miércoles, 13 de junio de 2012

Mi amiga Mari


Ya les contaba ayer de algunas travesuras infantiles que hacíamos con mi amiga Mari. Hoy entonces el post se lo voy a dedicar a ella, contándoles de mi amistad más antigua.

 Vivíamos en el mismo edificio, ella en el primer piso (el que tenía un gran patio, el cual incluía una pileta que nos hemos cansado de usar) y yo en el doce. Con mi familia nos mudamos ahí cuando yo tenía poco más de un año, y se ve que al poco tiempo nuestras respectivas madres se hicieron amigas, y por lo pronto fomentaron nuestra amistad. Para cuando yo la conocí tenía unos dos años, y ella apenas uno más.

 Siempre fuimos muy compinches, aunque nuestros caracteres eran bien diferentes en esos años. Mari siempre muy traviesa (el pequeño demonio pelirrojo) y yo más tímida. Para darles un ejemplo, solíamos jugar por la casa a las corridas, y ella en algún momento siempre se escondía y terminaba saliendo cuando yo menos lo esperaba a un grito de “Buuuu!” que me hacía saltar. Se la pasaba asustándome y yo cayendo en eso. Igual por alguna extraña razón no me enojaba (o tal vez en el momento si, y ahora no lo recuerdo).


Otra muestra de sus travesuras tiene que ver con una especie de cantero que estaba muy alto en su patio. Era el techo de las cocheras del edificio. El tema es que para llegar ahí había que hacerlo por una escalera. Nosotras frecuentemente subíamos a jugar allí, y más de una vez ella repetía la misma broma: bajaba rápido y se llevaba la escalera, por lo que me dejaba ahí arriba sin poder bajar. Y yo caía repetidas veces en estas trampitas (¿no tendría muchas luces de pequeña? Vaya a saber).

 Al parecer me hacía las mil y una. Pero así como me jugaba esas bromas también compartíamos incontables juegos.

Ya les contaba por ejemplo de su pileta. En esa época estaba de moda un programa llamado “Jugate conmigo” (seguramente muchas de las que son argentinas se acuerdan) en el que había una serie de postas y juegos. Con ella habíamos creado nuestro propio programa al estilo de este (nos turnábamos para ser participante y conductora). Por todo el patio diseñábamos postas a cumplir, e íbamos relatando todo. ¿Qué usábamos de micrófono? Ni me acuerdo, no importaba.

También habíamos creado nuestra propia empresa (por años tuvimos la idea de hacer un sellito con el logo pero nunca lo hicimos), por lo que jugábamos a la oficina, etc.

Otro juego frecuente era hacer de espías. Ella tenía una hamaca de estas en las que caben dos personas, y solía ser nuestra cabina secreta donde nos enterábamos de las misiones a cumplir. Una especie de “cono del silencio”, a lo Agente 86. ¡Cuánta imaginación!

Luego los tradicionales juegos, las escondidas, la mancha, etc. En su casa o en la mía, siempre encontrábamos donde divertirnos.

Yo me mudé a los doce años, y ella al poco tiempo se fue a vivir con su papá a otro barrio. No nos vimos tan seguido durante nuestra adolescencia, pero luego volvimos a reencontrarnos y ser tan compinches como antes.



Hemos pasado un montón de cosas juntas. Cuando a principios del 2004 me dijo que se iba a vivir a España me puse a llorar. Soy muy apegada a mis afectos, y me costó mucho hacerme a la idea de que se iba, que estaríamos a un océano de distancia. Entiendo su decisión, acá en Argentina ella no estaba muy bien, quería probar como le iba allá, etc. Así que ese año se fue para allá, seguida de su novio, con quien se casaron en Barcelona, y con quien formó una preciosa familia. Tiene dos nenas, de siete y tres años. A la más grande la llegué a conocer en su última visita al país. Pero hace rato que no viene, así que a la más pequeñita solo por fotos.

 Por suerte hoy en día las tecnologías nos permiten estar más conectados. Hay por ahí un mail, un Facebook, un hablar por teléfono o por Skype. Estamos al tanto de la vida de la otra, seguimos en contacto.

La verdad es que la extraño un montón. Hay tantas cosas que me gustaría compartir con ella de otra forma, tenerla cerca, compartir horas de mates y charlas.

