jueves, 16 de agosto de 2018

Virus + previa finde largo

 Estos días vengo recuperándome lentamente de una gripe. Hace rato que no me pegaba tan fuerte, o por lo menos que tardaba tanto en irse.
Ya diez días llevo moqueando. Tres son los que tuve que faltar a trabajar porque no tenía ni fuerzas y la congestión me tenía a mal traer. Ahora solo queda un poco de tos, y la necesidad de tener a mano los pañuelitos descartables. Estoy cansada ya de los virus, y el frío no ayuda.

En fin, a no quejarse. Es invierno, no queda otra que seguir soportando un poco más de temperaturas bajas. Por lo pronto ya pensando en que este fin de semana es largo y alcanzará para hacer más cosas. Ya tenemos un cumpleaños agendado, y también el festejo del día del niño junto al ahijado de mi marido.
¿Ustedes tienen planes ya para el fin de semana?

Estos días ya decidiendo también el destino a darle a nuestra última semanita de vacaciones que nos queda del año. La venimos guardando para estos meses en que ya uno empieza a necesitar un descanso mental y un  parate de las actividades diarias. La vamos a tomar en octubre, así que todavía falta. Pero igual ya pensar en los destinos posibles hace bien. Casi casi que tenemos algo cerrado, después les cuento.
¡Que tengan un gran día!


lunes, 13 de agosto de 2018

Visitando la casa de Perón y Evita en San Vicente

En el post anterior les conté un poco del paseo que hicimos por la localidad de San Vicente.
Hoy les traigo la segunda parte y que se corresponde con la visita a la “Quinta San Vicente”, que era donde Perón y Evita elegían pasar sus ratos de descanso.
Actualmente, la quinta pertenece a la Gobernación de Buenos Aires y se transformó en el Museo Histórico 17 de Octubre, donde se exhiben muebles y objetos que pertenecieron a la pareja.
Consta de 18 hectáreas y varias edificaciones, como el antiguo chalet convertido en museo, una sala de exposiciones, entre otras.

La visita fue interesante. Hay un bono contribución que es realmente muy accesible, y allí se cuenta con una guía que explica un poco sobre el lugar.
Se encuentra en los jardines un torreón, el cual era el lugar utilizado por el presidente para grabar sus mensajes radiales.

Se construyó un espacio, que replica a una estación ferroviaria, para la exhibición del tren histórico que fue utilizado por varios presidentes argentinos.

Tren presidencial
La parte del tren presidencial es linda de ver porque es bien de época. Con revestimientos de madera, tiene un montón de detalles interesantes. No se puede subir para cuidarlo, pero desde las ventanas se aprecia algo del interior.



Detalles del tren

También recorrimos una muestra sobre el peronismo y los cambios que tuvo en la sociedad, y finalmente el mausoleo de Perón.
El chalet donde ellos vivían tiene muchos recuerdos de la pareja. Hay vestuario, cuadros, y todo tipo de objetos.
Les dejo unas fotos que tomé allí.
¿Les gusta el sitio?

jueves, 9 de agosto de 2018

Paseando por San Vicente: "Laguna del Ojo" y Castillo Guerrero

El domingo que pasó decidimos hacer una pequeña escapada por la Provincia de Buenos aires, y fuimos a visitar la localidad de San Vicente.

Queda a solo 52 km de la capital, así que tardamos alrededor de una hora en llegar.
La costanera de la laguna. Muy tranquilo.
Hacía frío pero la perspectiva de salir un poco siempre me agrada. Y sobre todo el conocer lugares diferentes. Aunque cercano, nunca había estado por aquí.

El pueblo tiene unos 20.000 habitantes. Lo primero que hicimos fue ir a conocer la Laguna de San Vicente, o “laguna del ojo”, a pocas cuadras del centro de la ciudad.


Perrito mimoso
A media mañana eran pocos los valientes que caminaban por la costanera. Realmente estaba muy fresco. Un perrito de la zona se nos acercó y nos pidió mimos. ¡Lindo el pichicho!

Vimos circular por ahí una fila de autos antiguos, se ve que había algún tipo de juntada de esos vehículos. Siempre es simpático de ver como sus dueños los conservan  y cuidan. Unas verdaderas joyas de antaño.

Desfile de autos antiguos
Para almorzar escogimos un restaurante céntrico que tenía muy buenas puntuaciones en tripadvisor. Estaba muy rico y era bonita la decoración.


Fresco pero soleado


La siguiente parada fue ir a conocer el Castillo Guerrero, el cual queda muy cerquita y conserva un poco de la historia de la provincia.
Castillo Guerrero
Realmente vale la pena esta visita ya que conjuga el relato histórico  acerca de la tragedia de Felicitas Guerrero, contada por los descendientes de los testigos del hecho, combinada con la visita a la mansión donde además de la arquitectura se puede apreciar el mobiliario y obras de arte diversas. 
Ya habíamos averiguado que las visitas eran los domingos a las 15:30 hs. La entrada era de $AR 150 por persona. Llegamos poco antes de esa hora y nos sumamos a la fila de gente que esperaba para entrar. Puntualmente nos recibieron y nos hicieron pasar al jardín, donde escuchamos el relato histórico de la familia y la casa.
Luego pasamos a visitar los diferentes ambientes. Si bien está algo venido a menos porque es difícil mantener semejante caserón, se puede apreciar perfectamente el espíritu de la época. Fue interesante de ver.
Retrato de Felicitas Guerrero
Antes de volver a casa hicimos otra parada en la Quinta San Vicente, que fue hogar de Perón y Evita. Les cuento sobre esto en un siguiente post.


