viernes, 24 de mayo de 2019

Alrededores del Museo del Prado y Parque del Retiro

El segundo día en Madrid aprovechamos para ir al Museo Del Prado. Como estuvimos antes del horario de la apertura pensamos que no iba a haber tanta gente, pero nos equivocamos. Al final luego de una hora de fila pudimos entrar. Debo decir que no me impresionó gran cosa, pero supongo que es por el tipo de pinturas que ahí se exponen. Las que encontré más de mi agrado fueron las de Diego Velázquez, el resto no tanto.

Frente al Museo del Prado
Alrededores del museo
Por los alrededores
Un par de horas después estábamos afuera y fuimos a recorrer los alrededores, para finalmente llegar a el Parque del Retiro. 
Una de las puertas al Parque del Retiro
Este espacio si me pareció fantástico. 

Esos jardines ♥


Van a encontrar entonces en este post varias fotos que saqué mientras recorríamos los jardines. Todo muy cuidado, es un sitio realmente muy lindo para caminar, sentarse a descansar bajo los árboles, y disfrutar de muchas actividades.


Miren que curiosos esos árboles como estan recortados

Maravillosos jardines

Pasamos la mayor parte de la tarde por ahí. Destaco lo cuidado del espacio verde. Hay sitios con bellos arreglos florales y muchas estatuas y fuentes.


La rana descansa :-)
El Estanque Grande es donde se puede alquilar botes para remar, nosotros no lo hicimos pero me gustó ver como se deslizaban por el agua las embarcaciones.


También aprovechamos a entrar al Palacio de Velázquez, especio en el cual había una exposición.

Palacio de Velazquez
Muy cerca de ahí el Palacio de Cristal es también una estructura muy pintoresca.
Palacio de Cristal

Medio escondida entre los árboles pudimos ver una ardillita. ¡Que linda!

Bellas fuentes

Rosedal

En el Rosedal



Un espacio que me pareció encantador era donde tenían pavos reales, sumamente vistosos cuando abrían su gran cola de colores.


Si bien ese día hacía frío tuvo un poco de sol, lo cual agradecimos ya que todo este recorrido fue al aire libre.
¿Verdad que es un sitio soñado? Espero que les gusten las fotos.

¡Buen fin de semana para todos!


miércoles, 22 de mayo de 2019

Seguimos recorriendo Madrid

 En el post anterior comencé a contarles sobre el primer día que pasamos en Madrid. El relato lo abandoné a eso de las 14hs cuando estábamos por almorzar algo. Retomo entonces desde ahí, ya que el día fue súper completo e hicimos mucho.
Nos dimos una vuelta por la zona del museo del Prado, el cual pensábamos ver ese día pero lo desestimamos por la cantidad de gente que había haciendo fila (lo terminamos visitando recién al día siguiente, estuvimos ahí para la apertura y aun así tuvimos que esperar un rato para entrar porque la cola era extensa). 
Frente al Museo del Prado


La lluvia se intensificó un poco más y decidimos entrar a ver una exposición dentro del Palacio de Cibeles como manera de cobijarnos. La muestra dejaba bastante que desear, pero el palacio es alucinante. ¡Qué edificio tan majestuoso!

Palacio de Cibeles
Una vez fuera de ahí nos topamos con la famosa Puerta de Alcalá.
Caminamos un poco por la Gran Vía, preciosa con sus edificios señoriales y lleno de tiendas. 



Caminando por la Gran Vía
La merienda la hicimos en la famosa tienda de La Mallorquina, en la Puerta del Sol. ¡Cuantas cosas ricas!



Nuestros pasos nos llevaron al barrio Malasaña, y luego nos dimos una vuelta por Plaza de España. Fue una suerte realmente haberla podido ver este día, ya que dos semanas después cuando regresamos a la zona nos la encontramos cerrada por refacciones.
En Plaza de España
En Plaza de España destaca el monumento a Miguel de Cervantes, homenajeando a sus célebres personajes: Don Quijote y Sancho Panza.

Plaza de España



Madrid nos deleita con lindos edificios y paisajes al caminar.


Para ese entonces mi marido quiso volver a la zona de la Catedral, y el motivo era tratar de encontrar una cuellera polar que había perdido al mediodía. ¿Se acuerdan que les conté que habíamos parado a tomar un té en un local frente a la Catedral? En ese momento  él se  había quitado la cuellera y se le había caído. Yo francamente pensaba que no había chances de que la encontrara varias horas después. Pero grande fue mi asombro cuando nos dijeron que ahí la tenían, que la habían encontrado y la habían guardado. ¡Que maravilla! Para celebrar el reencuentro nos quedamos allí a cenar unas tapas con cerveza.
Bien merecida la cerveza
Estábamos ya pagando cuando comenzamos a ver una procesión por el Viernes Santo, que estaba pasando justo enfrente al local y a la Catedral. La yapa fue entonces ver esto, tan tradicional para ese día. ¡Qué suerte!

Cerramos este intenso día con un vistazo al Templo de Debod. Se lo ve iluminado en la negrura de la noche. Para ese entonces ya el sol hacía rato había caído.
Templo de Debod
Llegamos al hotel agotados pero contentos. ¡Hora de descansar!

¿Qué les pareció el paseo de este primer día?
¿Conocen estos lugares? ¿Qué les gustó más?