jueves, 11 de julio de 2019

Finde XL

En Argentina tuvimos un finde “extra large”, ya que al feriado del día de la independencia le sumamos un lunes puente. Cuatro días para hacer de todo. ¡Y que bien aprovechado estuvo!

Más que nada lo dedicamos al descanso y a ver amigos.
Feria
Aprovechamos a ir a una feria en las Barrancas de Belgrano cuya temática eran las comidas criollas en sintonía con el día patrio. Había bastantes puestos y estaba muy lindo, había mucho para elegir.
Yo terminé decidiéndome por un choripán y un pastelito de membrillo de postre.

Paseamos un poco por la zona. Íbamos acompañados de una amiga con su hija y un amiguito de ella, así que luego de almorzar nos pasamos un rato por la plaza y los niños se entretuvieron en los juegos.

Otro de los días incluyó salida a la República de los Niños, cerca de La Plata. Otro sitio que está muy bien mantenido, y encima es gratuito. No nos queda tan cerca, pero es una salida ideal cuando se va con niños. Nosotros fuimos con una amiga que está de visita en el país y sus dos niñas. La más pequeña estaba feliz con el parque de diversiones.
En el zamba
Los grandes no nos quedamos atrás y nos subimos al zamba. ¡Cómo se mueve! Un traqueteo bárbaro! Estuvo divertido.


También disfrutamos de un par de juegos de realidad virtual, y de caminar por el predio. Estaba fresco pero al sol era bastante agradable estar.

Otro día tuvimos invitados en casa para cenar. A una pareja amiga  con la que ya habíamos quedado se le sumó otra con su niño de tres años. Como esto fue arreglado sobre la hora ya que andaban por la zona no habían traído juguetes para el pequeño. Y ahí me di cuenta de que no tenía mucho para ofrecerle. Conseguí reunir un par de peluches, pero no había mucho más. Así que ayer fui a comprar algunos chiches para tener en casa para ocasiones de este tipo.
Mis compritas. Juguetes para las visitas pequeñas.
¡Que caros están los juguetes! Compré unos bloques de madera de colores, y unos juegos de mesa simples. Cuando le contaba a la mamá del nene  me decía que no era necesario que hiciera esas compras, que es responsabilidad de los padres llevarles entretenimiento. Pero la verdad es que me parece bien tener alguna opción de juego que ofrecer a los invitados más chiquitos. ¿Qué otro tipo de cosas me sugieren tener? La idea mía es tener algunas cositas que vengan bien para diferentes edades, ya que tenemos muchos amigos con hijos chicos.


¿Cómo lo han pasado ustedes?

miércoles, 3 de julio de 2019

Los libros de mayo y junio

 Tenía pendiente comentarles sobre las lecturas de los dos últimos meses.
Algunos libros que me han gustado bastante y otros no tanto. Aquí están:

Mayo:

La dama de noche, de Viviana Rivero.
Este libro está relacionado con otro que leí hace algunos meses, “La magia de la vida”. En realidad ese estaría situado cronológicamente después. Yo no lo sabía en su momento, pero igual no es algo que cambie demasiado porque ambos pueden leerse por separado sin problemas.
La historia se divide en dos tiempos, uno en Italia en 1903 y luego en Buenos Aires en 1935. Ambos hechos están conectados, ya que el primero marca el nacimiento del personaje principal. Juan Bautista Fernán es dado en adopción al nacer luego de que sus padres, dos reconocidos pintores, hayan pasado por un trágico hecho que acabó con sus vidas.
Ya convertido en un brillante abogado se enfrenta a la oligarquía ganadera. Es justamente en la casa de un ganadero poderoso donde conoce a Abril, la bella hija de este. También encuentra allí un cuadro que le resulta familiar y lo lleva a sus raíces.
El libro tiene partes interesantes, aunque por momentos es un poco novela rosa. Con esta autora suelo tener este tipo de impresiones, en donde partes me atrapan pero otras me aburren un poco.

Ecos del pasado, de Diana Gabaldon.
Perteneces a la saga de Outlander, la cual ya se me está haciendo un poco larga. Este es el séptimo libro, así que de todos modos estoy próxima a finalizarla. Un poco más de aventuras en el tiempo.
Nuevamente aquí nos dividimos en dos fechas muy diferentes. Por un lado en plena revolución americana, y por otro lado en la Escocia del siglo XX. En esta época es que seguimos a Briana y Roger quienes se han instalado en la antigua casa familiar. Allí encuentran unas cartas escritas por Claire y Jamie, las que les mueven a investigar sobre el destino de ellos, ya que puede verse afectada su propia vida.

