martes, 30 de septiembre de 2014

Cinco cosas que me han hecho feliz esta semana (XVII)


Ya se va terminando septiembre y estamos casi entrando en los tres últimos meses del año. ¡Que rápido se ha ido pasando! La verdad que el tiempo vuela. Y así como pasa nos deja muchas cosas lindas que disfrutar y por las que agradecer. Retomo post de la serie “cinco cosas que me han hecho feliz esta semana” y como vienen a mi mente les cuento aquellas cositas pequeñas pero que me han dado una alegría estos últimos días.

* Haber hecho una escapadita al pueblo de Carlos Keen este sábado. Es un sitio bastante cerca de la ciudad, pero al que nunca había ido. Uno de esos pueblitos en donde no hay mucho, pero está bueno ir para cambiar de aires. Con una estación de tren que ya no funciona, su feria de artesanías, la pequeña iglesia, las parrillas alrededor de la plaza, y un aire de tranquilidad que se siente. Ya haré post para mostrarles algunas fotos de esta salida.

* Haber recibido de regalo el último libro de uno de mis escritores favoritos. Es el tercer libro de la trilogía “The century”, de Ken Follet. No sabía que había salido ya, y mi novio vio un cartel donde lo anunciaban. Me lo compró y lo dejó ahí sobre la mesa para que yo lo encontrara. ¡Que linda sorpresa! ¡Ya lo estoy leyendo!

* Fuimos a conocer el nuevo departamento en donde una parejita de amigos nuestros se mudó. Ellos estaban saliendo hace varios años pero recién ahora están comenzando a vivir juntos, con toda la ilusión que ello trae. Hicieron una reunión de inauguración, en donde estuvimos de meta charla y comiendo cosas ricas. Ideal para pasar el domingo lluvioso en buena compañía.

* Una amiga de mi novio me pidió que le diseñe el tatuaje que quiere hacerse. ¿Yo diseñando tatuajes? ¡De no creer! Me dijo que le gustan mucho mis dibujos y ya me pasó sus ideas. Quiere hacerse una flor diente de león con sus plumerillos volando y entre ellos una frase de una canción que para ella tiene gran significado. Ahí ando bocetando la idea, vamos a ver cómo sale.

* Mi hermano diseña títeres como hobbie y me pidió que le sacara algunas fotos porque quiere promocionarlos. Allí fui con mi cámara e hicimos una sesión con sus muchas marionetas. Estuvo divertido, y ahora de a poco tengo que ir procesándolas y retocándolas (son como 200 fotografías! Me va a llevar un tiempo). Lo bueno es que a él le gustó, y que lo pasamos lindo haciéndolo.
 

¿y ustedes? ¿Qué cosas los han hecho felices estos días?

viernes, 26 de septiembre de 2014

Aprendiendo a disfrutarlo


Los que me siguen hace rato saben que para mi el tema de conducir un auto ha sido siempre algo medio traumático. De esas cosas que nunca me había motivado demasiado, y a las que le escapaba bastante. Yo sabía que era algo que en algún momento de la vida tenía que aprender, pero el tema era visto por mí como una especie de tortura.

Ya en noviembre del 2012 les escribí este post en donde les comentaba que me había propuesto para el año siguiente aprender. Releyéndolo veo que ya ahí les contaba como tenía que hacerlo pero no me emocionaba en lo más mínimo el tema, como era para mí una molestia pendiente más que nada, les hablaba de mis miedos varios hacia esta tarea, etc.

En septiembre del 2013 (ya un año ha pasado! Faaa!!) les escribí otro post en donde les contaba de mis primeros pasos al volante , lo cual para mi era algo que en el fondo nunca había creído del todo que pasaría. Simplemente no me veía arriba de un auto, pero mi novio insistió en enseñarme y este chico todo lo puede conmigo, hasta hacerme enfrentar ese miedo irracional.

