lunes, 26 de junio de 2017

Seguimos pintando..

 
Ya les conté de la pintura en la pared de la cocina, lo cual era una renovación más que necesaria y que se había venido postergando.

Pero ahí no nos quedamos. Con idea de darle un look nuevo a ese ambiente es que quisimos cambiar un poco el orden que allí había.

Deshacernos por un lado de una mesa que solo usábamos para apoyar algunas plantitas. Al mismo tiempo compramos dos muebles de pino que nos van a ayudar a organizar mejor algunas cosas, en especial elementos de limpieza. Este fin de semana comenzamos a pintarlos.

Primero les dimos una mano de una pintura que se aplica sobre la madera virgen como para que luego absorba más parejo el color final. Eso fue el sábado.

Y el domingo comenzamos a aplicarle el color. El elegido se llama “Mar caribeño” y es una especie de turquesa. En mi idea estaba que tiraran más al verde pero finalmente resultó ir hacia el otro color. Debo decir que me gusta. Ya con esa primera mano se los ve coloridos y alegres, que era un poco el efecto deseado. ¿Qué les parecen?

Les cuento una anécdota de nuestro día de ayer, protagonizada por nuestro gato. Resulta que él se mantenía muy cerquita nuestro observando mientras pintábamos. Hasta ahí todo muy gracioso, nos reíamos de la cara de curiosidad que ponía y como nos acompañaba. El tema es que de repente dio un salto y fue a parar sobre el más bajo de los muebles, cuya parte de arriba estaba recién pintada. Le dimos un grito y salió corriendo. Sus patas manchadas de pintura, claro. No es que fuera mucho, pero nos preocupaba que al intentar limpiarse chupara eso y le hiciera mal. Así que lo empezamos a perseguir para sacarle con aguarrás la pintura. El pobre estaba asustado y tras que no le gusta de por si que lo agarren estaba a los maullidos locos y se movía. Mi marido terminó con unos cuantos rasguños en el brazo. Luego de limpiarle con aguarrás le lavamos las patas con agua, ya que también teníamos miedo de que esto otro le hiciera mal. No fue tarea fácil meter al gato bajo el chorro de agua, seguía intentando zafarse desesperado. Luego si estuvo como una hora dedicándose a su limpieza con  la lengua. Lo estuvimos observando pero al parecer ninguna intoxicación, así que ya nos quedamos tranquilos.

Supongo que el próximo fin de semana podremos concluir la tarea de pintado, y ya les podré mostrar el resultado final, con todo acomodado.

Buena semana!


miércoles, 21 de junio de 2017

Bienvenido invierno

 
Hoy tantos blogs que leo están dándole la bienvenida al veranito en el hemisferio norte, que acá no queremos ser menos y vamos a saludar al Sr. Invierno como es debido.

Porque hoy también es su día, para los que estamos en esta parte austral del planeta ya nos está dando un poco de lo suyo con días de abrigos y bufandas.

Yo prefiero los climas más cálidos, eso es cierto. Pero cada estación tiene sus cosas buenas. Temporada de bebidas calientes, de disfrutar el dormir pegadito al otro, del calor de una estufa, del placer de tener unas cuantas mantas arriba y estar a gusto así durmiendo.

Los últimos días por acá muy bien, con reencuentros varios como les anticipé en mi último post. Pasamos un día del padre en familia compartiendo un rico almuerzo. Pude por fin volver a ver a mi hermano quien regresó de su viaje con varias anécdotas y unos cuantos kilos menos. Vimos amigos y fuimos al festejo del primer cumple del ahijadito de mi marido. ¡Que lindo lo pasamos!

Ayer un bonito feriado en conmemoración de la creación de nuestra bandera. Ideal para descansar y avanzar con un libro que me tiene super enganchada.

¿Cómo lo han pasado ustedes?



miércoles, 14 de junio de 2017

Junio de reencuentros

Este mes es de reencuentros. De volver a gente querida, y por lo tanto de mucha alegría.
El domingo tuvo lugar uno de ellos. Mi amiga Mari, a la cual ya he mencionado otras veces en el blog, vive desde hace tiempo en Barcelona y vino a pasar unos días de visita.
Había estado en el país en 2015. En ese momento escribí este post, en el cual les contaba la emoción del reencuentro luego de mucho tiempo sin verla. Incluía fotos de pequeñas ya que nos conocemos desde que apenas caminábamos.
Nuevamente tendremos por delante casi un mes para poder seguir juntándonos y compartir.
En esta ocasión la reunión fue en la casa de su hermana. Allí nos invitó a un asado, el cual compartimos con su familia. Ella vino con sus dos hijas, las cuales están preciosas y más crecidas.
Como se expande el corazón con estos momentos. Charlas, risas. Compartir algo rico, y hasta juegos, pasamos un día muy divertido.
Ya pusimos nueva fecha en la semana para juntarnos a tomar un café, esta vez las dos solas. ¡Que lindo!
El otro reencuentro será también dentro de poquito. Esta vez con mi hermano que está volviendo de pasar casi diez meses en EEUU por una beca. Su avión llega en estos días, así que podremos volver a vernos. También es un motivo de felicidad su llegada. El tiempo en que estuvo afuera pasó bastante rápido de todos modos.

