jueves, 26 de mayo de 2016

Cinco cosas que me han hecho feliz esta semana (XXV)

 
Estaba con ganas de volver a escribir un post de esta serie “Cinco cosas que me han hecho feliz esta semana” porque me parece un hermoso ejercicio. Fui a buscar cuando había sido el último y era de noviembre del año pasado. ¡Cuánto tiempo!

Qué curioso por otro lado al releerlo. De lo que ahí les contaba mencionaba que nos habíamos enterado del embarazo de una pareja amiga. Son los mismos que participaron en la sesión de fotos que les mostré el otro día. ¡Su panza sí que ha crecido en este tiempo!

También contaba ahí que el médico nos había dado a nosotros unas vitaminas para mejorar los valores en el esperma de mi chico. Estábamos esperanzados con eso. Lástima que no funcionó, y esos valores no mejoraron. Ahora estamos por empezar un tratamiento similar pero en vez de un producto genérico con un preparado magistral y personalizado que nos dio el andrólogo. Ojalá eso si resulte y en algún tiempo pueda contarles que hubo mejoría. Por ahora sabemos que hay que tener paciencia, que son varios meses para que surta efecto. Habrá que esperar y tener fe en ello.
 

Ahora sí, pensando en esta semana puedo decir que me ha dado alegría:

 
* Volver a reencontrarme con la cámara. La sesión del otro día fue para mí un éxito, y estoy contenta editándoles las fotografías, las cuales son un regalo mío para nuestros amigos. Me está llevando unas cuantas horas lo confieso, pero lo hago con gusto porque sé que se lo merecen y que les quedará un bonito recuerdo de esta etapa.

* Ayer disfrutamos de un feriado patrio, y hubo un bonito sol. Fuimos a la Feria de Mataderos, donde hubo artistas sobre un escenario que cantaron un poco de folklore, y también demostraciones de jineteada. Había muchísima gente y era difícil caminar por allí entre la muchedumbre. De todos modos quedamos contentos con el paseo, y nos dimos el gusto de comprar queso artesanal y salamines para la cena, que fue estilo picada. ¡Me faltaron los pastelitos del 25 de mayo!

 

* Hemos recibido las fotos oficiales del casamiento, y están preciosas. Son unas cuantas, una más linda que la otra. Nos queda un hermoso recuerdo. Tengo ganas de armar algún álbum e imprimir algunas. No he tenido tiempo todavía para diseñar y elegir ambas cosas.

* Una querida amiga que ha pasado por algunas cosas complicadas me contaba el otro día que está logrando disfrutar de los momentos sencillos y simples de la vida, que se ha propuesto levantarse y estar bien. Me alegra que así sea, ya que ha pasado un tiempo largo en que no se permitía todo esto. ¡Bien por ella y su nueva actitud!

* Este finde mi hermano cumple años así que estaremos de festejo. Familia, amistades y cosas ricas son un buen combo.

¿Qué momentos de felicidad han tenido ustedes en estos días?




martes, 24 de mayo de 2016

Sesión de fotos de maternidad para unos amigos: pura ilusión y ternura a través del lente.

El domingo hice una sesión de fotos de maternidad para una amiga. Fue muy lindo porque tanto a ella como a su pareja los quiero mucho, y están viviendo con mucha ilusión el embarazo de su primer hijo. Ellos han pasado por un trance complicado cuando el año pasado perdieron uno y con unos cuantos meses de avance. Es por eso que con este recién se han relajado un poco ahora que todo va marchando bien, y ya falta poco para conocer al pequeñín. ¡Estamos todos ilusionados con ello!

Pancita con moño
Estas fotos son un regalo mío para ambos. A mí me ha gustado mucho hacerlas y pasamos un bonito día de sesión. Toda una experiencia para mí, ya que nunca había hecho una.

A la luz de la ventana
Me había preparado mirando unas cuantas fotografías de la temática. Tenía por lo tanto unas cuantas ideas en mi cabeza, y por suerte pude llevar a cabo la mayoría.

Pequeñas cositas ♥
Tengo ahora un montón de fotos para editar. Me va a llevar su tiempo hacerlo, pero tengo todas las ganas de ello. Las poquitas que ya retoqué me encantaron, y veo muchas que sé que van a quedar geniales.
Panza iluminada

Caminando juntos..
Pudimos hacer tomas en interiores y en exteriores. Usamos la luz de dos ventanas, y aprovechamos un poco de naturaleza.

