jueves, 11 de febrero de 2016

La lagartija


El lunes volvíamos tarde de compartir un asado con amigos, sin saber que nos encontraríamos con una sorpresa al llegar a casa.

Ya al abrir la puerta notamos algo raro cuando vimos una verdadera invasión de hormigas por todo el living. Las mismas se dirigían a lo que a primera vista parecía ser los restos de un bicho. Pensamos que era una cucaracha primero, pero el camino de hormigas seguía hasta algo un poco mas grande que estaba junto a la pata de una silla. El que se dio cuenta de que se trataba fue mi novio.

¡Esto es la cabeza de una lagartija! – me dijo.

Y tenía razón, efectivamente lo era. Mirando con más detenimiento los otros restos nos dimos cuenta que habían pertenecido al mismo animal.

En conclusión, teníamos un reptil destripado esparcido por el living, y una colonia de hormigas comiéndoselo. Un asco total.

No es Ciro, aunque bien podría haber empezado así el tema..
El gatito bajó como si nada, y mientras empezábamos a limpiar todo eso se había el que distraídamente olía los restos. Queda clarísimo quien fue el culpable, ¿no?

No sabemos por donde entró la lagartija, pero la pobre terminó siendo presa de nuestro gato. Se lo debe haber pasado genial con su cacería. Primera vez que hace algo así (¡y ojalá que la última!). ¡Menudo regalito! ¿Las que tienen gatos recibieron atenciones de este tipo de parte de sus felinos?

Finalmente luego de barrer y pasar el trapo pudimos tener la casa en orden nuevamente.

domingo, 7 de febrero de 2016

Domingo de lluviosa tranquilidad

Afuera llueve mucho. Se largó una tormenta fuerte, que promete ser breve pero bien copiosa y me obligó a cerrar las ventanas para mantener seco el interior. La lluvia hace bien a mis plantas, que han soportado varios días seguidos de mucho calor sobre la ciudad.
Estoy sola en casa, mi novio se fue a un bar a ver el super bowl con un amigo, costumbre de todos los años.

El gato duerme sobre la cama, estira una pata un poco, abre un ojo y sigue como si nada en su feliz descanso.

Buen momento para hacerme unos mates y leer blogs amigos. También para escribir unas pocas líneas en este espacio.

Es fin de semana largo de carnaval por estos pagos. Se agradecen los días de descanso. Aunque no hicimos escapada esta vez es bueno poder remolonear hasta más tarde, saber que quedan un par de días más antes de volver a la oficina y a las responsabilidades.

Por ahora vienen muy tranquilos. Con tiempo para leer y ver películas. Muy casero a decir verdad. Hoy iba a ver a una amiga pero tuvo que cancelarme, y mi plan pasó a ser estar un rato conmigo misma y disfrutando la casa. No viene mal un poco de eso cada tanto.

Me agarró escuchando música. Les comparto lo que estoy oyendo mientras escribo. Una canción que no conocía y que aunque está en italiano y no sé que dice en su letra tiene mucha fuerza.

Que tengan un buen fin de semana. 

miércoles, 3 de febrero de 2016

Los libros de enero

 
Durante enero leí cuatro libros, todos de suspenso y acción. Una manera de empezar el año con lecturas ligeras y entretenidas, en las que no hubo que pensar mucho pero que han estado bien para pasar el rato.

 

La biblia de barro, de Julia Navarro
Me gusta esta escritora, que sabe mantenerme atenta a las páginas. En esta novela se cruzan una arqueóloga iraní nieta de un poderoso hombre con un oscuro pasado, cuatro ancianos con sed de venganza, traficantes de arte sin escrúpulos, dos asesinos a sueldo y un cura que escuchó una confesión que jamás debió oír. Todo gira en busca de unas tablillas antiguas que serían la prueba de que pasajes bíblicos como el de la creación y el diluvio universal databan de épocas más remotas.
Es interesante y mantiene la intriga hasta el último momento.
 

El eco negro, de Michael Conelly.
Al empezar a leer libros de este autor nos encontramos con la figura recurrente de Harry Bosch, un detective de la policía de Los Ángeles.
Este caso de homicidio lo devuelve a  su pasado en Vietnam. La víctima había servido en su misma unidad. Ambos eran ratas de túnel que combatían en la red de pasajes subterráneos del Viet Cong; ambos experimentaron el terror del eco negro: la reverberación en las tinieblas de su propio pánico. Ahora su antiguo compañero está muerto. Pero su rastro parece apuntar a un gran atraco bancario perpetrado a través de túneles de alcantarillado.
También me gustó y disfruté su lectura.

 
El fugitivo, de Stephen King.
Este libro me gustó mucho, hizo que no quisiera despegarme de sus páginas. Es una novela de ciencia ficción y que fue publicada en 1982. Está ambientada durante el año 2025, en que la economía Estados Unidos está en ruinas y la violencia en el mundo crece. El protagonista, Ben Richards, un hombre pobre y en paro necesita dinero para comprar medicina a su hija Cathy, gravemente enferma. Decide presentarse en la federación de concursos de la librevisión para concursar en alguno de sus juegos. Los peligrosos concursos dan premios y dinero por hacer sufrir a la gente, llegándoles a costar a veces la vida. Es seleccionado para El Fugitivo, un programa que intentará dar caza al concursante, quien será puesto en libertad con algo de dinero y debe escapar de los cazadores y de toda la sociedad. Cuanto más tiempo ande suelto, más le pagarán. Si no lo capturan en un mes, habrá ganado el concurso. De lo contrario, si lo capturan, lo matarán.
Una vez comenzado el programa empieza una huida peligrosa y llena de obstáculos.

