lunes, 18 de mayo de 2020

Siguiendo con el post anterior

Sigo con la temática del post anterior, en la que hablaba de un cierto aburrimiento que me está agarrando con la cuarentena. Creo que la mejor definición que estoy encontrando es que me ha agarrado una cierta apatía últimamente.

Esto en mi es bastante raro porque soy de hacer muchas cosas, de embarcarme en proyectos con entusiasmo. Pero supongo que el encierro y la situación de incertidumbre me están causando esas ganas de nada.
O sea, si me siento aburrida no es porque no encuentre cosas para hacer y ocupar mi tiempo. Pero me pasa que no estoy teniendo tantas ganas de hacerlas, o no las estoy disfrutando tanto.

Soy muy lectora y sigo leyendo, pero me cuesta engancharme con lo que leo. Y no es que sea porque justo encontré libros malos, sino porque aun teniendo el tiempo para dedicarme me da fiaca sentarme en casa a hacerlo. Voy de a ratos, luego dejo y me pongo con otra cosa, y así. Como una falta de concentración.

Veo películas y series. Pero tampoco es que me gusta pasármelo frente a la tele todo el día, ya estoy expuesta a suficientes pantallas.

Estoy escuchando música, y trato de poner canciones divertidas, de esas que me hacen bailar un poco, que me meten ritmo al caminar, aunque sea dentro del espacio reducido del living.

Limpio y ordeno la casa, aunque estas no son actividades a las que yo llamaría precisamente super disfrutables. Lo mismo con la cocina, que no es una de mis pasiones. Mi marido se entretiene más preparando cosas ricas, las cuales luego yo pruebo y disfruto.

Conseguí un curso de Photoshop online a precio razonable, y estuve un rato con eso, aunque es un poco básico hasta ahora.
Hace mucho no dibujo, me mamá ayer me incitaba a eso por teléfono. Pero me pasa que no me siento inspirada para agarrar lápiz y papel. La fotografía que tanto me gusta también está como en un impasse ahora que el único escenario es mi casa.

Pensé en que sería útil repasar algo de idiomas, los cuales siempre me gustaron y tengo algo oxidados por falta de práctica. Pero es lo mismo, una cosa es pensarlo y otra sentarme a hacerlo.


Así me encuentro, y francamente espero que se me pase pronto. ¡Que vuelvan las musas!

viernes, 15 de mayo de 2020

Un día muy igual al otro


Supongo que me está pasando como a casi todas las personas del planeta: la cuarentena me va cansando.

Llevamos en Argentina dos meses en nuestras casas y por supuesto que creo que es una medida apropiada para protegernos de la pandemia y hay que respetarla, pero no quita que tenga ganas de que termine de una vez por todas. Que se encuentre una vacuna, que haya tratamientos eficaces, que el maldito virus desaparezca y que la vida vuelva a la normalidad. O por lo menos a una cierta normalidad.
Hay muchas cosas que evidentemente no volverán a ser las mismas. El impacto lo veremos realmente con el tiempo, pero está claro que vendrán cambios aun cuando podamos volver a salir.

Mientras tanto los días son todos muy parecidos. Durante la semana laboral dedicada a eso, por suerte con jornadas más regulares y menos intensas. Y luego aprovechando a leer un poco, ver alguna película o serie, cocinar algo, hablar por teléfono con mis padres o alguna persona amiga, y no mucho más. Hay días en que siento que me aburro un poco.

Sé que podría ponerme a hacer alguna actividad más creativa, pero ni sacar muchas fotos puedo. Ya me cansé de fotografiar al gato durmiendo. Me está faltando motivación.

Extraño ver a la familia y amigos, poder salir a la calle, pasear, simplemente disfrutar del día al aire libre.

La llegada del frío tampoco ayuda. En el patio que tenemos en casa no da el sol, así que tampoco dan muchas ganas de estar afuera. Por suerte para este fin de semana se estima tiempo más lindo, podremos aprovecharlo un poco.

Aquí me encuentro entonces, un poco cansada de esta cuarentena, tratando de no caer en el desánimo porque evidentemente va para bastante tiempo.

