miércoles, 22 de mayo de 2019

Seguimos recorriendo Madrid

 En el post anterior comencé a contarles sobre el primer día que pasamos en Madrid. El relato lo abandoné a eso de las 14hs cuando estábamos por almorzar algo. Retomo entonces desde ahí, ya que el día fue súper completo e hicimos mucho.
Nos dimos una vuelta por la zona del museo del Prado, el cual pensábamos ver ese día pero lo desestimamos por la cantidad de gente que había haciendo fila (lo terminamos visitando recién al día siguiente, estuvimos ahí para la apertura y aun así tuvimos que esperar un rato para entrar porque la cola era extensa). 
Frente al Museo del Prado


La lluvia se intensificó un poco más y decidimos entrar a ver una exposición dentro del Palacio de Cibeles como manera de cobijarnos. La muestra dejaba bastante que desear, pero el palacio es alucinante. ¡Qué edificio tan majestuoso!

Palacio de Cibeles
Una vez fuera de ahí nos topamos con la famosa Puerta de Alcalá.
Caminamos un poco por la Gran Vía, preciosa con sus edificios señoriales y lleno de tiendas. 



Caminando por la Gran Vía
La merienda la hicimos en la famosa tienda de La Mallorquina, en la Puerta del Sol. ¡Cuantas cosas ricas!



Nuestros pasos nos llevaron al barrio Malasaña, y luego nos dimos una vuelta por Plaza de España. Fue una suerte realmente haberla podido ver este día, ya que dos semanas después cuando regresamos a la zona nos la encontramos cerrada por refacciones.
En Plaza de España
En Plaza de España destaca el monumento a Miguel de Cervantes, homenajeando a sus célebres personajes: Don Quijote y Sancho Panza.

Plaza de España



Madrid nos deleita con lindos edificios y paisajes al caminar.


Para ese entonces mi marido quiso volver a la zona de la Catedral, y el motivo era tratar de encontrar una cuellera polar que había perdido al mediodía. ¿Se acuerdan que les conté que habíamos parado a tomar un té en un local frente a la Catedral? En ese momento  él se  había quitado la cuellera y se le había caído. Yo francamente pensaba que no había chances de que la encontrara varias horas después. Pero grande fue mi asombro cuando nos dijeron que ahí la tenían, que la habían encontrado y la habían guardado. ¡Que maravilla! Para celebrar el reencuentro nos quedamos allí a cenar unas tapas con cerveza.
Bien merecida la cerveza
Estábamos ya pagando cuando comenzamos a ver una procesión por el Viernes Santo, que estaba pasando justo enfrente al local y a la Catedral. La yapa fue entonces ver esto, tan tradicional para ese día. ¡Qué suerte!

Cerramos este intenso día con un vistazo al Templo de Debod. Se lo ve iluminado en la negrura de la noche. Para ese entonces ya el sol hacía rato había caído.
Templo de Debod
Llegamos al hotel agotados pero contentos. ¡Hora de descansar!

¿Qué les pareció el paseo de este primer día?
¿Conocen estos lugares? ¿Qué les gustó más?

lunes, 20 de mayo de 2019

Las primeras horas en Madrid

Comienzo con este post a contarles del viajecito a España. La primera ciudad a la que arribamos fue Madrid. Lo hicimos bien tempranito ya que el avión aterrizó poco antes de las seis de la mañana. Algo habíamos intentado dormir en el avión ya que sabíamos que nos esperaba un día de lo más largo.

Para salir del aeropuerto nos tomamos un tren que nos dejó en Atocha. Nuestro hotel estaba a unos 700 metros de ahí (¡eso fue muy cómodo!) así que fuimos caminando. Dejamos las valijas y nos fuimos a pasear. ¡A explorar la ciudad!

Un rico chocolate con churros
Lo primero que hicimos fue desayunar un rico chocolate con churros. El primero de los placeres gastronómicos que nos dimos, ya que a lo largo del viaje probamos varias cosas deliciosas.

En la Puerta del Sol
Ya contentos con la panza llena hicimos unas pocas cuadras hasta llegar a la Puerta del Sol. Como era viernes santo, hacía un frío bárbaro  y además era un horario temprano, la verdad es que no había mucha gente.
El oso y el madroño
Nos sacamos unas fotos con la escultura del oso y el madroño (confieso me la esperaba más grande) y con el cartelito del Km 0 (el cual descubrimos mirando a un grupo de chinos que estaba fotografiando el piso a lo loco).

En la Puerta del Sol

Km 0
Luego nos dirigimos a la Plaza Mayor, la cual tampoco estaba muy concurrida para ese momento. Ahí nos sumamos a uno de los Free Tour de Sandemans que salía a las 10 am. Ya en nuestro viaje anterior habíamos tomado algunos con esta empresa y nos habían gustado mucho. Este no fue la excepción, también nos pareció muy bueno.
En la Plaza Mayor

Recorrimos con este grupo la zona que se conoce como el “Madrid de los Austrias”, que se corresponde con el trazado medieval de la ciudad de la época de los monarcas de la casa de Austria. 
Aprendimos entonces un poco de la historia desde el reinado de Carlos I, el primero de los Austrias, hasta el de Carlos II, con quien se extinguió la rama española de esta dinastía. Nos contaron muchas anécdotas, y entendimos como fue cambiando la ciudad, la cual en esas épocas creció muchísimo al decidir llevar allí la capital. Pasó de ser una villa de mediana importancia a una gran urbe.

Saliendo de la Plaza Mayor atravesamos el Arco de los Cuchilleros y visitamos la Plaza de la Villa. Allí destaca la Torre de los Lujanes, del siglo XV.

Plaza de la Villa

Plaza de la Villa
La siguiente parada estuvo en la Catedral de la Almudena.
 Le dimos la vuelta y aprovechamos a hacer una pequeña parada en un bar de enfrente, en la que un té caliente vino muy bien para revivir los espíritus. ¡Que frío hacía ese día! Mis expectativas eran más primaverales pero parecía pleno invierno.

Catedral de la Almudena

Otra vista de la Catedral

Seguimos recorrido y nos encontramos frente al imponente Palacio Real.

Palacio Real
Para el momento de escuchar las explicaciones sobre el edificio y su construcción estaba cayendo una lluvia algo molesta. ¡Hora de abrir el paraguas!



La visita la terminamos en la Plaza de Oriente. Fue realmente muy instructiva e interesante.
Nos fuimos contentos a almorzar algo, para ese entonces teníamos bastante hambre.


(continuará)