Este domingo se festeja el día del padre, ocasión adecuada para juntarse con la familia, y pasar también momentos agradables en compañía de quienes uno quiere. Estos días prometen ser bastante ocupados pero también lindos.


martes, 13 de junio de 2017

Sábado por Tigre

La zona de Tigre es un sitio para ir cada tanto. No tan lejos de la capital, y fácilmente accesible mediante tren, invita a recorrerla. El sábado aprovechamos que el día estaba precioso y salimos temprano hacia allí con una amiga.
Entrada al paseo China Town Tigre
Es un paseo agradable, cerca del río, con áreas dedicadas a la gastronomía y coloridos negocios. Realmente un lugar que crece mucho y en cada ocasión  encuentro que tiene nuevas atracciones.
En esta oportunidad nos topamos con algo que para mí era nuevo aunque supe que ya tiene unos cuantos meses de inaugurado: ChinaTown Tigre.
Imponente complejo
Han construido un espacio que vendría a ser como un shopping oriental, ya que en su interior hay múltiples negocios. Se encuentra lo típico de esta cultura. Tanto en tiendas de chucherías y artículos varios como en la comida. Hay un sector especialmente dedicado a esto último. En el piso de arriba hay otras atracciones, pero estaba cerrado en el momento en que fuimos así que nos quedamos sin conocerlo.
Seguimos camino hacia el Puerto de Frutos. Allí realmente cada vez hay más negocios. Sobre todo de decoración, muebles y plantas. Mucha gente había recorriéndolo, aunque lo he visto más concurrido anteriormente.
Cerca del Puerto de frutos. Que apacible.
Para la hora del almuerzo encontramos un bonito restaurante con mesitas que daban al río. Nos sentamos en una en la que daba el solcito. ¡Que agradable estar allí! Sobre todo porque venimos con temperaturas bastante frías, así que la caricia de este sol otoñal era un placer.
Tenía ganas de un paseo así. Además de recorrer esta linda zona nos pusimos al día con mi amiga, charlamos un montón.
El sábado terminó con otra reunión de amigos a la noche, así que fue muy completo.

¿Les gusta la zona?

viernes, 9 de junio de 2017

Una cocina en proceso de ponerse mas linda

Hace poquito les conté que nos dedicamos a arreglar un poco la pared de la cocina que estaba bastante mal por la humedad, y a pintarla en su conjunto.
Estado anterior de la cocina. La pared medio saltada por humedad del vecino. 
Les traigo acá un poquito del proceso ya que algunas me habían pedido ver como quedaba.
Tender y tacho son poco esteticos, pero eran parte del conjunto.
Primera etapa de descascar con espátula. Algunas zonas más afectadas
Todavía creemos que nos falta una mano, ya que en la zona de los arreglos hay un poquito de diferencia en como absorbió la pintura.
Yeso en los lugares mas afectados
Enduido aplicado
De todos modos está mejor que antes creo yo. Aquí igual la foto del “después” fue sacada ni bien terminamos, por lo que al estar húmeda en ese momento se notaba más la diferencia.
El "después". Con supervisor gatuno en escena.
Lo que está quedando es la parte más decorativa del asunto. Decidimos sacar las láminas que teníamos y en su lugar pondremos un cuadro que pintó una amiga. Una bonita acuarela que tiene su base en una foto sacada por mi, y que recibí de manos de ella en un cumpleaños.
Faltaba secar, pero igual se ve que hay partes que necesitan una cuarta mano.
Además pensamos reemplazar  la mesita (la cual básicamente se usaba para tener ahí unas plantitas y apoyar cosas, nunca para comer) por dos muebles. Un escobero para ordenar el tema de los utensillos de limpieza y un mueble bajito con un par de estantes. Ya los encargamos, y la idea es pintarlos con algún color divertido.
Una vez que todo esto esté ahí si les mostraré el resultado final. Mientras tanto sigue siendo un proceso. Controlado estrictamente por el gatito como podrán mirar.
¿Les gusta el color que elegimos? Al final quedó más oscuro de lo que yo pensaba mirando la carta, pero es más o menos lo que tenía en mente originalmente.


