliz esta semana”. Lindo ejercicio que me gusta hacer cada tanto. Al pensar en momentos lindos que vivimos, grandes o chicos, simples o más complejos, uno se da cuenta de lo agradecido que tiene que estar a la vida.
Aca van, cinco cosas que me han hecho sonreir en estos días, así sin pensarlas demasiado:
 
* Organizar una semanita de vacaciones. Solo me tomé una este año (para irnos al sur en un lindo viajecito a El Chaltén) y ya estaba necesitando tomarme los días que me quedaban. Decidimos que vamos a ir unos días en septiembre a Brasil. Un poco de playas y calorcito para salir de la rutina. Hoy terminamos de decidir destino y organizarlo con la agencia de viajes. Como estamos ya cerca de la fecha se complicó un poco el tema de los vuelos de conexión, surgen unas cuantas horas de espera en aeropuerto entre uno y otro. Pero no me importa, de todos modos pienso disfrutarlo (esas horas aprovecharé a leer o algo así) y será un viaje bonito y bien merecido. Ya quiero que llegue la fecha.
 
* Los lindos mensajitos que me dejaron a raíz del post anterior. Les conté algo muy personal y que me hace ilusión. Espero poder pronto concretarlo. Una amiga me decía el otro día que lo visualizara, que lo diera como un hecho y se iba a cumplir. ¡Eso haré!
 
* Participé el fin de semana pasado en un taller de fotografía. A mi me encanta aprender algo mas sobre este hermoso hobbie, y hace rato que no tomaba algún curso. Éramos cinco alumnos y nos enfocamos en los retratos. Tuvimos una modelo muy copada y salieron fotos interesantes. Tengo que buscar tiempo para retocarlas, ya les mostraré alguna cuando pueda.
 
* Empezar a organizar los festejos para mi cumpleaños. Este cae domingo pero voy a hacer una reunión en sábado con amigos. Después de las doce ya puedo soplar las velitas, y siempre parece más lindo un festejo de noche. El domingo lo pasaré con mi familia. Contenta porque voy a recibir amigos y gente que quiero.
 
* Estos días me vi algunas veces con mi amiga Mariana, la que les comenté que vino de España de visita. Ha sido muy bonito encontrarnos, fue como si el tiempo no hubiera pasado. Hace mucho nos conocemos y hacía años que no nos veíamos, así que para mí es una alegría inmensa poder compartir algunos días con ella. ¡Este año hasta podrá estar presente para mi cumpleaños!
 
¿Que cosas los han hecho felices a ustedes en estos días? ¡Cuentenme!

lunes, 20 de julio de 2015

Un sueño muy especial


Hoy vengo a contarles un sueño que tuve hace ya un tiempo. Es un post muy personal ya que ha sido para mi una especie de mensaje, algo que he sentido como especial desde esa vez, y que vengo atesorando en mi corazón sin haberlo compartido demasiado (ni en la vida real ni en este espacio). Ha sido de esas cosas que he guardado para mi.

Hoy sigue siendo un sueño y espero que se cumpla cuando sea su momento. Sé que el Universo tiene sus tiempos y que todo se da cuando debe darse, que debemos confiar en ello y tener paciencia. He sentido sin embargo la necesidad de compartirlo, de ponerlo en palabras por este espacio. Tal vez para darle más fuerza, para hacerlo más presente. Tal vez como forma de decirle al Universo que me siento lista para eso, para atraerlo a mi vida.