La cuestión es que al mes siguiente me inscribí en un curso de manejo, y tomé las correspondientes clases con un instructor. Tuve una interesante charla de concientización vial y finalmente me presenté ante el registro para comenzar el trámite para obtener la licencia. Les conté en este post  los pasos interminables de ese trámite y que salí con el examen teórico aprobado.

Finalmente y tomando acopio de valor me presenté a rendir el examen práctico en diciembre del año pasado, aprobándolo (gracias a la ayuda y paciencia del que me tomó, seamos sinceros). La cuestión es que fue un logro impresionante para mí, el cual les relaté en detalle en este post cargado de emociones.

Ahora ahí no termina la historia. Claro que aprender y sacar el registro es importante, pero luego viene el practicar. Ahí hay que subirse al auto y enfrentarse a la calle. Y eso señoras y señores a mi me ha costado mucho.

Para empezar, a mí el tema del manejo me seguía motivando bastante poco aunque tuviera ya la autorización de la ley para hacerlo. Persistía en mí esa idea de que era algo que tenía que practicar, pero realmente sin desearlo demasiado ni necesitarlo (si al fin y al cabo con el colectivo iba a todos lados). Y así es como le seguí escapando bastante.

Me encontraba con que pasaban dos meses entre cada vez que me subía al auto. En cada una de esas ocasiones era un recordar cómo era todo, ya que la práctica nunca la había agarrado. Era ponerme nerviosa porque se me paraba el auto, o si me tocaban bocina, o si tenía un auto atrás, o si entraba mal el cambio. Era estar totalmente rígida y pasarla mal.

Mi novio me decía que me relajara y lo disfrutara, pero mi contestación es que para mí eso era imposible, que no me gustaba. El pobre con una paciencia infinita me contenía, y hasta se aguantó dos ataques de llanto desconsolados de mi parte arriba del auto. Porque se me paraba y me ponía nerviosa, porque lo vivía como una tortura.

Me decía él que no me preocupe, que tal vez no era para mi. Que le costaba verme así porque era en el único tema que veía que estaba trabadísima y me ponía tan mal. Y claro que tenía razón, porque este tema siempre lo viví con esta sensación interior de que no era para mí.

Por otro lado, imagínense mi frustración cuando pensaba en esto, porque no quería que me venciera. No quería simplemente abandonar. Por eso pasaba el tiempo y volvía a agarrar el auto, y otra vez lo sentía como una tortura terrible. Y me volvía a frustrar conmigo misma.

Sin embargo, me pasó algo que para mí es la clave de todo: cambié de actitud. Y cuando uno cambia de actitud todo lo demás cambia.

¿Se acuerdan del post de unos días atrás en donde les hacía referencia a un libro que había leído y al tema de las vibraciones de los pensamientos? Pueden leerlo aca.

Resulta que después de leerlo me di cuenta de que si seguía pensando hacia el manejo como hasta ese momento iba a ser imposible que lo lograra. Realmente lo que estaba vibrando en mi era un “no puedo”, un “esto no me gusta”, un “esto no es para mi”. Mi frase venía siendo “voy a intentarlo pero esto es horrible, no me gusta”. Totalmente negativo como vieron. Y la verdad es que me hizo reflexionar. Me dije que no podía seguir así, sino que tenía que hacer algo. Y ahí tomé una resolución: iba a disfrutar el manejar, iba a ser algo que me resultara agradable.

Esos días justo mí novio había estado de viaje por trabajo, y cuando volvió ese mismo día le dije: mañana vamos a manejar, y vas a ver que lo voy a disfrutar.

El viernes pasado me dio las llaves del auto. Ya antes de subirme le dije: “este va a ser un gran día. Hoy voy a disfrutarlo, me voy a divertir”. Y me subí cantando al auto “this is fun, this is fun”. Puede darles risa (a mi novio por lo menos le dio), pero este cantito era para mi como un mantra del que me había convencido.

¿Y saben que paso? Lo que pasa casi siempre cuando uno decide algo y manda las vibraciones adecuadas al universo: logra lo que se propone. Y así fue como manejé relajada, pasándolo bien. Y eso hizo que el auto no se me parara ni una sola vez, que si tocaban bocina no me importara, que pudiera tomarlo como algo agradable. Y por supuesto me sentí orgullosa de mi misma, confiada.

