lunes, 6 de julio de 2015

Reencuentro con una queridísima amiga


Ayer me reencontré con mi amiga Mariana después de casi ocho años de no verla. Llegó de visita al país hace un par de días, y se queda hasta fin de mes. Desde hace diez años que está viviendo en Barcelona, y se la extrañaba. Fue toda una emoción.

Con ella nos conocemos desde pequeñas. Éramos muy chiquitas, yo debía tener dos años y ella tres. Vivíamos en el mismo edificio, ella en el primer piso y yo en el doce. Como se imaginaran hay toda una vida de historias compartidas. Muchas anécdotas, muchos juegos, cantidad de charlas.

En un cumple. 1989

Cuando se fue para mí fue muy difícil. Apegada a mis afectos como soy me costó mucho saber que tendríamos un océano de por medio. Se fue persiguiendo un sueño, buscando una mejor calidad de vida. Allá se casó con su novio argentino, y formó su familia. Tiene dos bellas nenas, una de nueve y otra de cinco. A la más grande la conocí en su anterior visita. Era apenas una bebé, muy chiquita.

Pasó el tiempo y se le complicó venir a visitar, y yo nunca fui para allá tampoco. Por suerte con las tecnologías actuales es sencillo mantenerse en contacto, compartir aunque sea desde la distancia ciertas cosas. No es lo mismo que verse en persona, pero el vinculo se mantiene.

Este viaje lo planeó hace ya varios meses, así que fue una larga espera para ambas. Y por fin llegó el día en que pudimos concertar para vernos. Fue esperarla en una clásica esquina del barrio, aquella que es referencia obligada y  sirve para tantos encuentros entre la gente. No me importó el frío mientras aguardaba su llegada. Y allí llegó con sus hijas tomadas de la mano. Y allí nos abrazamos como si el tiempo no hubiera pasado.

Disfrazadas. Fines de los ´80..
Fuimos a tomar un café y a charlar un rato. Hermoso verla a ella y a sus pequeñas. Nos prometimos unos cuantos encuentros más para estos días, lo cual pone a mi corazón contento.

¡Bienvenida amiga del alma!

jueves, 2 de julio de 2015

Algunas fotos más del festival

Acá les traigo algunas fotos más de las que saqué el domingo en el festival cosplay.

La primera corresponde al momento en que las chicas Sailor Moon interpretaban su coreografía sobre el escenario. Eran bastantes y estaban muy compenetradas en lo que hacían.

La foto de esta chica me encanta, con su modelito retro. No se a que personaje buscaba imitar, pero me gustó como quedó este retrato.

En blanco y negro me decidí a editar la imagen de esta otra chica. Muy linda ella con su peluca voluptuosa y sus ojos misteriosos y algo tristes.

Las que le siguen son parte de una representación sobre el escenario. Era de una escena de la película “Guardianes de la Galaxia”. Esta si la he visto y debo decir que es muy divertida. A pesar de ser de super héroes es amena y graciosa. Si no la vieron se las recomiendo.

La performance que hicieron estos dos muchachos me pareció muy bien lograda, con efectos especiales de luces y sonido.

Interesante haber asistido a este evento.




martes, 30 de junio de 2015

Festival Cosplay

Coreografía de las chicas Sailor Moon


El domingo estaba lluvioso por Buenos Aires. De esos días en que no para de caer agua y no dan ganas de salir. Sin embargo decidimos hacerle un poco de frente a esa modorra y a las ganas de quedarse en la casa y salimos a dar una vuelta.

Nos habíamos enterado de un festival de cosplay que había por el centro y aunque a mi no me llamaba particularmente la atención acepté la propuesta de ir ya que era una oportunidad de sacar fotos. Tengo la cámara ahí algo abandonada, así que me pareció bien sacarla un poquito del letargo de los últimos tiempos.

En este tipo de eventos hay gente que va vestida con ropa normal de calle, pero también unos cuantos que se disfrazan. Los motivos elegidos son varios, desde personajes de videojuegos, de dibujos animados, de historietas. Algunos les ponen verdadera producción, con trajes de lo más cuidados.

Lo bueno es que quienes así se han producido aceptan encantados a que uno les saque fotos, así que he hecho unos cuantos retratos.