Me remonto entonces a una noche hace año y medio atrás. Recuerdo bien la fecha porque era el día que con mi novio cumplíamos nuestro primer año juntos. Curiosamente el horario del sueño fue más o menos el mismo que para cuando nos habíamos dado nuestro primer beso. Estábamos de vacaciones en la ciudad de Mendoza, y durmiendo en ese momento. Muchas veces pasa que no se recuerdan los sueños al despertar. Pero este fue tan vívido, tan especial en como lo sentí, que lo tengo patente en mi mente. La situación fue así:

Yo me encontraba acariciando las patitas de un bebé. Solo veía sus piernitas, y tenía puesto un pantalón de un color rosa intenso, casi fucsia. Sentía mucha ternura cuando lo hacía. En un momento yo le decía “te dejo ahora, me tengo que ir porque todavía no es el momento”. Ahí entonces me percato que hay un hombre cerca que me dice “Como vos quieras, pero sabe que ya está aprobado”. Yo me quedaba como sorprendida y le preguntaba “¿Ya está aprobado?”. “Si, ya está aprobado”, fue su respuesta. Y ahí me desperté con una sensación de mucho amor. Muy difícil explicar en palabras, pero sentía que ese sentimiento me llenaba toda, que el amor me inundaba.

Mi novio estaba durmiendo al lado mío. Lo abracé feliz, porque sabía que eso era una especie de mensaje. Así yo lo interpreto, para mi no fue un simple sueño, fue demasiado real.

Fueron pasando los meses. Yo no le conté este sueño hasta hace bastante poco, en un momento en que nos planteamos el tema hijos. Antes no quise comentárselo porque sentía que podía ser una especie de presión, que todo tenía que seguir su curso, fluir naturalmente. Creo que también fue un tiempo en el que yo fui madurando la idea, en que evocaba ese sueño y de a poco el deseo de verlo cumplido iba aumentando.

Cuando estuvimos de vacaciones por el sur a comienzos de este año él me planteó el tema, y nos decidimos a buscar un bebé. Han pasado cuatro meses ya y si bien todavía no ha llegado tengo confianza en que se dará. Mi sueño ha sido muy real y siento que es algo que de alguna manera está destinado, sea cuando deba ser. Aunque claro que a veces la impaciencia parece querer filtrarse, sé que no está en mi decidir los tiempos.

Yo creo en la ley de atracción, en lo poderoso de nuestros pensamientos, en visualizar las cosas para que se cumplan. Es por eso que hoy les cuento esto, a la vez que le pido a la gran fuerza de la creación que haga llegar este regalo a mi vida. Mientras tanto seguiré disfrutando y agradeciendo todas las cosas lindas que tiene para darme.

Estoy a días de cumplir mis 35 años (este domingo!) y cuando apague las velitas ya sé cuál será mi deseo.

 



miércoles, 15 de julio de 2015

Más acrobacias y geniales artistas


Acá algunas fotos más sacadas en el festival del sábado.

Un poco de acrobacias en el aire. Ya sea colgados de una cuerda o de unos aros, los artistas dejaban sin aliento cuando se los miraba. Las luces y la música creaban ambiente.

Otro poco de baile y poses sensuales, de dramatismo sobre la pista. Una pareja se movía con gracia y ejecutaba figuras.

Un muy lindo espectáculo de variedades que además fue gratuito. Ideal para pasar una tarde de este invierno junto a amigos como nosotros hicimos.

Es genial que se hagan este tipo de eventos en las ciudades, para el disfrute de la gente.

Espero que les gusten las fotografías que acá les comparto.



martes, 14 de julio de 2015

Festival de Vaudeville



Me enteré de casualidad de un festival gratuito que se hacía en la ciudad dedicado al Vaudeville.

Así se llamaba a un género de teatro de variedades que existió en Estados Unidos entre 1880 y 1930. También es conocido así un tipo de comedia ligera desarrollado en Francia y que solía intercalar números musicales. Se incluían variedad de actuaciones para entretener al público: danza, espectáculos de magia y musicales, acrobacia, cine, malabarismo, etc.

El centro cultural adonde se llevó a cabo contaba con una primera sala en donde se encontraban mesas con artesanías y curiosidades, otra en donde estaban instalados algunos puestos de comidas y bebidas, y finalmente el salón con el escenario en donde se presentaron los shows. Una gran cantidad de butacas estaban dispuestas para albergar a los espectadores.