El maestro del Prado, de Javier Sierra.
Un poco influenciada por nuestra visita al Museo del Prado durante el viaje a España es que me pareció interesante leer esta novela. En ella se habla un poco de pinturas y artistas, aunque en el marco de una especie de conspiración.
Tiene un análisis de algunas obras en donde se hace referencia a mensajes ocultos para el espectador común.
Aunque a veces era un poco técnico en general me gustó.

Junio:

Maleficio, de Stephen King.
Cada tanto ya saben que incluyo algún libro de este autor, que sabe meternos en el género de terror y tiene su dosis de suspenso. Este es un clásico pero no lo había leído. Recomendable.
Un viejo gitano pronuncia una sola palabra y, tras seis semanas y 40 kilos menos, Billy Halleck, víctima del maleficio, se convierte en un desecho humano. En el colmo de la desesperación, intentará encontrar una solución jugando con las fuerzas de la vida y de la muerte.

La balada de Max y Amelie, de David Safier.
Otro libro de este autor que encontré sumamente grato y ameno. Me gusta cómo se mete en los personajes y nos trae perspectivas diferentes, además de que tiene mensajes que dejan pensando.
En esta ocasión vemos el mundo desde el punto de vista de Cicatriz, una perrita que nació en un vertedero, y de Max, un perro doméstico criado por bondadosos humanos y que ha perdido su hogar.
Juntos descubren facetas del mundo que desconocían y emprenden una aventura para descubrir el verdadero significado de la palabra hogar.

Cenizas de plata y sangre, de Almudena de Arteaga.
A este libro confieso que llegué porque vi en la portada la catedral de Cádiz, ciudad que como les relaté hace poquito me encantó.
La novela está situada precisamente allí y con el contexto histórico de la  terrible explosión de un polvorín de la Armada ocurrido en 1947, la cual envuelve la ciudad en una inmensa bola de fuego y destrucción.
¿Accidente o sabotaje? El gobierno, en plena posguerra, echa tierra sobre la tragedia. Aquí la autora reconstruye los hechos buscando una explicación a lo ocurrido. Para eso nos presenta a tres personajes claves: Ingrid, una doble espía alemana; Frías, un anarquista español, y Guillermo, capitán de corbeta.
Me gustó mucho la novela, la cual me hacía pasear un poco mentalmente por diferentes escenarios de esta bella ciudad.


¿Qué tal han estado sus lecturas?
¿Alguno de estos les llama la atención?


martes, 2 de julio de 2019

Estos días

 Hago un descanso de los relatos viajeros y les cuento algunas de las cosas en las que anduve los días pasados.
Enseguida descubrió la estufa prendida

Para comenzar, no se puede evitar mencionar el invierno que llegó con todo, y el frío que está haciendo por estos pagos. Es por eso que el otro día prendimos la estufa. El que no tardó ni cinco minutos en darse cuenta de eso fue el michi, que enseguida se instaló en un lugar de privilegio, justo a la salida del calor. Tonto no es. Miren que lindo se ve en la foto.

No es raro encontrarlo bajo las mantas tampoco.
Con estas temperaturas se festejan las comidas calientes y ricas. Como esta pasta que preparó mi marido. No es la mejor toma, pero les puedo asegurar que estaba de lo más sabroso. Ñam ñam.

Que rico!
 Además, este mes finalmente terminamos los arreglos en casa. Un alivio porque fueron más de tres meses de tener todo lleno de polvo. Se arregló el techo que tenía algunas filtraciones, y también humedades en un par de paredes. En general quedó bastante bien, salvo una esquina del living que presenta unos globitos molestos. La verdad es que se le hizo cuanto tratamiento se pudo, pero sin buenos resultados. Hasta me atrevería a decir que esa zona está peor que antes de los arreglos. Pero ya nos cansamos, así que la dejaremos como quedó. Estoy pensando en alguna manera de taparlo, tal vez con algún mueble. Ya veremos.
Esos globitos.. que bronca!
El sábado queríamos sacar entradas para el cine para ver “Toy Story 4”. Fue una misión imposible, estaban las salas a tope de gente así que desistimos. Se entiende, el día estaba fresco y algo lluvioso, el cine era un buen plan. Nosotros encaramos salida alternativa y nos fuimos a pasear por el centro porteño como dos turistas.
La Casa Rosada
Dimos una vuelta por la zona de Plaza de Mayo, la Casa Rosada, y conocimos las nuevas obras del paseo del bajo. 