Al principio no estaba del todo convencida con los resultados ya que había poca luz y me costaba sacar en la función manual de la réflex. Por más que aumentara el ISO no era suficiente, y por momentos me decidía entonces por la función automática. Esto último siempre me frustra un poco, siento que no estoy aprovechando la cámara como debo. Trato de no hacerlo pero me quedaban muy oscuras sino. De todos modos y a pesar de ello han salido varias fotografías que considero interesantes. Con un poco de procesado en la compu me han gustado como han quedado. Les comparto algunas de ellas.
Pequeño Mario Bros

Cuando llegamos al festival había un grupo de chicas vestidas a lo Sailor Moon que estaban haciendo una coreografía sobre el escenario. Posteriormente un chico cantó varias canciones que aunque para mi eran desconocidas mi novio me confirmó que eran de videojuegos. Más tarde hubo representaciones sobre el escenario de batallas. Una de ellas me gustó bastante, tenían unos cuantos efectos de luces, sonidos, humo, etc.

Aunque nos fuimos antes, más tarde en el programa venía el desfile en donde los participantes competían por el mejor disfraz.
Inspirada en Frozen

Este al parecer es Kratos.
En el predio había unos cuantos puestos en donde se vendían historietas, series, muñecos de peluche o plásticos, y todo tipo de souvenirs relacionado con la temática. También stands de comidas, que nunca faltan en un encuentro donde hay mucha gente.
Kratos
Chica con guitarra

Personaje malvado
¿Fueron a algún evento así? ¿Qué les pareció?










lunes, 29 de junio de 2015

Los libros de Junio



Junio me agarró leyendo bastante, pero esta vez salí un poco de las novelas de detectives del último tiempo. Quise darle la oportunidad a alguna historia romántica y lo hice de la mano de Nora Roberts. Así fue que este mes leí lo siguiente:

 

Lágrimas de la luna,  de Nora Roberts.

Este libro transcurre en Irlanda y aunque yo no lo sabía cuándo lo empecé forma parte de una trilogía. Este es el segundo libro de la misma, pero puede leerse perfectamente sin haber pasado por el primero. La historia está en torno a los hermanos Gallagher, centrándose en uno de ellos, el del medio: Shawn. Es un soñador músico y cocinero en el pub familiar. Al ir avanzando las páginas vamos viendo cómo va naciendo el amor con su vecina y amiga de toda la vida: Brenna O’Toole. Es bastante entretenido y hay un trasfondo algo mágico que solo puede darse en estas míticas tierras irlandesas. Aquí las leyendas de hadas se podría decir que cobran vida ya que mitos y realidades se entrecruzan por momentos. Aunque esto no esperaba encontrarlo al principio terminó pareciéndome simpático, a la vez que me dieron ganas de conocer los bellos acantilados y paisajes que describen.

 

Corazón del mar, de Nora Roberts.

Para continuar con la historia de los Gallagher es que leí el tercero de la trilogía sobre Irlanda. Esta vez el centro de atención es la hermana menor, Darcy. Ella es joven y ambiciosa y su destino se cruza con el del apuesto y adinerado empresario que vino a construir su teatro en el pueblo. También van conociéndose y llevando adelante una relación,  que a pesar de sus idas y vueltas logra ser de un amor arrollador. Debo decir que aunque disfruté de continuar leyendo sobre este simpático pueblito y sus habitantes la historia no me atrapó demasiado, y cae en varios clichés de las novelas románticas que terminaron aburriéndome un poco.

 

Cincuenta sombras de Gregorio, de Rossella Calabró.

Este libro es pequeñito y lo leí en un par de viajes en colectivo. Fácil de leer y divertidísimo, me sacó muchas sonrisas. Gregorio es la antítesis del Grey de “50 sombras”. No es rico, ni misterioso, no regala coches ni toca el piano. Es nada menos que un hombre común, de esos que nos cruzamos a cada rato. Podría ser perfectamente nuestro compañero, marido o novio. Es imperfecto hasta decir basta, pero por otro lado sumamente real y no una fantasía literaria. Las comparaciones entre ambos especímenes son graciosas, así que se los recomiendo para pasar el rato.

 

El hombre equivocado, de John Katzenbach.

Volví acá un poco al misterio. Una estudiante de historia del arte tiene una relación de una noche con un desconocido que empieza a entrometerse en su vida. Al principio parece solo un admirador insistente pero luego demuestra ser un psicópata obsesionado con ella y que comienza a hacerle la vida imposible. Su familia también se ve afectada, convirtiéndose la situación en una auténtica pesadilla. Nada parece resultar para detenerlo.

Es atrapante y mantiene en vilo al lector. Como en sus otras obras, Katzenbach no decepciona.

 

Rosa Irlandesa, de Nora Roberts.

