miércoles, 29 de marzo de 2017

Que tengas un hermoso día

  Más o menos una vez por semana hago la carga de saldo en la tarjeta “Sube”, que es la que acá sirve para manejarse en el transporte público. Por lo general voy para eso a un kiosco que queda a algunas cuadras del trabajo. Me queda cómodo porque es muy cerca de la parada de colectivo donde desciendo, pero además de eso me gusta la amabilidad del señor que allí atiende.

No son muchas las palabras que cruzamos, pero siempre al devolverme la tarjeta con su saldo cargado me dice “que tengas un hermoso día”.  Y por supuesto yo le devuelvo un “usted también”. Simple, así de sencillo. Pero que bien que hace.

Hoy cuando fui me despidió con un “Vos siempre con una sonrisa. Que tengas un hermoso día”.  Y me fui contenta, porque el sonreír a los demás también es una forma de trasmitir buena onda al otro, de contagiar alegría.

Unas palabras amables, un pequeño gesto de cordialidad. Me quedé pensando en la diferencia que eso hace en uno y en los que lo rodean. A veces puede transformar una mañana, puede sacarnos un ratito de otros pensamientos.

Mi deseo entonces para ustedes que me están leyendo hoy:

¡Que tengan un hermoso día!
Y que puedan encararlo con una sonrisa.


martes, 28 de marzo de 2017

Descanso gatuno



Hace poco me pidieron que muestre alguna fotito del michi, que hace rato que no aparece por estos lados. Para satisfacer a sus fans es que acá les traigo algunas imágenes de su descanso gatuno. Digamos que en esto pasa el 98% de su tiempo, así que es representativa. Pueden verlo cómodamente instalado en la cama. Como esta es prácticamente para su uso personal (la idea era que estuviera disponible para huéspedes, aunque en la práctica solo tuvo ese uso en dos ocasiones) la colcha está llena de sus pelos. No es que no la limpiemos, pero para dejarla impoluta deberíamos gastarnos el sueldo en lavandería, ya que el gatito va dejando de sus pelos rubios por dónde camina, y sobre todo allí que es donde pasa tanto tiempo.

Sigue haciendo de sus travesuras, aunque como ya tiene cuatro años da muestras de su madurez y se porta un poco mejor.

Como anécdotas recientes puedo contarles una bastante fresquita de la noche de ayer. Resulta que yo me levanté para ir al baño y estando medio dormida y siendo de madrugada no prendí la luz del pasillo. Una sorpresa me llevé cuando pisé algo que me mojó el pie. El pequeño había vomitado justo en la puerta del baño, y yo no tuve mejor suerte que pisarlo. ¡Que asquete! Limpiando todo a esas horas. El gatito ni apareció en ese momento, seguramente estaba durmiendo cómodamente. Cosas que pasan. Igual es tan lindo que se le perdona todo.

 

lunes, 27 de marzo de 2017

Turisteando por la ciudad: Buenos Aires Design y Cementerio de la Recoleta


Como les contaba en el post anterior, el feriado del viernes fue aprovechado en paseos por la ciudad acompañando a un par de extranjeros que estaban de visita.
Terrazas del Buenos Aires Desing
Luego del recorrido por La Boca seguimos con un almuerzo por Recoleta y caminata por la zona.
Recorrimos un poco la zona de Plaza Francia. Es un lindo sitio, en donde se encuentra una feria, mucho verde, y desde donde se puede acceder al Centro Cultural Recoleta y también al Buenos Aires Design. Este shopping es especializado en decoración. Lo más lindo de este sitio son para mí sus bonitas terrazas. Desde allí se tiene una linda vista de la plaza, y además en uno de sus niveles hay varias opciones gastronómicas para disfrutar de comer algo al aire libre.
Paseando por las terrazas
Cerca de la zona hay varios sitios de interés. Unos cuantos parques, museos y centros de convenciones. También se encuentra allí el Cementerio de La Recoleta. Este puede ser visitado y se llena de turistas. Allí han encontrado su descanso eterno varias personalidades del país. Actualmente es más un sitio histórico que otra cosa, y es interesante por su parte arquitectónica.
Esculturas en el cementerio
Hay unas cuantas historias y leyendas. Hace algunos años he tenido la oportunidad de tomar una visita guiada en la que nos comentaban unas cuantas de ellas. Había sido muy interesante.
En esta ocasión fue más un vistazo rápido que hemos hecho por el lugar. No hemos dejado de visitar igual el mausoleo de la familia Duarte, donde se encuentra la sepultura de Evita. Esa es fácil de encontrar porque es la que siempre tiene a su alrededor unos cuantos turistas, y porque además siempre tiene flores frescas.
También hemos visto la del ex presidente Raúl Alfonsín, que es una de las más nuevas.
Algunos mausoleos tienen esculturas imponentes y dignas de ver.
Estuvo buena la experiencia de mostrarles un poquito de la ciudad  a nuestros invitados, poder recorrer un poco con ojos de turista.
Les dejo algunas fotos de esta salida.