 
Ciudad de huesos, de Michael Conelly.
Harry Bosch recibe la orden de acudir a visitar a un doctor. Éste insiste en que ha encontrado un hueso humano cuando paseaba con su perra por las colinas de Hollywood. Acompañado de un equipo de antropólogos forenses, Bosch descubre que el hueso pertenece al esqueleto de un niño de unos doce años que fue asesinado y enterrado en la zona tras haber sufrido numerosos maltratos físicos. El hecho, ocurrido casi tres décadas atrás, despierta no sólo la conmoción general, sino un inusitado interés dentro del propio equipo de investigadores.
También fue una buena lectura para amenizar mis idas y venidas al trabajo durante el mes.

¿Qué anduvieron leyendo ustedes?


viernes, 29 de enero de 2016

Album de recuerdos


En estos días nos encontramos recopilando fotos para confeccionar un video a efectos de pasarlo en el casamiento. Algo sencillo, de esos cronológicos en donde se muestran fotos de los novios cuando eran pequeños, de ellos ya mas grandes y en juntos como pareja, y con amigos y familia.
Esta soy yo de recien nacida

A mi siempre me gustaron, aunque se de gente que se aburre un poco con ellos. Para mi es algo bonito y emotivo, y decidimos que íbamos a preparar algo para nuestro día especial.

Aprendiendo a andar a caballo en el campo.
Va a ser corto, tampoco es que queremos que se haga muy larga la proyección.

La cuestión es que estuvimos seleccionando fotografías para incluir en el video. Las de los tiempos de la cámara digital fueron sencillas ya que era buscar en la computadora. Para las anteriores había que recolectarlas y escanearlas.
Bien chiquita

En mi última visita a la casa de mis padres me llevé algunos álbumes de épocas infantiles. Que lindos recuerdos, que bonito verse de chico, ¡todos estábamos tan jóvenes! Las fotos muestran el paso del tiempo no solo en nuestros rostros, ya que los colores se han ido virando a los marrones en muchas de ellas. Otras se mantienen mejor. Seleccioné algunas y una compañera de trabajo que tenía tiempo libre y ganas me ayudó a escanearlas.
Con cinco meses.

Junto a mi papá
El miercoles fuimos a la casa de los padres de mi futuro marido, y nos trajimos un puñado de fotografías de su infancia que siguieron el mismo destino.
Con mi hermano y una oveja

Me gustaba hacer filas de juguetes
Les dejo algunas de las mías de cuando era pequeña. ¿Verdad que son lindas?

¿Les gusta ver fotos viejas?


miércoles, 27 de enero de 2016

Post Nro. 800: hoy voy a agradecer


Este es nada menos que el post nro 800! Numerito redondo y que me da la idea de que llevo escrito bastante en más de cuatro años de blog.

De todo un poco lo compartido en todo este tiempo. Y como ya lo he dicho anteriormente, estén mundo blogger me da muchos momentos buenos y por los que agradecer. Además de ser una especie de bitácora de vida, un lugar donde expresarme,  me ha permitido conocer a gente muy linda, generar un ida y vuelta de lo más gratificante.

Esto es lo que escribía al momento de mi post Nro 100, y que sigue siendo válido ahora.

Hoy quiero entonces volver a agradecerles por estar del otro lado, por leerme y dejar sus comentarios, por compartir alegrías, por darme ánimos en otros momentos, por los consejos, por lo cotidiano.

Además y como siempre me pareció importante el ser agradecida, darme un ratito para darme cuenta de lo mucho que la vida me da cada día. Decir gracias a Dios por tener salud, por mi familia, por el hombre que camina junto a mí y con quien puedo tener proyectos, por tener trabajo, por mi michi que me llena de amor y me hace reir con sus locuras, por las amistades que siempre están, por los sueños que se cumplirán, por las experiencias y los aprendizajes. En definitiva, por estar viva.

 

martes, 26 de enero de 2016

La vida y sus vueltas

 
El otro día me junté a tomar un café con mi mamá. Fuimos a un barcito, y tuvimos una charla tranquila. Estuvo lindo ya que no solemos tomarnos muchos momentos así, para nosotras solas en un bonito sitio.

Le contaba un poco de los avances en los preparativos de la boda.

“No puedo creer que mi hija se esté casando ya” – Me decía.

Tengo 35 años así que tampoco es que la agarré muy de sorpresa, pero tal vez para los padres somos siempre pequeños.

Y así hablamos de como uno recorre diferentes caminos, escoge algunos, deja atrás otros. Reflexionamos en como la vida le va presentando situaciones tan diferentes a cada uno. Como algunos tienen fácil ciertos temas pero otros no, que todos tenemos cosas que enfrentar, temas sobre los que aprender. También muchas cosas para agradecer, de las que estar felices.