¿Cómo lo van llevando ustedes? ¿Qué hacen para no aburrirse?

jueves, 7 de mayo de 2020

Me tocó tomar un transporte público después de tantos días de encierro


Hoy me tocó salir a la calle y tomar un transporte público, después de cincuenta días sin hacerlo.

En la empresa donde trabajo están haciendo campaña de vacunación antigripal, y la verdad es que aunque ir a recibir la dosis me implicaba una hora de ida y otra de vuelta me convenía porque es muy difícil encontrarla en otros lados. Ya había consultado sin éxito en farmacias y en algunos centros de vacunación. Es todos estaba agotada, sin disponibilidad.


Ayer me habían otorgado un turno para presentarme, así que estaba mentalmente preparándome para salir a la calle. Es raro todo esto, lo que hacíamos de forma habitual y cotidiana hoy genera cierta ansiedad. Allí me fui hoy temprano, con mi barbijo y abrigo porque han comenzado los primeros fríos.
Me encontré en la recepción un par de compañeros con los que charlamos un ratito de la situación, a una buena distancia social, claro. Llegó el turno del pinchazo, y luego a volver para casa.
Antes fui hasta mi escritorio a buscar un par de cositas. Que raro era ver toda la oficina vacía, es una situación de lo más extraña, y hasta triste.

Se veía algo de gente en la calle. Sobre todo haciendo compras en algún comercio de alimentos, o haciendo fila en bancos. Angustiante era ver la avenida comercial que suelo recorrer de punta a punta en el trayecto con tantos locales de persianas bajas.
Ya volveremos a una cierta normalidad, mientras tanto fue bueno regresar a la seguridad de casa. Tiempos locos que están tocando vivir.

miércoles, 6 de mayo de 2020

Si toca cumplir en cuarentena


El otro día anduvimos de cumpleaños en casa, le tocó a mi media naranja cumplir en cuarentena. Realmente algo diferente, con muchos saludos virtuales.
Recibió muchos mensajitos, e hicimos videollamadas con familiares y amigos, los cuales le cantaron a través de la pantalla. No es como estar presencial, pero el afecto igual llega.

Para celebrarlo pedimos un brunch en un lugar cerca de casa que hace unas cosas riquísimas. Por delivery nos trajeron unos sándwiches muy sabrosos, un scon dulce, un alfajor de almendras y hasta una porción de torta con la que pudo soplar las velitas.

En una de las pocas salidas que hice en el último tiempo aproveché a comprarle un perfume en una farmacia. Había ido a averiguar por la vacuna para la gripe (imposible de conseguir en estos días) y le compré el regalito.

Son tiempos raros, pero se hace lo que se puede.

¿Les ha tocado cumplir en cuarentena? ¿O festejarle a algún conocido? ¿Qué tal ha sido la experiencia?


martes, 28 de abril de 2020

Los libros de marzo


Sigo poniéndome al día con los post de las lecturas, esta vez con lo leído en el mes de marzo.

La última carta de amor, de Jojo Moyes.
El libro nos alterna entre la década del 60´y el 2003. En la primera tenemos la vida de Jennifer, quien despierta en un hospital sin recuerdos del accidente que la ha llevado allí, ni su marido ni su nombre. Una vez en su casa encuentra una carta escondida, y comienza a recordar al amante por el que estaba dispuesta a arriesgarlo todo.
Ya más adelante en el tiempo se trata de la historia de Ellie, quien es periodista y encuentra en los archivos del periódico una vieja carta en la que un hombre le pide a su amante que abandone a su marido. Así es como comienza una investigación del pasado, decidida a conocer la suerte de esa historia de amor.
Es una típica novela rosa, en la que las historias de ambas protagonistas tienen varios puntos en común. Para pasar el rato está bien.

Plata Quemada, de Ricardo Piglia.
Esta novela cuenta una historia real. Se trata de un caso de la crónica policial que tuvo como escenarios Buenos Aires y Montevideo en 1965. En septiembre de ese año una banda asalta un banco en San Fernando, provincia de Buenos Aires. En la huida, los maleantes deciden traicionar a sus socios y escapar con toda la plata. Hay una persecución implacable.
Me gustó el libro. A veces el lenguaje es bastante tumbero cuando tiene que ver con los delincuentes. Pero es interesante de leer y bastante corto.