Trencito ♥
Adorable juguete
A contraluz.
Les comparto algunas de las que hice. Las que escogí son de la panza, de objetos, etc. No les muestro la cara de mis modelos para respetarles su intimidad. Pero pueden darse igual una idea de cómo fue la jornada fotográfica.
Futuros padres

It´s a boy!!!
Zapatitos
Con la eco ♥
¿Les parecen lindas? ¿Cuál les gusta más?


viernes, 20 de mayo de 2016

Mi mejor modelo


El otro día estaba con ganas de sacar algunas fotos, y en casa cuento con un modelo de lujo: mi gatito.

Me gusta retratarlo, sus caritas son graciosas.

Acá sin el collarcito que solía llevar, ya que de tanto tenerlo puesto había comenzado a deshilacharse. Se lo saqué y le estoy dando un descanso hasta que le compre otro de repuesto. Le ha quedado por eso la marca en el cuello de donde solía estar.

Sus ojos han sido celestes cuando era bien pequeñito, luego se tornaron amarillo verdosos. En un tiempo eran más amarillos que otra cosa, pero en estas fotografías creo que le están mutando un poco de nuevo. Además, creo que ha engordado un poquito durante la visita a la casa de mis padres (que nos lo cuidaron mientras estuvimos de luna de miel).

Que tengan un bonito viernes y un excelente fin de semana.

¿Ya tienen planes?

martes, 17 de mayo de 2016

Instantes


De ha poquito vamos reuniendo fotos del casamiento.

Uno de nuestros amigos llevó su cámara ese día y nos regaló luego 450 imágenes en un CD. Fue muy linda la presentación que le hizo, ya que además incluyó el video sorpresa que pasaron en el salón (lo prepararon entre varios amigos, quedó genial) y escenas eliminadas de esa filmación con las que nos reímos mucho.

¡El otro día mi suegro nos mostró las que sacó él, que suman unas 200 más!

Y en esta semana ya nos juntaremos con la fotógrafa que nosotros contratamos, con lo que tendremos las “oficiales”. Las poquitas que nos fue anticipando nos encantaron, así que esperamos ansiosos el resto.

¡Que lindo! Es revivir un poco todos esos instantes.

Acá pueden tener un vistazo de mi look, con el vestido y el peinado. Son de la tanda que sacó mi suegro. Dos en el registro civil, una de cuando entramos al salón, y una de la torta de casamiento.

¿Les gustan?


Entrando al salón

Torta de boda

viernes, 13 de mayo de 2016

Los libros de abril


En abril leí mucho. Además de mi afición a la lectura tuve mucho tiempo para ello. Días de relax en la playa, momentos de descanso en hoteles, viajes en avión, etc.

Hubo un poco de todo. Algunas obras de suspenso y acción, y también lugar para alguna novela romántica.

Estos son los libros que pasaron por mis manos en el mes:

 

El último coyote, de Michael Conelly.

Nuevamente entra en escena el detective Harry Bosch. Aquí lo vemos en una etapa de su vida en que todo parece desmoronarse. Su novia lo abandonó, su casa ha sufrido los efectos de un terremoto, y él se ha dado a la bebida. Alejado de su labor policiaca en el destacamento por razones psicológicas, decide usar ese tiempo libre del que ahora dispone para investigar sobre un caso de su pasado que todavía le afecta: su madre, quien fuera prostituta, había sido asesinada en 1961 y su caso se había cerrado sin encontrar al culpable. Con esto busca encontrar respuestas a lo sucedido en ese momento.

Es un libro un poco oscuro pero que igual es de fácil lectura, y nos trae el suspenso necesario de una novela del género.

 

La cuarta K, de Mario Puzo.

Este libro no terminó de convencerme. Tiene para mi gusto demasiado del patriotismo estadounidense, que a mí un poquito me cansa.

Aquí el presidente Francis Kennedy, pariente de los famosos políticos, debe lidiar con un terrorista audaz que buscando humillar el prestigio de EEUU ha llevado a cabo una operación en la que simultáneamente ha asesinado al Papa y raptado a la hija del presidente. Se desata una serie de negociaciones y medidas de alto riesgo para defender la dignidad de su país.