Nosotros llegamos a tiempo para ver unas bonitas acrobacias y la proyección de unos cortos filmográficos. Luego se presentaban varias bandas pero para ese entonces nos habíamos ido a cenar con una pareja amiga.

Me gustó mucho la puesta en escena y fue una buena oportunidad de sacar fotos. Este había sido el motivo principal por el que asistimos, y creo que salieron bonitas tomas. Tengo unas cuantas y mucho para editar, pero les dejo algunas a modo de muestra. ¡Espero que les gusten!

¿Conocían este genero teatral?








viernes, 10 de julio de 2015

Ojazos

 
Ayer aprovechamos el día feriado de conmemoración de la independencia para juntarnos con amigos a comer un asado. Estuvo muy lindo porque éramos un montón alrededor de la mesa. El que puso la casa tiene un quincho con parrilla y ahí estábamos bárbaro, al reparo del frio de la fecha.

Entre los presentes estaba Lucía, la pequeña hija de una de las parejitas reunidas, con solo dos meses de vida. Puro ojazos ella, miraba todo con curiosidad. Como se imaginaran fue el centro de todos, la que se llevaba los mimos y por supuesto la que fue centro de todas las fotos. Yo tenía la cámara así que estuve sacándole unas cuantas. Ella miraba curiosa, hasta parecía que posaba. Muy graciosas eran sus caras, como las de todo bebé que hace muecas varias.

Debo decir que se portó genial. Ni una sola vez la escuchamos llorar, y eso que compartimos unas siete horas. Durmió gran parte de la reunión, y otro tanto se lo pasó de mano en mano, sin problema de quedarse en brazos de cada uno. Una divinura realmente.

Pasamos un hermoso día. Hoy tocó venir a trabajar pero es viernes así que con la alegría de tener el fin de semana por delante.

Les dejo un par de las fotitos de esta hermosa gordita.

¡Buen finde!


lunes, 6 de julio de 2015

Reencuentro con una queridísima amiga


Ayer me reencontré con mi amiga Mariana después de casi ocho años de no verla. Llegó de visita al país hace un par de días, y se queda hasta fin de mes. Desde hace diez años que está viviendo en Barcelona, y se la extrañaba. Fue toda una emoción.

Con ella nos conocemos desde pequeñas. Éramos muy chiquitas, yo debía tener dos años y ella tres. Vivíamos en el mismo edificio, ella en el primer piso y yo en el doce. Como se imaginaran hay toda una vida de historias compartidas. Muchas anécdotas, muchos juegos, cantidad de charlas.

En un cumple. 1989

Cuando se fue para mí fue muy difícil. Apegada a mis afectos como soy me costó mucho saber que tendríamos un océano de por medio. Se fue persiguiendo un sueño, buscando una mejor calidad de vida. Allá se casó con su novio argentino, y formó su familia. Tiene dos bellas nenas, una de nueve y otra de cinco. A la más grande la conocí en su anterior visita. Era apenas una bebé, muy chiquita.

Pasó el tiempo y se le complicó venir a visitar, y yo nunca fui para allá tampoco. Por suerte con las tecnologías actuales es sencillo mantenerse en contacto, compartir aunque sea desde la distancia ciertas cosas. No es lo mismo que verse en persona, pero el vinculo se mantiene.

Este viaje lo planeó hace ya varios meses, así que fue una larga espera para ambas. Y por fin llegó el día en que pudimos concertar para vernos. Fue esperarla en una clásica esquina del barrio, aquella que es referencia obligada y  sirve para tantos encuentros entre la gente. No me importó el frío mientras aguardaba su llegada. Y allí llegó con sus hijas tomadas de la mano. Y allí nos abrazamos como si el tiempo no hubiera pasado.

Disfrazadas. Fines de los ´80..
Fuimos a tomar un café y a charlar un rato. Hermoso verla a ella y a sus pequeñas. Nos prometimos unos cuantos encuentros más para estos días, lo cual pone a mi corazón contento.

¡Bienvenida amiga del alma!