miércoles, 7 de junio de 2017

Los libros de Mayo

 Durante mayo leí un montón. Creo que me motivó el que este mes encontré lecturas muy amenas e interesantes (cortando un poco la racha con la que venía), así que aproveché cuanto ratito libre tuve, en los viajes camino al trabajo, antes de dormirme, etc.
Algunos son libros cortitos, de esos que se terminan pronto. Uno inclusive me duró apenas la hora del almuerzo en la oficina, un día en que se dio que estaba sola y mientras probaba una tarta casera me entretenía entre sus páginas.
Aquí los libros del mes que pasó:

La guerra de Hart, de John Katzenbach.
En 2015 conocí a este escritor y leí siete de sus obras. Recién ahora vuelvo a sus historias con este libro que tenía cargado en el ebook hace ya rato pero que  iba posponiendo.
Se ha hecho una película basada en el mismo, en la cual hay actores de renombre como Bruce Willis y Colin Farrell. Yo la había visto hace muchos años pero poco me acordaba, y con el avance de las páginas me iban viniendo imágenes del film a la mente.
Nos cuenta como  William McNamara, un laureado coronel, es apresado por los alemanes y recluido en un campo de prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial.  Un asesinato le dará la ocasión de poner en marcha un arriesgado plan de escape, con la ayuda del joven teniente Tommy Hart. Es una novela en donde se lleva a cabo un juicio bastante particular dado el momento y lugar en que todos se encuentran.
Me pareció entretenida la historia, recomendable para pasar el rato.

La testigo, de Nora Roberts.
Cada tanto vuelvo a las obras de esta autora, que suele no defraudarme. También disfruté de este libro.
Aquí nos cuenta como una joven muy inteligente pero que siempre ha hecho lo que su madre quería decide desafiarla por primera vez.  Es en esa noche cuando en una discoteca conoce a Ilya Volkov, capo de la mafia rusa, y cuando su vida cambia por completo al presenciar el asesinato del primo de Ilya y de su amiga Julie.
Se convierte en uno de los objetivos de la mafia rusa y en testigo protegido por la policía.
Años después y con su nombre cambiado, ella vive sola en constante alerta. Conoce a un apuesto sheriff que con su amabilidad y ternura irá desarmando sus barreras y enamorándola. Tiene frente a su una importante decisión: seguir huyendo o enfrentarse de una vez a los Volkovs.

El ladrón de tiempo, de John Boyne.
Esta novela me gustó mucho. Me pareció interesante y entretenida.
Nos cuenta sobre la vida de Matthieu Zéla, quien posee una característica insólita: su cuerpo dejará de envejecer. Su historia comienza en 1758 cuando abandona París con su hermano menor y Dominique Sauvet, la única mujer a quien amará de verdad. Con relatos que nos van llevando atrás y adelante en su larga vida, lleva al lector por  la Revolución francesa hasta el Hollywood de los años veinte, de la Gran Exposición Universal de 1851 a la crisis del 29, y cuando el siglo XX llega a su fin.

El marciano, de Andy Weir.
Adoré este libro. Realmente me gustó muchísimo y se los recomiendo. Por la forma en que está escrito. Ameno y divertido. Yo lo encontré de casualidad, y fue un gran hallazgo.
Les dejo un resumen de internet sobre este gran libro:
“Seis días atrás el astronauta Mark Watney se convirtió en uno de los primeros hombres en caminar por la superficie de Marte. Ahora está seguro de que será el primer hombre en morir allí. La tripulación de la nave en que viajaba se ve obligada a evacuar el planeta a causa de una tormenta de polvo, dejando atrás a Mark tras darlo por muerto. Pero él está vivo, y atrapado a millones de kilómetros de cualquier ser humano, sin posibilidad de enviar señales a la Tierra. De todos modos, si lograra establecer conexión, moriría mucho antes de que el rescate llegara.
Sin embargo, Mark no se da por vencido; armado con su ingenio, sus habilidades y sus conocimientos sobre botánica, se enfrentará a obstáculos aparentemente insuperables.
Por suerte, el sentido del humor resultará ser su mayor fuente de fuerza. Obstinado en seguir con vida, incubará un plan absolutamente demencial para ponerse en contacto con la NASA.
Con un final sorprendente, El marciano es una novela brillantemente construida, un delirio ingenioso, con una mecánica del suspense que sorprenderá al lector una y otra vez y le hará perderse en el cosmos de la naturaleza humana y la lucha por la supervivencia.
Una experiencia literaria excepcional en gravedad cero.”

En el corazón del bosque, de John Boyne.
Este es el pequeño librito que leí durante la hora de almuerzo. Es un guiño al cuento de Pinocho, una fábula sobre la infancia y las decisiones que debemos tomar. Me gustó el mensaje, es un cuento sencillo como los que uno leía siendo chico.
Una mañana muy temprano el niño Noah Barleywater se escapa de casa. En ayunas y sin dinero, se adentra en el bosque y no se detiene hasta llegar a un pueblo donde se encuentra con la tienda de juguetes más especial que cabe imaginarse. Con hermosas marionetas de madera que se comportan como si estuvieran vivas, y con todo tipo de objetos inesperados.
Un amable anciano, que fabrica los juguetes, lo invita a comer e intenta averiguar el motivo de su huida, y ante el silencio del niño, le cuenta la historia de su vida. Noah, perplejo, escucha atentamente el relato, lleno de aventuras increíbles, de orgullo por las proezas logradas, pero sobre todo de remordimiento por las promesas no cumplidas.

