miércoles, 18 de octubre de 2017

Comenzando a recorrer Paris (parte I)

 Sigo contándoles del bonito viaje que tuve la suerte de hacer por Europa. Como ya les anticipé, le toca el turno ahora a la bellísima ciudad de París.
Ya dije también que esta fue de mis preferidas. Realmente me impactó por lo linda, por sus monumentos asombrosos, por la grandeza que se ve por todos lados, lo bien cuidados que están sus parques, el romanticismo de los cafés con sus terrazas, los techitos con chimeneas como en las películas. En fin, una ciudad que enamora.
Salimos de Barcelona bien temprano. Cuatro de la mañana pasó a buscarnos un taxi para ir al aeropuerto, y mientras esperábamos para embarcar nos vimos el último capítulo de Game Of Thrones. Estaba recién estrenado y por suerte el wifi era bastante bueno como para bancarse su reproducción.

La entrada a Paris la hicimos por el Charles De Gaulle. No sé qué impresión les causó a ustedes si es que han estado por ahí, pero a mí me impactó ya el aeropuerto.  ¡Es enorme!

Por suerte en un mostrador de atención al cliente nos atendió una chica en español y pudimos hacerle unas cuantas consultas sobre cómo llegar al hotel. Mi nivel básico de francés no me sirvió para mucho, más que “Bonjour” y “merci” prácticamente  no me salía nada. ¡Estaba como bloqueada!
Con ella adquirimos también  el “Paris Museum Pass” (¡altamente recomendable! Lo super amortizamos en los cuatro días que estuvimos).

Luego de algunos percances pudimos tomarnos un bus que nos dejaba frente a la torre Eiffel. Nuestro hotel estaba a dos cuadras de ahí así que fue muy cómodo. Cuando el bus pasó frente al Arco del Triunfo mi expresión era de “uauuuuuu” total. Y así me fui asombrando ante cada cosa que veíamos. La verdad es que todo me parecía fantástico.
Sepan que de los cuatro días en Paris edité 850 fotos. ¡Una barbaridad! Quédense tranquilos que no les voy a mostrar todas, pero si quiero compartirles a lo largo de los relatos unas cuantas. Espero que les gusten tanto como a mí, y poder trasmitirles un poco de lo aquí vivido.

Aquí también aprovechamos todo lo que pudimos. Caminamos hasta caer rendidos pero felices. Fuimos a cuanto museo, iglesia o monumento pudimos. Probamos cosas ricas, nos encontramos con afectos (aquí vive desde hace unos años el primo de mi marido), y disfrutamos a pleno la ciudad.
En este primer post les muestro el comienzo del paseo. Era cerca del mediodía, habíamos dejado las valijas en el hotel, y nuestra primer parada fue ver la torre desde los Campos de Marte. ¡Qué alegría estar por ahí! Les juro que no podía creerlo. Felicidad absoluta.

 Pasamos frente al Trocadero, desde donde hay otras vistas maravillosas de la torre.

Trocadero


Bellisima la torre



Que romántica vista
 Seguimos por unas lindas callecitas. Adoré la arquitectura y las flores en los balcones.
Esas flores en los balcones! Que lindo! ♥



Que bonita la entrada de este hotel


 Hicimos una parada en el Arco del Triunfo. Con la “Paris Museum Pass” subimos sin ni hacer cola (nos sentíamos Gardel con ese cartoncito). La vista desde la terraza es maravillosa. Un placer realmente.
El Arco del Triunfo
¿Qué les parecen? ¿No son encantadoras estas callecitas?













En la próxima entrada continuamos con el paseo.

martes, 17 de octubre de 2017

La Sagrada Familia

  El post de hoy será más visual que otra cosa. Ya les aviso que habrá muchas fotografías.
La naturaleza siempre presente en las obras de Gaudí
Con él cierro los relatos de nuestro paso por Barcelona. Es sin duda una buena forma de despedirnos de la ciudad, ya que es una de las construcciones más emblemáticas y singulares que allí podemos encontrar.
Hay detalles por todos lados..
En la página oficial van a encontrar un montón de detalles sobre su historia y construcción: http://www.sagradafamilia.org/es/
Tanto para ver.
Así que para informarse con detalle sobre esta espectacular basílica los remito allí.
Yo les voy a dejar  algunas fotos de nuestra visita y algunos breves comentarios sobre nuestra experiencia personal.
Las gruas todavía trabajando. Se planea terminar en 2026.
Antes que nada, decirles que no se la pierdan si es que tienen la oportunidad de estar en la ciudad, porque es algo bastante único. Nos habían recomendado sacar las entradas con anticipación para asegurarnos un lugar. Seguimos el consejo y las sacamos un par de días antes por internet. Creo que fue una gran cosa ya que teníamos un horario asignado y nos organizamos como para estar ahí con tiempo. Tomamos una visita guiada, lo cual fue también un acierto porque fue muy interesante todo lo que el guía nos contó y mostró.
El lugar es imponente por sí mismo, pero ayuda tener a un experto mostrando todo, y saber así un poco más sobre su arquitecto, la idea que había tenido, como comenzó su construcción y como siguió luego de su muerte.
La parte externa es muy linda, llena de detalles. Pero lo que más me sorprendió fue su interior. Es realmente mágico estar ahí dentro. Las formas curiosas, la manera en que entra la luz a través de los vitrales, todo es digno de ver.
 




 Con la cámara disparando para todos lados, tratando de guardar un poquito de lo que estaba viendo. Les dejo unas cuantas fotos. ¿Qué les parecen? ¿Qué les trasmite este lugar? ¿Han ido?¿ Les gustó? ¿Qué les sorprendió más?




















La otra fachada.





A continuación nos trasladaremos con los relatos a la ciudad del amor: París.

Oh lala!