Nuevamente una historia romántica de esta autora, y con algo del toque irlandés. Se desarrolla de todos modos en Estados Unidos, ya que allí se dirige la joven Erin. Deseando conocer mundo y aprovechando la oferta de un amigo de su prima se dirige allí para llevar la contabilidad de su rancho. De a poco comienza un romance entre ambos, no exento de ciertas turbulencias. Tienen que ir venciendo desconfianzas y escollos varios para ir descubriendo el amor que cada uno siente hacia el otro. De nuevo unos cuantos clichés románticos por aquí.

 

Hasta aquí las lecturas del mes. Comencé un nuevo libro que si me está atrapando mucho, pero como voy por la mitad se los contaré mas adelante.

 

¿Qué anduvieron leyendo ustedes? ¿Los sorprendió junio con algún libro interesante?

 

jueves, 25 de junio de 2015

Dibujando


Los remedios van haciendo su efecto y voy sintiéndome mejor. Gracias por los buenos deseos de recuperación que me han hecho llegar.

La clase de ayer en el taller terminé un dibujo que había comenzado previamente. La imagen que use de modelo la saqué de internet, y es una mujer sosteniendo a un pequeño bebé con ambos brazos. Me gustó la postura, su simetría, y por cierto lo tierno de la foto.

Espero que les gusté, les comparto la obra.

miércoles, 24 de junio de 2015

Engripada

 
Ya les contaba que estaba sintiéndome más o menos, que los virus de la gripe me estaban rondando y estaba luchando por no caer. Pero fueron bastante fuertes parece, ya que tuve que pasar un par de días en reposo.

El sábado fue uno de ellos. Por suerte no tenía planes durante el día así que me dediqué a quedarme acostada. A la noche tuvimos que salir un rato porque era el cumple del hermano de mi novio. Fue una linda reunión, con varios amigos de él. Yo no conocía casi a nadie, pero igual fue un rato ameno.

El domingo en Argentina se festejó el día del padre, e hicimos un asado en casa. Vinieron nuestras respectivas familias y hubo unas cuantas cosas ricas. La dieta ha comenzado medio saboteada, pero espero ir recuperándome de esos excesos.

El lunes no podía faltar al trabajo porque tenía que terminar algunas cosas que me había pedido mi jefe para una reunión. A media tarde ya si pude escaparme y meterme nuevamente en cama. Para ese entonces mi congestión era bastante visible y me sentía francamente mal.

El martes si fue un día de recuperarme y quedarme bajo las mantas. Tenía la fiel compañía del gatito que durmió todo el tiempo al lado mío. Si es para descansos él sí que es un experto. Entre eso y los remedios hoy se puede decir que estoy mejor, aunque todavía falta para que esté curada del todo.

No podía igual volver a faltar ya que obligaciones laborales me lo impedían. Ahora me hago un ratito mientras espero una información que tiene que pasarme un compañero, y ahí seguiré entre planillas. Está todo bastante revuelto por la oficina, con urgencias varias. Al mismo tiempo está todo bastante descontrolado porque el crecimiento de la empresa no va acompañado del de su estructura.

Otro compañero me dijo una frase que me hizo reir (para no llorar): “Fijate que estos van a chocar el Titanic pero luego le van a echar la culpa a los violinistas”. Lamentablemente la veo bastante adecuada para explicar el caos reinante. Esperemos sortear los iceberg, y mientras tanto que siga la música.

Buen miércoles para todos.


viernes, 19 de junio de 2015

Esta semana..

Esta semana..
 
… Se vino el frio en serio a Buenos Aires. ¡A salir bien abrigados! No me alcanzan los sweaters, tapados y bufandas. Ya extraño el verano.
… Decidí comenzar a cuidar un poco la alimentación para bajar unos kilitos que se han ido instalando impunemente por ahí. Cuesta, pero de a poquito espero bajarlos.
 
… Tuve que faltar el miércoles a la clase de dibujo (que había recientemente retomado) por quedarme en la oficina trabajando. Ufa!
 
… Comencé con dolores de garganta. Ayer pasé una noche pésima porque me costaba dormirme y me levanté varias veces para tomar tecito con miel. Me hubiera gustado quedarme hoy en cama pero las obligaciones laborales lo impedían. ¡Por suerte es viernes!
 
… El gato no se mueve de al lado de la estufa. Si fuera por el michi creo que se mete adentro.
 
… Compré un celular nuevo y estoy contenta jugando con mi nuevo chiche.
 
… hablé con mi amiga que está viviendo en España. En diez días llega de visita, y estoy esperándolo con muchas ganas. Hace mucho que no la veo.
 
En fin, una de cal y otra de arena, como dice el dicho popular. Lo que bueno es que se viene el fin de semana y con eso la posibilidad de descansar un poco y encontrarse con gente querida. ¡Qué lo disfruten!