El secreto de los assassini, de Mario Escobar.
La historia es interesante aunque por momentos me aburría un poco.
Se basa en la leyenda de una joya capaz de dar la vida eterna. Un secreto que estuvo protegido por la peligrosa secta de los Assassini. El arma que les ayudó a resistir a las fuerzas cruzadas y al ataque de Saladino.
Una misteriosa princesa árabe esconde en 1914 un secreto que puede cambiar la historia de la humanidad, pero tendrá que recorrer el desierto de Egipto, luchar a los pies de la Acrópolis y atravesar una Turquía en guerra para llegar al valle de los Asesinos.

Ciega a citas, de Carolina Aguirre.
Tengo entendido que esta historia comenzó en un blog, y que luego se hizo una telecomedia en la televisión argentina. ¡Es un libro muy gracioso! Se los recomiendo.
Nos habla de Lucía, que pasó los 30 años, está soltera, tiene un trabajo de periodista que no le gusta, sobrepeso y una hermana menor, Irina, que no sólo es perfecta sino que está a punto de casarse. Cuando anuncia la noticia, su madre  hace una apuesta con Irina.  Si Lucía no llega sola, gorda y vestida de negro al casamiento, ella paga toda la fiesta. La protagonista se entera, y ahí comienzan sus desventuras de 258 días para conseguir "un novio normal".

La casa del propósito especial, de John Boyne.
Otra novela que me gustó mucho de este autor, y que si bien es ficción tiene un poco de contexto histórico. Aquí un resumen de la web sobre este bonito libro:
“Mientras acompaña a su esposa Zoya, que agoniza en un hospital de Londres, Georgi Danilovich Yáchmenev rememora la vida que han compartido durante sesenta y cinco años, una vida marcada por un gran secreto que nunca ha salido a la luz. Los recuerdos se agolpan en una sucesión de imágenes imborrables, a partir de aquel lejano día en que Georgi abandonó su mísero pueblo natal para formar parte de la guardia personal de Alexis Romanov, el único hijo varón del zar Nicolás II. Así, la fastuosa vida en el Palacio de Invierno, las intimidades de la familia imperial, los hechos que precedieron a la revolución bolchevique y, finalmente, la reclusión y posterior ejecución de los Romanov se entremezclan con el durísimo exilio en París y Londres en una hermosa historia de un amor improbable, al mismo tiempo un apasionante relato histórico y una conmovedora tragedia íntima.”

La apuesta, de John Boyne.
Este también es un libro corto, el cual me gustó menos que los anteriores. Por momentos fue algo tedioso.
El pequeño Danny ve alterada su vida cuando un día su madre regresa a casa acompañada por dos policías.  Abrumada por la culpa, la señora Delaney se encierra en sí misma, y a Danny y su padre les tocará recomponer la unidad de la familia.

¿Leyeron alguno de estos libros? ¿Qué les parecieron? ¿Alguno les atrae?

martes, 6 de junio de 2017

Punta Carrasco - Montevideo

 En el post anterior les mostré un poquito de la costanera de Montevideo. Fotos tomadas en un viaje cortito que hicimos hace así un año pero del que mucho no había mostrado.
El hotel casino desde la rambla
El relato lo dejé con una foto del puerto, sitio desde donde salía el bus turístico de Buquebus. Este venía incluido con el pasaje de barco, y aunque estuvo bien porque nos permitió hacer una vuelta más larga por la ciudad, es un circuito algo limitado. Por su poca frecuencia y horarios solo nos iba a permitir descender en una de las paradas. Elegimos entonces bajarnos en Punta Carrasco.
Imponente edificio
Este es un barrio que está ubicado a 15 km del centro de Montevideo. Sobre el Rio de la Plata y el arroyo Carrasco.
Casino y hotel a todo lujo
Esta es la zona residencial más lujosa de la ciudad. Carrasco fue el primer caso en la historia uruguaya de planeamiento urbano y de diseño de todo un barrio encarado exclusivamente por la iniciativa privada.
Allí funcionan el hotel casino, hay unas bonitas avenidas llenas de negocios y parques. 
La rambla costanera es preciosa para caminar y tomar contacto con el rio.
Extensas y desiertas playas
Les dejo un vistazo de este bonito sitio, el cual pudimos disfrutar con tranquilidad a pesar de lo fresco que estaba.