¡Que tengan buena semana!


sábado, 25 de marzo de 2017

Turisteando por la ciudad: Caminito

Las fachadas llenas de colores

Muñecos de personajes, saludando desde el balcón
 Durante el feriado del viernes aprovechamos a pasear un poco por la ciudad como si fuéramos turistas.
Colores y más colores
 Estuvimos acompañando a dos compañeros de trabajo de mi marido que habían venido de otros países, por lo que estaban contentos de aprovechar a conocer un poquito de Buenos Aires.
 Se nos ocurrió ir para la zona de Caminito, que tan pintoresca es. Queda en el barrio de La Boca, y lo que predominan allí son los colores.
Son pocas cuadras para recorrer, pero las que valen la pena. Llenas de vida y música. Unos cuantos artistas mostrando su arte, ya sea cuadros o dibujos, como también sus danzas.
Muchas tiendas en donde comprar recuerdos, sitios para comer algo, y la posibilidad de recorrer los conventillos históricos.
En uno de los conventillos históricos
Lleve mi cámara y aproveché a sacar unas cuantas fotos, las cuales aquí les traigo para que ustedes disfruten. Espero que les gusten, y que tengan un día tan colorido como estas imágenes.

 
Recuerdos de la ciudad

Más recuerdos





El Riachuelo









jueves, 23 de marzo de 2017

Al mal tiempo buena cara


 
Hoy nos mandaron por mail el resultado de uno de los estudios que tuvo que hacerse mi marido para analizar la estructura del semen. Este fue  más específico que los espermogramas que se venía haciendo, concentrándose solamente en la parte estructural del mismo.

La verdad es que es muy desalentador todo este tema. Hace más de un año que está tomando medicación para mejorar los valores (la poca cantidad, poca movilidad, poco porcentaje de espermas vivos, nulo porcentaje de estructura normal). Cada estudio parece tener resultados peores que el anterior. Es triste, ya que no solo no mejoran sino que empeoran.

El de hoy no fue la excepción. Aquí un diagnóstico de esos que están llenos de palabras raras. No soy médica y cometo el error (siempre digo que no lo haré más, pero sigo cayendo en eso) de buscar los términos en google. No se para que lo hago. Imagínense cuando la consulta sobre las alteraciones de compactación de cromosomas (que tienen que ver con el ADN aparentemente) indican ahí que esto puede traer problemas aún de conseguirse un embarazo mediante in vitro, que puede ser causa de aborto, y que se yo cuantas cosas más. Si me imaginaron con ganas de llorar y sintiendo que me bajaba la presión mientras leí eso, están en lo cierto. A veces las cosas parecen  ir cuesta arriba.

Luego de ese momento intento serenarme. Estoy en la oficina y no es lugar para hacer una escena de llanto o estar con cara larga. Asi que respiro profundo, y me digo a mi misma como si fuera un mantra: “todo es perfecto como es”, “lo que tenga que ser será”, “si algo es para nosotros va a encontrar su camino”. Y aunque no lo crean me tranquiliza. Me hace sentir mejor, me da calma.

Preocuparme más no me lleva a nada. El médico será el que nos dará su interpretación del informe de hoy, nos encaminará un poco. Nosotros estamos haciendo lo que podemos, y eso está bien. Hay que tener fe y paciencia. Hay que agradecer lo que si hay. Hay que soltar, aceptar y fluir. Pienso en esos propósitos, que son los que quiero que rijan este año, y me siento mejor. El dolor existe pero el sufrir es opcional. Y yo no quiero elegir sufrimiento. Quiero alegría y esperanza.