Frente a la Catedral


CCK

 Además nos dimos una vuelta por Puerto Madero, donde había algunos barcos de la armada que se podían visitar. No entramos a ninguno, pero se veían pintorescos.




 Además entramos al CCK, donde vimos algunas muestras de arte moderno. El edificio es impresionante, es la primera vez que entraba.


 El domingo mi marido se presentaba en una muestra de canto (uno de sus hobbies) así que con la familia fuimos a apoyarlo. Como él tenía que ir más temprano aproveché a hacer tiempo en un café mientras disfrutaba de una rica merienda. ¿A que tiene pinta?
La muestra salió muy bien, varios de los alumnos de la escuela presentaron canciones, asi que pasamos un buen rato.

Ayer me reencontré con una querida amiga que vive desde hace años en Barcelona pero vino de vacaciones a visitar familia y amigos. ¡Que lindos esos encuentros!. Por supuesto hubo merienda y cosas ricas de por medio, pero lo importante fue la charla y el saber que la amistad no sabe de distancias.
También hubo tiempo estos días para ver series. Terminamos “Chernobyl”, la cual recomiendo. Me pareció muy buena.

¿Cómo han estado ustedes?


viernes, 28 de junio de 2019

Cádiz, un día recorriendo esta bellísima ciudad

El día que pasamos en Cádiz fue maravilloso. Fundada hace unos 3.000 años por los fenicios, Cádiz es la ciudad más antigua de Occidente. Tiene por lo tanto mucha historia y le sobra encanto.

Atravesamos este puente para llegar a la ciudad
Dado que dejar el auto en la parte vieja era una misión imposible lo estacionamos más lejos y fuimos caminando hasta el centro histórico.

Vistas de la catedral, desde la costa
Nuestra primera parada fue para ver el mar, de un color bellísimo. El día estaba estupendo para estar al aire libre y sentir la brisa marina.

Los colores del mar ♥

Luego de atravesar la Puerta de Tierra y pasar al otro lado de la muralla nos encontramos con la oficina de turismo en donde nos dieron un mapa con algunas rutas propuestas para hacer caminando.

Atracado en el puerto se hallaba un crucero de gran tamaño.

Nos dirigimos a ver la zona monumental, empezando por la famosa plaza de San Juan de Dios, donde destacan interesantes edificios como el Ayuntamiento y la iglesia de San Juan de Dios.

La Catedral de Cádiz es conocida como la Catedral Nueva. Allí entramos a conocer, y nos deslumbramos con la hermosura de su interior. Hay varias capillas, y una cripta. La entrada que pagamos nos servía para visitar un museo a pocos metros de distancia, con cuadros y otros artículos de temática religiosa. También con ese ticket pudimos subir a la torre del reloj, donde hay unas vistas muy lindas de la ciudad.
Catedral


Interior de la catedral


Decidimos seguir la ruta que recorría la costa. Así llegamos a la Alameda Apocada, que se dispone sobre las murallas junto a la bahía y es, desde el siglo XVII, uno de los lugares más frecuentados de la ciudad.
Cruzamos el Parque Genovés y llegamos a la zona de playas. Allí había gente disfrutando del mar y la arena. Paramos un rato para contemplar el vaivén de las olas.
Que linda la costa!

Seguimos recorriendo la costa, un paseo lindísimo. 


Para el almuerzo fuimos al Mercado Central, en donde encontramos puestos para comprar comida típica. Allí degustamos unas tapas de lo más sabrosas.
Parte del almuerzo
Este fue el mio. ¡Que rico!
 También se encuentran puestos donde la gente de la zona compra todo tipo de alimentos, desde frutas a pescados.

Recorrimos una plaza en donde se estaba llevando a cabo un festival en apoyo a la diversidad y a la inclusión de todas las personas. ¡Bien por esas iniciativas!

Nos quedamos en la ciudad hasta casi la caída del sol. Ya los colores anaranjados habían comenzado a teñir el cielo, aunque todavía se conservaba algo de claridad.
Fue un día realmente muy hermoso, me alucinó conocer Cádiz.
¿Conocen la ciudad?


Buen fin de semana!!