¿Conocían estos lugares? ¿Les han gustado? 


jueves, 2 de agosto de 2018

Los libros de junio y julio

 Hoy les traigo el resumen de los libros que leí en los últimos dos meses: Junio y Julio.
Me he encontrado con algunos bastante interesantes, así que fueron lecturas que disfruté.
Estos son:

Bajo cielos lejanos, de Sarah Lark
Cada tanto vuelvo a esta autora, que hace unas descripciones bellísimas de Nueva Zelanda, sus paisajes, cultura, y especialmente sobre la vida de los maoríes.
En este relato nos sitúa en época actual y nos cuenta sobre Stephanie, una periodista que nació en Nueva Zelanda pero que ha perdido todo recuerdo de su padre y sus primeros años de vida allí. Debe volver al país de su infancia y enfrentarse a hechos que su memoria ocultó. Gracias a la existencia de un diario maorí logra cerrar esa brecha con su pasado, descubrir secretos de su familia y conocerse más.
Me gustó la historia, esta escritora no me defrauda.

Paris, de Edward Rutherfurd.
Segundo libro que leo de este autor, y que esta vez se sitúa en la mágica ciudad de Paris. Tuvo para mí un encanto especial porque al haber podido conocer personalmente esta urbe iba acordándome de sitios que eran mencionados en la obra y que yo había visto con mis propios ojos. Eso sin duda fue un plus.
Me gustó mucho porque si bien muchos personajes eran ficticios había un contexto histórico real, a la vez que mención a personajes reales como el cardenal Richelieu o Eiffel.
La historia nos va contando como a través de las generaciones la ciudad va mutando y algunos de sus principales hitos. Desde la construcción de Notre Dame, los entretelones de la corte de Versalles, la Revolución Francesa, la Primera Guerra Mundial, la revuelta estudiantil de 1968.
Adoré este libro, y me quedé con ganas de volver a ver esos lugares.

La estación de las flores en llamas, de Sarah Lark.
Hace rato que quería empezar a leer esta trilogía, pero me estaba costando encontrar la versión digital (gratuita, claro..). Finalmente la conseguí, así que me deleité con el primero de la saga.
Este comienza cuando una comunidad alemana es convencida de emigrar a Nueva Zelanda. Corre el año 1837 y esta es una travesía imponente. Cuando los colonos llegan a destino se encuentran con que las tierras que les habían prometido no estaban disponibles por un malentendido con los maoríes locales, y las cosas comienzan a torcerse.
Empecinados en instalarse allí y por no esperar más tiempo aceptan unas tierras que eran inundables. Enseguida la naturaleza destroza sus esfuerzos, obligándolos a tomar decisiones.
La historia nos cuenta como Ida, una pudorosa adolescente miembro de la comunidad encuentra consuelo en el lugar más inesperado: una chica de pasado difícil y relacionada con los maoríes. Cuando Ida debe seguir a su  cruel marido por tierras inhóspitas encuentra en ella a una amiga. Deben ir encontrando su lugar en el nuevo país.

Príncipes de Irlanda, de Edward Rutherfurd.
Aquí tuve la oportunidad de aprender algo sobre Irlanda, sitio que confieso mucho no conocía. La historia trascurre a lo largo de varios siglos y el contexto son sus regiones y algunos de los hitos más importantes. Las familias y personajes son ficticios, pero nuevamente ha sido una forma de aprender sobre el lugar, y esto es algo que yo disfruto mucho.
Este es el primero de dos volúmenes, y cuenta desde la llegada de San Patricio a la isla pagana de Irlanda, la resistencia a la cristianización o el enfrentamiento con los vikingos, hasta los conflictos entre los príncipes de Irlanda y los reyes de Inglaterra.

Rebeldes de Irlanda, de Edward Rutherfurd.
En esta segunda parte se cuenta desde 1597 hasta las primeras décadas del siglo XX. Es un periodo histórico marcado por la convulsa social y política. Aquí por ejemplo se cuenta como tras la Reforma y la Contrarreforma llega a Irlanda el militar Oliver Cromwell, marcando el inicio de una época en donde el poder protestante cobra fuerza y relega a los católicos como ciudadanos de segunda clase.
Otros sucesos marcan la historia, como las influencias de la Revolución Francesa, la crisis de la patata, o la aparición de grupos de resistencia armados.
De los dos volúmenes este es el que más me gustó, tal vez por su cercanía con la actualidad. He investigado luego en internet sobre varios de los hechos mencionados en el libro, lo que ayudó a darme una visión más amplia de este país, del cual poco conocía. Recomendable.

Espadas y corazones, de Daniel Balmaceda.
Este es un libro corto y entretenido, en el cual su autor cuenta anécdotas de los hombres y mujeres que han formado parte importante de la historia argentina.
Los humaniza, y su estilo es tan ameno que ha sido un placer leerlo. Seguramente la mayoría de los relatos los olvide pronto, y alguno que otro me quedará grabado, pero me ha gustado darle un rato a su lectura.

¿Les ha interesado alguno?