Así que aquí estoy. Al mal tiempo buena cara dice el dicho. Y a pesar de las nubes así descubro mi arcoíris. Respiro y sigo. Se viene un fin de semana largo y encima parece va a estar cálido cual verano. Agradezco eso y disfruto lo que se da.



martes, 21 de marzo de 2017

Semana corta



Por acá esta semana disfrutaremos de terminarla con un feriado por estos pagos. Me encantan las semanas cortas, en donde el finde  se expande un poquito.

Se encara también todo más relajado. ¡Amo los feriados! Esperando entonces el del próximo viernes.

Estos días mientras tanto hemos hecho un poco de todo, en especial visitar algunos amigos y familia. También hubo tiempo para terminar de ver en Netflix una serie española que nos atrapó: “Bajo sospecha”. Ya se las había recomendado con  la primera  temporada que la vieran. Eran ocho capítulos que cerraban muy bien la historia. Esta segunda temporada es buenísima también. Es un caso diferente, por lo que en realidad poco tiene que ver con la anterior más que el que aparezcan un par de los personajes principales. Nos la vimos en un par de días, volvió a engancharnos mucho, y nuevamente se las recomiendo.

Estuve entretenida con la lectura. Estoy en medio de una novela muy apasionante en el marco de la segunda guerra mundial, con una historia de amor de esas casi imposibles ubicada en semejante contexto.

¿Cómo lo han pasado ustedes?

viernes, 17 de marzo de 2017

Feliz con mis fotolibros!

 
Creo que les conté hace poco que me había puesto a diseñar un fotolibro del día de mi casamiento. Usando photoshop y aprovechando varios tips sacados de este maravilloso curso, finalmente me decidí a hacerlo.

Me llevó bastante tiempo porque era el primero que hacía y además porque había muchas fotos para elegir. Ya solo de las que la fotógrafa oficial nos había pasado había más de 800. Si a eso le sumamos las que nos pasó mis suegros y unas que nos sacó un amigo que también se da maña con su cámara réflex, tenía por lo menos 1500 para elegir y seleccionar. Todas muy lindas, así que no era una tarea fácil.

Me habían recomendado un sitio para imprimirlo en donde si bien es más caro la calidad es excelente, cada hoja es bien durita ya que son de 260 gramos  (otros proveedores más baratos suelen usar de 170 gramos). Elegí un tamaño apaisado de 30 x 22 cm.

El proceso en si me encantó. Dar rienda suelta a la creatividad, armar con las fotos una historia, agregarle detalles lindos, etc.

La semana pasada ya estuvo listo y lo pasamos a retirar. Estoy más que feliz con el resultado. Lo miro y lo vuelvo a mirar, es un recuerdo fantástico de ese día. El resumen del casorio lo he compilado en 30 hojas preciosas. ¡Han quedado tan lindas! Incluye desde que lo anunciamos, los preparativos, el civil, y finalmente la fiesta.

Incentivada por esto es que diseñé otro con las fotos de la luna de miel. También lo mandé ya a imprimir, pero todavía no lo tengo en mis manos. ¡Ya quiero verlo listo!

Y esto creo que es un camino de ida pero sin vuelta. Es que una vez que se ha comenzado ¡quieres más!. Otro de mis proyectos es armar uno para el primer cumpleaños del ahijado de mi marido. Como a ese niño le saco fotos desde que nació tengo unas cuantas y de buena calidad, así que ya estuve adelantando bastante el libro. Lo que me faltaría es por este mes y el que viene, ya que si le saco fotos las quisiera incluir para tener su evolución. Y luego a imprimirlo y a darles un regalo a sus padres que seguro les va a encantar.

Por otro lado, me pareció una buena idea armar algo sobre otras vacaciones. Hace tanto que no imprimo fotos que todo está en formato digital. Así que entre mis futuros proyectos está el armar más recuerdos en papel. Claro que para eso debo primero editar fotos, me he dado cuenta que mi avance ha sido mucho en este tema asi que imagenes de un par de años atrás las veo tan sosas que quiero darles un toque para mejorarlas. Tiempo y más tiempo, eso sí. Sé que me llevará su buen trabajo. Pero vale la pena. Seguramente para estos pruebe entre otros proveedores más económicos. Ya les contaré.

¿Hicieron alguna vez un fotolibro?