La astronauta, de S. K. Vaughn.
Un libro de ciencia ficción que me atrapó bastante. Ambientada en el año 2067, en una nave espacial que viaja a la deriva por el espacio.
En su interior, la capitana May Knox se despierta de un coma y trata de ponerse en contacto con la Tierra. Parece ser la única superviviente de la desastrosa primera misión tripulada a Europa, una de las lunas de Júpiter, aunque no recuerda nada del accidente.
La única persona que puede ayudarla es su exmarido, Stephen, el científico de la NASA que encabezaba el proyecto hasta que ella le rompió el corazón. Aunque está a millones de kilómetros, solo la voz de Stephen, viajando a través de la oscuridad del espacio, le dará esperanzas de volver a casa.

¿Alguno de estos títulos les llama la atención? ¿Los leerían?

sábado, 25 de abril de 2020

Un año atrás


Mi celular me recordaba el otro día que hace un año estábamos de viaje por España.

¡Que tiempos aquellos! No solo porque fue un recorrido soñado, una alegría haber podido visitar tantos lugares bonitos, sino porque en épocas de cuarentena cualquier cosa que represente recorrer mundo parece mágica.

Me traía imágenes de Granada, ciudad que adoré. Así que me vi trasladada a su barrio de callecitas laberínticas, a sus construcciones árabes, al aroma de los naranjos. Por un ratito dejé volar mi imaginación y recorrí jardines llenos de flores y escuché el taconeo en un tablao.

Este año habíamos pensado tomarnos unos días de vacaciones en abril o mayo. Eso era antes de que una pandemia global nos obligara a encerrarnos. No había idea del destino, habíamos hablado de que fuera dentro del país por un tema de costos. Ahora ni pensar en ir ni a la esquina.

Es lo que hay, ya volverán los viajes y escapadas (¡eso espero!).

Mientras tanto queda el recuerdo de los lugares que hemos visitado alguna vez.

¿A qué sitio les gustaría trasladarse ahora?

viernes, 24 de abril de 2020

Los libros de febrero


Aprovecho este período de tranquilidad para ponerme al día con los post de mis lecturas.
Les traigo entonces lo que estuve leyendo en febrero, un tiempo en el que tenía los viajes al trabajo que eran aprovechados para avanzar con este tema, y en donde vivimos la escapada a la playa que también me permitió relajarme frente al mar disfrutando una buena historia.

Trampa mortal, de Lee Child.
Aquí nos trae nuevamente al personaje del ex militar Jack Reacher. Este se encuentra en Florida cuando un desconocido comienza a husmear a su alrededor, haciendo muchas preguntas. Cuando aparece muerto Jack sale a la búsqueda de respuestas, lo que lo lleva a Nueva York. Se vincula con una mujer que lo lleva a su pasado, y deben luchar contra un ser poderoso y sin escrúpulos.
Es una novela de suspenso que tiene sus momentos. Solo para pasar el rato.

La casa de la caridad, de Ulrike Schweikert.
Esta novela me gustó bastante. Está ambientada en Berlín, durante la epidemia de cólera de 1831. Dentro de un avanzado hospital tres mujeres combaten la enfermedad mientras luchan con sus propios asuntos personales.
Es interesante leer sobre como los médicos y enfermeras daban lo mejor de si para frenar la epidemia y lograr bienestar para los pacientes. En un momento en que muchas cosas de la salud eran desconocidas, como por ejemplo la importancia de lavarse las manos.
Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, ¿verdad?. Realmente que casi dos siglos después estemos recordando como este simple acto puede ayudarnos a mantenernos sanos da que pensar. También es para agradecer el que tengamos hoy tantos más conocimientos y herramientas para poder salir victoriosos contra los virus.

La viuda negra, de Daniel Silva.
Una novela de suspenso e intriga internacional. Habla de la lucha contra el terrorismo, y de cómo los servicios de inteligencia de varios países aúnan esfuerzos para acabar con el fanático que se hace llamar Saladino.
Con la ayuda de una enfermera que logra infiltrarse muy cerca del enemigo se llegará al corazón del ISIS, para desmantelar planes de guerra y destrucción.
Es interesante y bastante actual.

¿Han estado leyendo últimamente? ¿Qué títulos recomiendan?