martes, 28 de mayo de 2013

Sitios en donde viví (Parte 1)

Copiándome un poco de la iniciativa de “Plagiando a mi álter ego”, la idea es irles contando un poco de esos sitios en donde viví, y de los recuerdos que esos lugares me traen. He tenido 5 mudanzas en mi vida, todas dentro de la ciudad de Buenos Aires, pero dentro de distintos barrios. He estado en departamentos y en casas, de forma casi que alternada. El post de hoy trata sobre mis dos moradas iniciales, y abarca mis primeros 12 años de vida.

De mi primer residencia no tengo mucho que relatarles más que lo que se por medio de mis padres, porque yo era tan pequeña que no recuerdo nada de ese lugar. Estuve desde que nací hasta que tuve un añito en un departamento del barrio de Belgrano. Sé que estaba cerca de una plaza a donde solían llevarme, y que a la vuelta de este había una verdulería en la que una vez le cobraron tan caro un repollo a mi madre que les hizo la cruz y nunca más volvió (vaya que sería caro para que esta anécdota haya traspasado los años, lo gracioso es que siempre se acuerda lo indignada que estaba por haber pagado “un repollo de oro”). Según mi madre era un sitio pequeño, en donde mis progenitores pasaron el comienzo de su matrimonio. Para cuando yo llegué necesitaban un lugar más grande, y por eso ni bien pudieron hicieron la mudanza.

De este segundo departamento tengo muchísimos recuerdos, todos muy ligados a mi infancia. Era un edificio por Palermo, y nosotros vivíamos en el piso 12. La vista era linda (aunque daba a un pulmón de manzana si uno estiraba un poco la cabeza para el costado llegaba a ver los “Bosques de Palermo” y más allá el Rio de La Plata). Quedaba apenas a una cuadra del “zoológico de Buenos Aires”, sitio lindo de visitar y del que hablé en este post.

Comiendo algo (y manchando todo el piso en el intento) -  1981

Dia de reyes - enero 1983

Lavando mis piecitos en una bañadera de juguete - 1983 ¿no es gracioso?
 La cercanía a estos grandes parques y al zoológico fue algo que disfrutamos mucho en aquellos años infantiles. Íbamos seguido a ambos lados. En esa época era gratuito visitar el zoo, por lo que pasábamos a ver a los animales en forma diaria (de hecho, lo usábamos para acortar camino y llegar al colegio).

Abriendo regalitos - 1983
Una vecinita que vivía en el mismo edificio fue de mis primeras amigas, y de hecho es actualmente mi amistad más antigua. Si bien ella está viviendo ahora en España, seguimos en contacto y la sigo considerando mi amiga del alma. El recuerdo de este edificio está ligado estrechamente a esos años que compartimos con Mari, llenos de juegos y travesuras. Hace casi un año hice post dedicado a ella, y les conté sobre picardías varias que solíamos hacer de niñas. Se los conté aquí.
Recien salida de la ducha - 1983 - Notese lo retro del tocadiscos y la tele

También fue en este lugar que tuvimos nuestra primera mascota. Sé que dije que iba a hacer post (y nunca lo hice) sobre Sandy, ese primer gatito que fue tan especial y que nos acompañó tantos años. Cuenta pendiente ya que ese minino realmente se merece un post aparte.
Dormida en la alfombra

Volviendo un poco a este departamento, recuerdo sus pisos de madera clara, los amplios ventanales del living, y una cocina pequeña pero en la que entraba una mesa redonda que usábamos de comedor diario.