Al día siguiente salimos de vuelta y fui manejando hasta otro barrio bastante lejos, en donde nos reuníamos con un grupo de amigos. Tomé avenidas transitadas, estuve en medio de un embotellamiento que me hacía avanzar y parar a cada rato,  y aunque alguna vez se paró el motor lo resolví enseguida y sin ponerme nerviosa. Y también lo disfruté y lo sentí un logro.

Claro que me falta, que tengo que seguir practicando. Pero pienso hacerlo estando parada en un lugar diferente. Ahora se que si quiero lo puedo hacer, que yo misma me estaba auto boicoteando y que no voy a dejar que vuelva a pasar. Que depende de mi el tomar la situación de una manera positiva.

Quería compartírselos porque para mi es un ejemplo claro de cómo la actitud es clave para salir adelante.

 



jueves, 25 de septiembre de 2014

Dibujo


Ayer en la clase de dibujo hice una obra basada en una imagen de un hombre de mirada sugestiva. La encontré en internet, y además de pensar “que lindo muchacho” me gustó por los claroscuros, los contrastes que tenía.

La frase del tatuaje se la puse yo, ya que no llegaba a leer lo que realmente decía su brazo. Me pareció que seguir los sueños (follow your dreams) es siempre un buen consejo.

¿Qué les parece? ¿Qué frase hubieran puesto ustedes?

lunes, 22 de septiembre de 2014

¡Que cómoda esa valija!

 
La otra semana mi novio tuvo que viajar por trabajo. Fueron apenas tres días, pero implicó armar la valija, ir en avión, etc.

A su regreso la valija quedó sobre un sillón (por lo menos dos días estuvo ahí hasta que finalmente la guardó) y el gato la consideró una cama apropiadísima. Esos días se lo vio feliz durmiendo sobre ella, la hizo su lugar preferido (y la llenó de pelos!).

Hace rato no les mostraba fotos de Ciro. Sigue hermoso y travieso como siempre.

¡Buena semana!



sábado, 20 de septiembre de 2014

E de "Enorme sonrisa"


E de “Enorme sonrisa”


Hoy es día de compartir con ustedes la letra E para la iniciativa “De la A a la Z” de Miss Lavanda. Consiste en mostrar el 20 de cada mes una foto de propia autoría relacionada con la letra que toca para dicho mes.

Para la de hoy elegí una de la hija de una amiga. Adoro a esta pequeña, que con su risa lo ilumina todo. A mi amiga la conozco desde hace unos veinte años, así que a la nena la conozco desde que nació y fui viendo sus transformaciones. A poco de cumplir los cuatro añitos es alegre y simpática, y habla hasta por los codos. Me hace reir mucho con sus ocurrencias.

Hace rato que no la veía, y de la última vez que nos juntamos es esta fotografía. Ese día me hizo jugar a armar rompecabezas, y a un didáctico juego en donde se practicaban los números y los animales. En este último me ganó pero haciendo un poco de trampa, y me causaba gracia que lo admitía alegre.

 - Te gané con trampa, tía – me decía.

Para comerla a besos!

Que tengan ustedes muchas lindas sonrisas estos días, porque las mismas son contagiosas y hacen a la felicidad.

Los invito a participar del desafío y ver que compartieron los demás.

 

viernes, 19 de septiembre de 2014

Dibujos


Hoy quería traerles mis últimos dos dibujos. Fueron realizados con microfibra negra y tomando como modelo imágenes de internet.

El primero es de una niña con su gato. Una imagen tierna y de compañerismo.

El otro son unos pequeños monjes en meditación. La inscripción del extremo superior hace referencia a un mantra por la paz: Om Shanti, Shanti, Shanti.

