jueves, 12 de octubre de 2017

Accidente doméstico (la culpa la tiene el gato)

El martes a la mañana sufrí un accidente doméstico y mi gato es el villano de la historia. Sí, mi adorado minino ha hecho de las suyas y ando insultándolo de lo lindo.

Les pongo en contexto: seis de la mañana y yo durmiendo plácidamente. Se escuchan en la cocina gritos de gatos amenazándose. Bajo las escaleras y veo a Ciro del lado de adentro y al gato de la esquina del otro lado del vidrio. Este gatito aparece cada dos por tres por el patio y Ciro lo ve y se vuelve loco.

Ventanal de por medio pero ahí había pelea, se golpeaban contra el vidrio y los gritos cada vez más fuertes. Empiezo a aplaudir y hacer gestos para que el intruso se aleje. En eso Ciro se da vuelta y cegado por la ira me ataca a mí. Yo estaba con un camisón así que mis piernas estaban sin ninguna protección. Y las uñas de gato son filosas. Sobre todo cuando van con tanta fuerza.

Ahí la que comenzó a gritar fui yo, la sangre saliendo para todos lados. Mi media naranja se hace presente en la escena, y medio dormido me acerca alcohol. Sin algodón ni gasas, menudo rescatista está hecho. Vuelve luego con los utensilios y comienzo a aplicarlos.
Mi pierna toda marcada, bien podría ir para una escena de película de terror.

Con curitas y gasas intento acostarme y recuperar la hora que me queda de sueño. De ahí al trabajo, un poco dolorida pero me la banqué. De noche me quité las gasas, las heridas se ven feas pero zafan. Nuevos insultos mentales al gato.

Ayer a la vuelta del trabajo vuelvo a mirar las heridas, y ahí veo una especie de moretón rojo y violeta en la pantorrilla. Grande, feo, duele mucho. Nos vamos corriendo a la guardia médica. El diagnóstico: una infección. Los arañazos y mordeduras de gato son complicados me dicen.  Me indican antibióticos por toda una semana. Me piden que me aplique la vacuna antitetánica por las dudas. Le siguen dos pinchazos en la cola para agregar al cuadro.

Así estoy, en la oficina porque no queda otra, tratando de no caminar mucho. Toda dolorida, con infección en la pierna, con unas cicatrices que espero que se vayan en algún momento.

El michi sabe que actuó mal. Me mira desde ese momento con cara de culpable, no se acerca mucho.

En fin, ya haremos las paces. Por lo pronto estoy medio enojada con él.

18 comentarios:

  1. uuuhhhhh!! yo te iba a decir justo de la antitetanica!! Si te la pusiste, esperas un mes y te pones una segunda dosis y te dura x 10 años!!

    Y bue.....cosas comunes cuando uno tiene animalitos, no?

    Besossss y mil gracias x mail de recien!!! Estoy chocha!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si.. no se está exento de sufrir algún arañazo, lo que pasa es que acá fue con toda su furia hacia el otro gato y me hizo pelota la pierna! Un bajón.. Ahora a esperar que el antibiótico haga efecto y que baje la infección, que se vayan cicatrizando las heridas, etc..
      Voy a aplicarme la segunda dosis en un mes (+ otra al año) así ya estoy protegida por diez años..
      Que disfrutes el libro! beso

      Eliminar
  2. Ya he leído que te has medicado con lo necesario para evitar problemas derivados. los animales, como las personas, son impredecibles. espero que te cures pronto y que hagáis las paces. Un abrazo Estrellita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.. Tengo que tener paciencia y dejar actuar al antibiotico. Se ve feo, pero hoy me duele un poquito menos. beso

      Eliminar
  3. Uy, Estrellita, que brete.

    Nunca me hubiera imaginado algo asi del bichito, seguramente, lo hizo por la misma ira si siempre ha sido bueno y, en especial, no habia hecho estas cosas ¿no?

    ¡Espero que te repongas prontito! Te aseguro que el debe se debe haber puesto solito en capilla...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se dio vuelta y me atacó, creo que bastante sin pensar, estaba con su mente puesta en el otro gato.. un bajón, me llevé unos cuantos arañazos.. y encima lo de la infección.. pero bueno, a tener paciencia, ya mejorará..
      beso

      Eliminar
  4. Ellos a veces son así y nos arañan sin motivo aparente. Lo hacen sin maldad pero es obvio que nos hacen enfadar con esas cosas. Jajajaja. Espero que te recuperes pronto y que no te deje marca... Yo ya tengo unas cuantas "heridas de guerra" de todos los gatos que he tenido. Besotes, guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, no creo que haya sido su intención, pero es bastante profundo lo que me lastimó. En fin, tomando antibióticos y esperando que se mejore pronto.. beso

      Eliminar
  5. Los gatos rubios son de cuidar. Ya te he contado mis experiencias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues si, parece que hay que cuidarse..
      Ahora con los antibioticos..

      Eliminar
  6. Ay nenaaaaaa!!! Te leía y sentía que me dolían las piernas! Que te mejores pronto, que se curen tus heridas! Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj.., gracias por la empatía.. bueno, ya mejorará, estoy con los antibioticos, asi que será cuestión de tiempo. Hoy duele un poco menos. beso

      Eliminar
  7. Yo con los gatos no puedo, me generan desconfianza, su mirada y sus movimientos que son impredecibles no me permiten estar tranquila ante ellos.
    Y sí, sus mordidas y rasguños son de lo peor, eso sin contar que son portadores de un parásito que puede causar estragos en las mujeres embarazadas y sus bebés formándoce en el vientre materno, desde que supe esto último no los pude soportar más.
    Cuídate y sigue al pie de la letra las indicaciones médicas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que vos hablas de la toxoplasmosis... En realidad eso es más un mito que otra cosa. Para contagiarse eso de un gato no solo tiene que estar infectado sino que practicamente se debería comer la caca del bicho. Hay muchas más chances de contagiarse eso por alimentos mal lavados o carne cruda. Es una creencia que todavía persiste en mucha gente..
      De todos modos lo que si es cierto es que las mordidas o arañazos de un gato son bastante proclives a generar infecciones.. Y eso fue lo que me pasó a mi, ya que la herida es bastante profunda. Confio en que con el antibiotico vaya mejorando. Ahora me duele un poco menos. igual ha sido un mal trago, tengo que tener paciencia..
      beso

      Eliminar
    2. Exacto la toxoplasmosis.
      Bueno, te lo comentaba desde mi experiencia como educadora diferencial, y los muchos casos que se presentan por contagio materno de toxoplasmosis, documentados por los médicos de los pacientes que se tratan en las instituciones y colegios donde acuden algunos chicos afectados por el tema
      igual puede ser una creencia popular, pero a nivel médico se ha estudiado, y si definitivamente el ambiente del animal, sus cuidados y otros aspectos pueden causar estragos.
      Ojalá ya estés mejor y tu minimo no vuelva a ser tentado por ese vecino que lo provoca tras el vidrio ;)

      Eliminar
    3. Se que es bastante grave contagiarse la enfermedad en esa etapa. Eso no se discute.
      Pero tengo entendido que es mucho mas frecuente contraerla por otras cosas, no tanto por los gatos. Igual no está de más tener todas las precauciones, sobre todo en lo que va de higiene.
      Ya estoy mejor por suerte. beso

      Eliminar
  8. Me imagino el daño que te ha tenido que hacer ): Menos mal que se muestra arrepentido, aunque no me extraña que sigas enfadada con él.

    ¡Mucho ánimo y espero que tengas una rápida recuperación! Un besazo :-**

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Si, ya estoy mejor. Pero fue un mal trago!

      Eliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!