Si no se ha hecho todavía, me lo imagino en una película de Hollywood, llena de banderitas americanas.

 

La segunda vida de Bree Tanner, de Stephenie Meyer.

La novela narra la historia de Bree Tanner, una vampiresa neófita (recién nacida) que aparece en el libro “Eclipse”, así como lado más oscuro del mundo en el que vive. Se relata el viaje de la armada de vampiros neófitos y su preparación para acechar a Bella Swan, protegida por la poderosa familia Cullen. El libro está escrito desde el punto de vista de Bree

Al igual que los otros libros de la saga Crepúsculo, este me gustó. Es interesante el cómo imagina la autora el mundo de estos seres, con sus leyes, sus sentimientos, su visión del mundo.

 

Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson.

Este es el primer libro de la trilogía Millenium. Yo tenía vista la película que se basó en este libro, pero era poco lo que recordaba. Al ir leyendo me fueron viniendo a la mente escenas de esta historia, la cual me pareció interesante.

Cuando Mikael Blomkvist es sentenciado por difamar al empresario Hans-Erik Wennerström, su papel en la primera fila de la revista económica Millenium, que dirige al lado de Erika Berger, queda relegado a un segundo plano. Aprovechando la situación, Henrik Vanger, ex director de la Corporación Vanger, una de las empresas más importantes de Suecia, le propone un trato: escribir un libro sobre su imperio y su extensa familia y, a la vez, investigar la misteriosa desaparición en 1966 de su sobrina Harriet. Blomkvist accede, porque Vanger le ofrece información reveladora sobre Wenneström a cambio de su ayuda. Este conoce a varios miembros de la familia y va descubriendo varias causas de disputas graves: el reparto de las acciones de la compañía entre muchos socios minoritarios que son todos parientes; el pasado nazi de varios de sus miembros, y la clave del misterio en torno a Harriet Vanger.

 

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson.

Este es el segundo libro de la trilogía Millenium, y vemos la continuación de la historia y de sus personajes. Me atrapó su lectura, la cual tuve la suerte de disfrutar tirada en la playa de Panamá.

Blomkvist trabaja junto al freelance Dag Svensson en un libro sobre el tráfico de mujeres en Suecia. Todo cambia cuando Svensson, su pareja y el administrador Nils Bjurman aparecen asesinados y todas las pistas apuntan a que la autora de los tres crímenes es Lisbeth Salander. La misma había tenido un papel protagónico en el libro anterior, ayudándole a descubrir el secreto de la familia Vagner.

Mikael Blomkvist decidirá investigar los crímenes por su cuenta para demostrar la inocencia de la que un día fue su amiga.

 

La reina en el palacio de las corrientes de aire, de Stieg Larsson.

Es el tercer y último libro de la trilogía Millenium. Tiene la particularidad de haber sido publicado luego de la muerte de su autor. Continúa la historia de sus predecesores libros.

Lisbeth Salander ha sobrevivido y permanece en el hospital. Su vida pende de un hilo, pero quiere venganza. Quiere demostrar que ella no cometió los tres asesinatos por los que va a ser juzgada si sobrevive y quiere vengarse de su propio padre y las instituciones gubernamentales que le han destruido la vida. Con la ayuda de Mikael Blomkvist y la redacción de la revista Millenium, Lisbeth tendrá que encontrar ese hilo del que tirar antes de que sus enemigos consigan matarla.

Es un buen cierre de la historia, la cual me gustó.

 

Si esto es un hombre, de Primo Levi.

Este es un relato escrito entre 1945 y 1947 en el que se cuenta la experiencia cotidiana propia del autor, de ascendencia judía, durante su cautiverio en el campo de exterminio nazi de Auschwitz durante la  Segunda Guerra Mundial. El drama del holocausto judío, la descripción de vidas fracturadas, el destino y la fuerza de la naturaleza humana son algunos temas que Primo Levi pone en evidencia en esta novela. Uno de los temas principales desarrollado a lo largo de la novela es la fuerza y determinación que el ser humano puede extraer aun en las situaciones más adversas.