tren de juguetes (y ahi atras yo como una pasajera mas) - 1983
Para cuando estaba yo por cumplir los doce años nos mudamos nuevamente, esta vez a la casa en donde vivía mi abuela paterna. La decisión de ir ahí no fue fácil de tomar para mis padres. Implicaba perder bastante la independencia familiar, y la realidad es que no había muy buena relación con mi abuela. No era precisamente la imagen de ancianita querida que muchos tienen, sino más bien una mujer bastante mala y egoísta (lo más parecido a la bruja de los cuentos). Pero la realidad es que las cosas no estaban demasiado bien en el país (en uno de esos ciclos económicos que causan inseguridad en la población) y decidieron que era mejor reducir gastos y comodidades en post de tener cierta tranquilidad sobre el techo. Mis padres trabajaron siempre para el estado, y en esos años la estabilidad laboral no era muy buena ahí, y se asustaron ante una ola de despidos masivos en ese sector. Por suerte nunca les tocó a ellos ser parte de los afectados, pero en ese entonces no se sabía, y eso motivó que embaláramos nuestras cosas y nos dirigiéramos hacia el barrio de Colegiales, a convivir con la bruja (digo, con mi abuela..).


(Continuará..)

42 comentarios:

  1. Una iniciativa muy curiosa, ¡qué monada de niña eras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.. son fotos de mis primeros añitos..
      beso

      Eliminar
  2. Estela, estás lindísima durmiendo sobre tu alfombra.
    Saludos, buen día.

    ResponderEliminar
  3. Hermosa la crónica y hermosa vos!

    Todavía no salgo de la sorpresa de ver tu sillita!! Era así o hecha por manos artesanas adaptando un carrito? Nunca vi algo así!

    Por lo demás, me encantó lo que contás! (Y la silla también!!) :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja.. ni idea de como apareció esa silla.. es muy retro! para mi que era asi, lo que pasa es que estamos hablando de 30 años atras, las cosas se veian asi..
      Te fijaste el tocadiscos, la tele, etc de las otras fotos? denota mi edad, jajaj
      beso

      Eliminar
  4. que lindas fotos, te la pasabas en el piso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que si.. era mi especialidad arrastrarme por alli.
      beso

      Eliminar
  5. Cuanta mudanzas, yo he vivido siempre en la misma zona, mi casa cambio mucho pero el sitio era el mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que se ha mudado mas.. pero si, son igual unas cuantas..
      Las zonas han variado un poco pero siempre dentro de la misma ciudad..
      beso

      Eliminar
  6. Que lindas fotos!!! cuantas historias...
    Yo me mude un monton, y es algo que me gusta es como volver a empezar.
    Besos
    viviana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo que tiene de bueno es que te renovas, haces limpieza de cosas.. algunas mudanzas son mejores que otras, todo depende del motivo, del sitio adonde uno va, etc..
      beso

      Eliminar
  7. Qué bonito lo has contado y además, por capítulos!!
    Eras una niña guapísima!
    Qué curioso ver todos esos aparatos, que han quedado ahora tan antiguos, verdad?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que las fotos muestran algunas cosas muy retro (tocadiscos, televisor..). reflejo del paso del tiempo sin duda..
      Gracias por los halagos hacia la niñita que fui..
      beso

      Eliminar
  8. Yo, entre soltero y casado, ya voy por mi sexta vivienda pero casi con el doble de edad. Y no creo que vuelva a mudarme. El departamento me va bien para mis necesidades actuales y las que supongo futuras y el barrio está creciendo. Se está poniendo lindo.

    En casa de mis padres teníamos una lámpara idéntica a la que está al lado del tocadiscos en la foto de Recién salida de la ducha.

    Si no es compromiso, ¿por dónde viviste en Colegiales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te conté alguna vez por donde estaba en Colegiales.. (cerquita de la Rock & pop, te acordas?)
      Yo ni idea de lo que me deparará la vida, jeje.. Ahora estoy en una casa grande para mi sola, pero ya veremos que trae el futuro.. Por ahora ya cuento cinco mudanzas en mi haber, aunque la verdad es que la primera no tengo registro porque era muy pequeña..
      beso

      Eliminar
    2. jajaj.. si, yo te había contado ya..
      beso

      Eliminar
  9. Nos dejas con la intriga, eh?? Qué bonitos recuerdos cuentas del segundo piso :)

    ResponderEliminar
  10. Qué lindoooo post Estela!!! Hermosos los recuerdos de tu infancia y también las fotos que los acompañan. Me causó mucha gracia lo del repollo de oro! Me gustó mucho leer! Espero la continuación...! Besos y buena semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste el post.. si, es un relato con varios recuerdos, con fotos de otros tiempos..
      En breve la continuación..
      La anécdota del repollo de oro es mortal, siempre la cuenta mi mamá.. debe haber sido caro en serio! jajaj
      beso