Esta imagen la tenía seleccionada hace rato, pero recién ahora la tomé para inspirarme. Lo gracioso es que por un momento pensamos que el boceto se había perdido. Yo había alcanzado a plantearlo en lápiz en una clase y lo dejé en el taller. La clase siguiente mi profesora no lo encontraba. Todo un misterio, aunque se resolvió para la semana posterior. El dibujo fue encontrado, y pude continuarlo y terminarlo.

Espero que les gusten. ¡Buen viernes!


miércoles, 17 de septiembre de 2014

Las vibraciones de nuestros pensamientos

 
Estuve leyendo algunos libros que hacen referencia al poder que tenemos con nuestra mente y nuestros pensamientos de obtener lo que deseamos. Creo realmente que cuando uno quiere algo el universo responde y tarde o temprano nos hace llegar lo que pedimos. Pero lo que es importante es emitir con una vibración correcta ese deseo, ya que puede pasarnos de con la ansiedad de que se cumpla concentrarnos más en la falta, en el vacío por no tener eso concretado. Y ahí es cuando se produce una especie de cortocircuito.

Tengo ganas de compartirles unas líneas extraídas de “Pide y se te dará”, en donde hablaban justamente de este tema. Me pareció bastante claro y que invita a reflexionar sobre cuáles son nuestros pensamientos. Creo que prestándole atención a estos se puede lograr un cambio positivo en la vida. Espero que les sea de provecho.

 

Cada cuestión la forman dos cuestiones: lo que deseas y la ausencia de lo que deseas.

Con frecuencia – aunque creas que piensas en algo que deseas- en realidad estás pensando justamente en lo opuesto a lo que deseas.


Dicho de otro modo: Deseo estar bien, no deseo estar enfermo; deseo gozar de seguridad económica, no deseo padecer penurias; deseo tener una relación perfecta; no deseo estar solo.


Cuando comprendas tus emociones y el importante mensaje que te transmiten, no tendrás que esperar a que algo se manifieste en tu experiencia para comprender qué clase de vibraciones ha emitido, sino que lo que sientas te indicará exactamente hacia dónde te diriges.


Céntrate en lo que deseas, no en lo que deseas evitar. La razón por la que no siempre eres consciente de que tus deseos han obtenido respuesta es que a menudo se produce un desfase entre el momento que formulas tu petición y el momento en que permites que la respuesta fluya hacia ti.

Aunque emane de ti un claro deseo como consecuencia del contraste que experimentas, con frecuencia en lugar de centrarte únicamente en el deseo en sí mismo, te centras en la situación contradictoria que genera ese deseo, de forma que tus vibraciones coinciden más con el motivo
por el que has formulado tu deseo que con el propio deseo.


 Mientras prestes más atención a lo que no deseas con respecto a esta situación, no obtendrás lo que pides.

Cuando piensas en algo que has deseado desde hace mucho tiempo, y en este momento reparas en que aún no ha ocurrido, estás pensando en que no ha ocurrido, está presente en ti una intensa emoción negativa, pues piensas en algo que posee una energía muy poderosa con la que no guardas una armonía vibratoria. Pero si piensas en algo que deseas desde hace mucho tiempo
e imaginas que está a punto de ocurrir, sientes una emoción de expectativa o ilusión.

Así, la forma en que te sientes te indica si, en este momento estás alineado en sentido vibratorio con tu deseo o la ausencia del mismo; si aceptas o te resistes a él, si en este momento lo facilitas o entorpeces.

Cuando está plenamente centrado en tu deseo ( y las vibraciones que ofreces lo reflejan) te sientes maravillosamente. Y cuando te centras en la ausencia de algo que anhelas te sientes muy mal.

Tus emociones te indican siempre con exactitud cuál es tu punto de atracción. Así, si prestas atención a tus emociones y emites deliberadamente pensamientos que incidan en la forma en que te sientes, podrás guiarte conscientemente hacia la frecuencia vibratoria que te permitirá satisfacer cualquier deseo.

Cuando comprendas la correlación entre lo que piensas, lo que sientes y lo que recibes lo habrás conseguido.

¿Ustedes que piensan? ¿Creen que podemos lograr diferentes respuestas solo cambiando el como expresamos nuestros deseos?