Me preguntó sobre algunas amigas mías a las que ella trató cuando éramos más chicas pero que al independizarme yo no tuvo mucho más contacto salvo por relatos míos. Un abanico de historias realmente, cada una tan diferente.

Y es que la vida ha presentado la verdad situaciones de lo más variadas a cada una. Hay de todo. La que se casó con el novio de toda la vida y tiene dos hijas y una familia hermosa. La que no tuvo tanta suerte y se separó cuando el hijo tenía apenas meses, con posteriores peleas con el padre del niño. Otra que ni siquiera llegó a convivir con el padre de su nena y tiene un juicio de por medio. La que nunca conseguía novio pero ya mas grande conoció a un chico super especial y formaron una bellísima familia. La que después de muchas relaciones se consolidó por fin con un hombre que le lleva 30 años y decidió no ser madre y está feliz con eso. La que parece una eterna adolescente y sus relaciones no pasan de un par de meses. La que estuvo casada por muchos años y quedó viuda. Las que siguen esperando que llegue el amor de su vida. Las que estudiaron en universidad y las que no. La que jamás terminó el secundario. Las que tienen trabajos con grandes sueldos. Las que apenas llegan a fin de mes. Las que se pasan largas horas en una oficina. Las que decidieron privilegiar tiempo personal y ganar menos. Las que se dedican a maternidad tiempo completo. Las que tienen hijos y las que no. Las que eso llegó fácilmente y las que no tanto. Las que siguen esperando por ese milagro. Las que viajan por el mundo y conocen lindos sitios. Las que no salen ni a la esquina porque la plata no da para ello. Las que tienen familia numerosa y las que no.

En fin, la vida con sus vueltas, con sus sorpresas, sus desafíos. Sea que sea lo que a uno le toque, vivirlo de la mejor manera posible, aprender de la experiencia y crecer.

Hoy ando así, reflexiva.

Que tengan buen martes.

viernes, 22 de enero de 2016

Los zapatos para el civil: amor a primera vista


Toda la semana estuve buscando los zapatos para el día del casamiento. Después del recorrido del sábado con mi amiga fui a otras zonas a mirar. Aproveché que no tuve compromisos y después del trabajo recorrí cada día unas cuantas tiendas en diferentes partes de la ciudad. La verdad es que era bastante decepcionante porque nada me gustaba. Aunque habíamos quedado en ir con mi amiga a continuar la búsqueda la próxima semana, se ve que yo estaba inquieta con esto y seguí buscando.

Aunque nada me convencía le iba mandando las fotos que sacaba con el celular de los modelos que me probaba que me parecían podía tener alguna posibilidad. Me reía con las respuestas de ella a cada foto:

“Esos son de vieja de geriátrico”

“Son horribles”

“No podes ponerte eso”

Y otros comentarios por el estilo, seguidos de ánimos de que íbamos a encontrar algo adecuado.

Mi tema en parte era el tamaño del taco. Como yo soy alta y mi novio tiene la misma estatura que yo, tenía que buscar algo en donde no lo pasara demasiado. Los que veía más elegantes y de fiesta eran todos altísimos, así que quedaban descartados inmediatamente.

Ayer aproveché mi horario de almuerzo en la oficina y fui a recorrer las zapaterías de la zona, guiada con un planito que había sacado de internet con la ubicación de los locales de este rubro.

A diez cuadras encontré una tienda en donde vi varios posibles, pero uno me llamó la atención. ¡Me los probé y me encantaron! Yo no soy de emocionarme con zapatos (de hecho ni bolilla le doy a este tema) pero estos me movieron algo. Con algo de taco pero no tan altos, eran una opción muy buena. No los compré en ese momento ya que por pago en efectivo había un importante descuento y yo no llevaba nada conmigo. Mientras comía algo rápido antes de volver al trabajo le mandé las fotos a mi amiga. Esta vez su respuesta fue:

“aprobadisimos” “Ni lo dudes, compratelos ya” “Son hermosos”.

Una vez en la oficina mis compañeras me instaban también a ir a comprarlos, que me los merecía, que tenía que estar divina ese día, etc.

Y aunque tenía organizado encontrarme con otra amiga a merendar, me hice una escapada rápida hasta la tienda y esta vez los compré. Con mi bolsita ahí si me fui contenta a compartir el café.

Me reía, porque le decía a las chicas “¿puede uno enamorarse de zapatos? Creo que me enamoré”. Me decían que es porque me voy a casar, y que efectivamente uno puede enamorarse de zapatos. ¿Ustedes que piensan?

A mi novio le gustaron también, y la verdad es que tampoco lo supero en estatura por demasiado. Así que feliz de que este tema ya está también. ¡Seguimos avanzando!

Como me pidieron que les vaya mostrando fotos, acá les dejo las que saqué con el celular. La calidad no es muy buena pero pueden verse igual. Son cremita y tienen un bonito detalle en dorado que va a combinar muy bien con el vestido.

¿Les gustan? ¿No son adorables?