      Eliminar
  11. qué lindo post!!
    el machimbre en las paredes me hizo viajar en el tiempo, y recordar una casa donde pasé la infancia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te traje lindos recuerdos infantiles..
      saludos! :-)

      Eliminar
  12. Que divinooooo! Me hiciste hacer un retroceso a mi tambien! Abri el baul de los recuerdos jajajajjaaj
    Lindo relato junto a las fotos!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja.. si, muy retro el post, no?
      Que bueno que te llevé lindos recuerdos..
      besito

      Eliminar
  13. eras divina de chiquita! y las fotos super divertidas! Yo solo conocí a una de mis abuelas, divina... pero se que no todas son ancianitas lindas :) espero no les haya hecho la vida imposible a tus padres! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien que te gustó el post..
      Y bueno, no era precisamente muy buena mi abuela.. por suerte mis padres compensaron siempre eso y son de oro.. ella les hizo por momentos la vida medio imposible, pero esas cosas mejor dejarlas en el pasado, no?
      beso

      Eliminar
  14. Qué chiquita más hermosa y tierna!
    De verdad que eras una niña hermosísima!
    Me encantó ese relato hacia atrás y la foto donde te estás lavando los piecitos en la bañera de juquete me mató!!!!
    Me hiciste acordar no de mi infancia sino de la de mis hijas.
    Un abracito estrecho para esa niñita que fuiste y que sigue viviendo en ti como tu Niña Interior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! si, son lindas fotos..
      beso

      Eliminar
  15. Ojo, que la iniciativa no fue mía, fue de Matt... Jajaja.

    Me encantan las fotos viejas. Yo casi no conservo ninguna y mola un montón ver las cosas que había antes en las casas. ¿Qué nos llamará la atención cuando veamos fotos de hoy en día dentro de veinte o treinta años?

    Me ha encantado tu relato. Espero el resto!!! Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo lo lei en tu blog asi que para mi fue tu iniciativa!
      Si, lindo ver lo retro de las fotos..
      beso

      Eliminar
  16. Estellllaaaaaaa jajjaja me ha encatnado verte de chiquitina¡¡¡ La foto del tren es toooootallll¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias linda!! Si, parece que de pequeña me encantaba hacer trenes con los juguetes.. hay varias fotos similares.. yo subi solo una de ellas.
      La realidad es que esas fotos hay que escanearlas y eso lleva tiempo, pero en algún momento me gustaría ir haciendolo porque son bonitos recuerdos..
      beso

      Eliminar
  17. Que lindo Estela y que chiquitita...dan ganas de apachurrarte a besitos en los pies cuando te los lavas, cuantos recuerdos, que bueno poder revivirlos no?. Yo no tengo mucho que contar de mudanzas, siempre viví en la misma casa desde que nací asta que me case y me vine a esta y espero no moverme de aquí ya que fue un gran esfuerzo ladrillo a ladrillo.
    Espero la segunda parte besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya la segunda parte salió!! Y tengo escrita la tercera (programada para mañana!).
      Si, muy lindos recuerdos..
      Bien por ese esfuerzo que hoy te trae tantas satisfacciones..
      beso

      Eliminar
  18. Mori con la onda retro de las fotos!

    ResponderEliminar
  19. Me gustó mucho el post!! Me gustó porque recuerdas todo lo vivido hasta los 12, yo no puedo hacerlo tan bien, será que mi cerebro bloqueó ciertas negatividades...

    que bonitas fotos, me encanta el piso de madera!

    Ahorita voy a leer de cuando se fueron con la bruja pa' delante, digo, la abuela (mi abuela materna también es una bruja).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja.. si, no todas las abuelitas son simpaticas y adorables.. hay algunas que mejor perderlas que encontrarlas.. y la mia siempre se caracterizó por ser un poco bruja..
      Que disfrutes el resto de la historia..
      beso

      Eliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!