El mes pasado había leído sobre este mismo tema pero de manos de otro autor. Es por supuesto algo fuerte de leer, porque no puede uno ni imaginarse realmente como han sido las condiciones inhumanas que tantas personas han tenido que sufrir en los campos de concentración. Creo que es importante igual tomar conciencia de que esta parte nefasta en la historia de la humanidad existió, para que nunca vuelva a darse. Es interesante su lectura.

 

La llave de la luz, de Nora Roberts.

Para ir cerrando el mes, tuve entre mis manos la “trilogía de las llaves”. Aquí nos encontramos con tres mujeres que son reunidas por el destino, en la búsqueda de unas llaves mágicas que al ser reunidas permitirán despertar de un hechizo a las “hermanas del Cristal”, tres semidiosas.

En este primer volumen es el turno de Malory de buscar su llave. Ella acaba de ser despedida injustamente de una galería de arte en donde adoraba trabajar. Ve su vida entrelazada con las de Dana y Zoe, quienes eran desconocidas hasta que las circunstancias las ponen en esta extraña búsqueda. En su camino se cruza Flynn, hermano de Dana, con el que pronto surgen sentimientos. Allí se ve obligada a encontrarse consigo misma, enfrentar sus temores y perseguir sus sueños.

Me gustó, tiene mucho de sobrenatural y fantasía, y una buena dosis de amor y romance.

 

La llave de la sabiduría, de Nora Roberts.

Esta es la segunda parte de la “trilogía de las llaves”.

Es el turno de Dana de encontrar su llave. Para eso debe conjugar su pasado, su presente y su futuro, algo que resulta bastante complicado y la hará pasar por diversas fases y no todas agradables.

Mientras tanto la amistad entre las tres mujeres se consolida, al mismo tiempo que se refuerza el grupo con los dos mejores amigos de Flynn: Jordan y Brad. Jordan ha tenido en el pasado una historia con Dana, así que la novela da vueltas sobre esta pareja, sus desencuentros y encuentros.

También me gustó, y me dieron ganas de leer la continuación.

 

Y ahora si, se terminó abril y sus lecturas.


miércoles, 11 de mayo de 2016

Algunas cotidianeidades

Ya vueltos del viaje hace casi un mes (el tiempo vuela) hemos vuelto a la ciudad, y a reencontrarnos con la ciudad, la familia, los amigos, la casa, el trabajo, y toda una serie de cotidianeidades.

Viajar es hermoso y si bien me encantaría poder seguir ahora de paseo recorriendo bonitas playas en lugar de estar en la oficina, lo cierto es que volver al lugar de uno también es agradable.

Cuando estábamos aterrizando de regreso el piloto dijo algo que a mí me emocionó. Palabras simples, pero que me gustaron y le dieron un cierre al viaje: “Para todos aquellos que tienen su hogar en Buenos Aires, bienvenidos a casa”.

Mi michi en una tarde de descanso en casa.
La ciudad nos recibió con lluvias y bastante frio. Por suerte las primeras han remitido y tenemos días frescos pero más despejados. El frío si se ha hecho sentir, por momentos parecía invierno en lugar del otoño que corresponde a esta época del año. Por eso nos vimos en necesidad de prender la estufa un poco antes. El primero en estar agradecido a ello fue el gatito, que se pasa grandes ratos pegados al aparato mágico de donde sale calor. Me causa mucha gracia verlo, creo que si pudiera meterse adentro también lo haría. Me llamó la atención que unos días antes de prenderla él se paraba enfrente y la miraba. Creo que recordaba que cuando hacía frio el año pasado de ahí salía un lindo calorcito, no se me ocurre otra explicación.

Contento con el calor de la estufa. Ayuda a paliar este "invierno" en la ciudad.
Los días pasados estuvimos con todos los festejos de cumpleaños de mi “ahora marido”. Nos juntamos con la familia el día del cumple, y luego el sábado con amigos en una reunión en casa que salió muy linda.

Fuimos en estos días al cine a ver “Mi gran boda griega 2”. A mí me encantó, aunque después leyendo algunas críticas en el diario la tildaban de poco novedosa, de una secuela sin pena ni gloria. Yo me reí en numerosas ocasiones y además me pareció tierna. ¿La vieron? ¿Qué les pareció?

Comencé la otra semana un curso de iluminación en estudio. Hace rato que tenía ganas de hacerlo, y finalmente me inscribí. Son pocas clases, veremos que tal resulta. Estoy con ganas de reencontrarme con la cámara. En cuanto a fotografía tengo también ahora un proyecto en vistas que es regalarle una sesión de fotos de maternidad a una amiga que está embarazada. Ya estuvimos planeando todo, conseguí algunos accesorios, estuve mirando fotos sobre el tema para inspirarme. En breve nos pondremos manos a la obra. Lo cierto es que estoy emocionada con el poder hacerlo para ella, y ojalá salgan fotos bonitas y que les queden como un gran recuerdo de esta etapa.

Sobre otros temas y porque este es un post popurrí, les cuento que ayer asistí a un taller de mantras que fue muy bonito. Hace rato que tenía ganas de participar en una experiencia así. Fue un poco de canto, pero también de reflexión, y en cierta forma fue movilizador. Cuando llegué a casa me puse a escuchar algunos y encontré de casualidad uno que en realidad es más una canción, pero que me gustó y por eso se los comparto.

Que terminen muy lindo el día.

martes, 10 de mayo de 2016

Ultimas fotos y relatos de la luna de miel

Con este post doy por terminado los relatos del viaje a Panamá que hicimos con motivo de la luna de miel. Me hubiera gustado quedarme más tiempo por allí recorriendo y disfrutando, pero en algún momento había que volver.

Me quedo igual con los recuerdos de todos los lindos momentos vividos, que han sido muchos.

En las entradas anteriores les he mostrado las diferentes playas que conocimos en la zona de Bocas del Toro, del lado del Caribe. Todas muy tranquilas y hermosas, cada una con lo suyo.
En la Isla Carenero

El vuelo que tomamos para irnos de esta zona y dirigirnos al lado del Pacífico salía a la tarde, así que dispusimos de un par de horas por la mañana para cruzar hasta Isla Carenero. Es un viajecito en lancha de entre cinco y diez minutos, realmente está muy cerca del pueblo. Las dos primeras fotos son de esa zona. También muy tranquila, pero esta vez una playa pequeña y rodeada de construcciones. Por allí hay varios hoteles y posadas.
Isla Carenero.

Les dejo también un par de fotos de los cangrejos que vimos en Playa Bluff. En esa entrada me olvidé en su momento de mostrarles a estos pequeños habitantes que nos miraban curiosos.

A uno de ellos lo considero un cangrejo romántico, ya que cuando le saqué las fotografías tenía enfrente una diminuta flor. ¿Verdad que es de lo más simpático?

Cangrejo romántico

Los últimos cuatro días del viaje los pasamos en Playa Blanca, del lado del Pacifico. Allí fue muy diferente porque nos hospedamos en un hotel inmenso con régimen All Inclusive. Tenía salida a la playa y varias piscinas. Por los alrededores no había mucho para ver o hacer, así que nos quedamos allí todos los días.

Hotel en Playa Blanca. Inmenso sitio, con regimen All Inclusive
Puesta del sol. Vista desde la habitación
Las comidas estaban todas incluidas y eran muy ricas (creo que un kilo que traje de más fue por este tema). A la noche había show para entretener. Les dejo unas fotos de la noche de danzas típicas panameñas. Allí se pueden apreciar los trajes tradicionales. Otros espectáculos fueron tipo musicales, y realmente de muy buen nivel.

Show de danzas tipicas
Vestimenta tradicional panameña
Los turistas aquí eran diferentes. En Bocas del Toro era más bien joven y un poco más hippie, aquí había más gente grande y familias. También todo muy internacional. Se escuchaban todo tipo de idiomas, aunque predominaban el francés (había muchos canadienses) y el inglés.
Gaviota en la playa. Lado del Pacifico

Era la primera vez que iba a un All Inclusive, y aunque estuvo bien la experiencia sigo prefiriendo el otro tipo de turismo, en el que se recorre más, y realmente se conocen los lugares. Aquí descansamos, tomamos sol, leímos mucho, y fue relax. Le faltó un poco de la aventura de los otros sitios que habíamos visitado antes.
Vista desde uno de los bares del hotel. Al fondo el mar.
Hotel en Playa Blanca. Puede verse el lugar de desayunador diario.

¿A ustedes les gusta el régimen All Inclusive? ¿Prefieren recorrer y conocer más?