 Sé que por ahora la distancia física existe, pero no la del alma. Aunque quisiera tenerla más cerca, sé que ella se fue buscando un mejor destino en el viejo continente. Por muchos años así ha sido, las condiciones que encontró allá fueron favorables. Ahora no lo son tanto, pero si bien me dice que está tentada de volverse no ha llegado a tomar la decisión. Es que ahora allí la crisis se anda sintiendo (bueno, acá no podemos decir que no exista tampoco) y hace unos meses que ha quedado sin trabajo. Por ahora tiene el paro, que hasta un año más la cubre, y su marido sigue trabajando. Así que andan pensando que hacer. Si les soy sincera, a mí me encantaría que se volvieran. Pero sé que es algo egoísta de mi parte. En realidad quiero que les vaya bien, y si han elegido ese país pues que sea allá. O no, mejor que sea acá. Realmente me encantaría volverla a tener cerca.

 Por ahora me decía que estaban considerando venir en septiembre de vacaciones, porque hace rato que no vienen y extrañan. ¡Ojalá! Quiero por lo menos unos días poder darle un abrazo, por todos lo que estos años han sido solo virtuales.

Hay mucho más para contar de Mari, pero ya este post es muy largo y no quiero aburrirlos. Les dejo unas fotitos en las que estamos con ella y mi hermano en el “Club de amigos”, que era un lugar donde algunos años fuimos a pasar la Colonia de verano.

36 comentarios:

  1. Ýo no tengo amigas de la infancia, será por eso que estas historias me gustan tanto?
    Ojalá que puedas ver a tu amiga pronto, y que, sea cual sea, ella tome la decisión que la haga más feliz!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De mi infancia ella es la que me ha quedado.
      Tenía una con la que habiamos compartido la primaria, hasta el año pasado re amigas, pero despues como que chifló y se apartó.. ya contaré esta historia también, pero esta es mas triste porque es la de una amistad perdida.
      Beso

      Eliminar
  2. Ojalita el encuentro se de bien pronto! y todo vaya bien en la vida de las dos!Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si! Ya estoy esperando que por lo menos venga de vacaciones unos dias! Y si decidiera venirse a vivir aqui mejor, pero por lo menos unos dias me contento con verla.
      Beso

      Eliminar
  3. Qué lindos recuerdos. Es verdad que hoy la tecnología ayuda a acortar las distancias pero no es lo mismo.
    Hermosas las fotos, y yo también miraba Jugate Conmigo con mis hijos y sobrinos :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un clásico Jugate Conmigo.. Fui en tres ocasiones a ver como se grababa el programa. Tenía las manoplas de colores, las guardé varios años hasta que después tiré todo. Otras épocas..
      beso

      Eliminar
  4. Linda historia, Estela. Yo, el amigo "más viejo" que tengo es de cuando tenía diez años y es un compañero de primaria. De los amigos del barrio, esos con los que jugaba a la pelota en la calle (y eso que vivía en una avenida; eran otros tiempos) nunca supe nada más, a pesar de que viví ahí hasta los 31 años y seguí yendo hasta los 55, cuando mi mamá se mudó. Conservo amigos de la secundaria y de la facultad, pero, obviamente, no hay esas travesuras bien pícaras de cuando uno es chico y tiene otra visión de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a veces se pierden esas amistades.. Con las nuevas tecnologias a veces se pueden generar reencuentros.. aunque a veces no tiene mucho sentido, no? Por algo se han perdido.
      Yo me reencontré sin embargo con una amiga de mis primeros años de primaria (hasta 3º grado habia cursado en una escuela, luego me cambié) y nos vemos seguido en la actualidad.
      Son bonitas las travesuras de la infancia.
      Beso

      Eliminar
  5. ah pero es imposible cuando una kiere mucho a alguien no ponerse en egoísta en esos casos....por más que siempre desees lo mejor una kiere que lo mejor sea cerquita jaja

    Besot enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tal cual!!! Quiero que le vaya genial, pero me encantaría que fuera por estos pagos.. que se yo.. la extraño!!!
      Beso

      Eliminar
  6. Que linda Historia! esas amistades de la infancia que duran con el tiempo!!! ♥
    Me hiciste acordar a mis amigos de la infancia.
    un beso
    grande
    ayez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, hay amistades que son para siempre.. y nos llenan tanto!!
      beso

      Eliminar
  7. Ay Estela, es que las cosas aquí están muy jodías hija. Mi marido que trabaja en una ingeniería dice que la gente está dandose de tortas para irse fuera a trabajar y así dejar pasar este temporal. Está todo fatal chica, una pena. Y espero que en septiembre pueda pasarse unos días para que puedas darla un achuchón muy grande. Como molan las fotos de cuando eramos pequeños, verdad??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las fotos de esas épocas! Me traen muchos recuerdos, me llenan de ternura..
      Y si, aca las noticias que nos llegan de España son todas de ese tipo. Es que aca no se está tanto mejor (aunque francamente hoy en dia creo que en algunos aspectos si). Ojalá igual que se solucione la situación (en ambos lados) porque esto de la continua crisis no está bueno.
      Beso

      Eliminar
  8. Que lindo lo que leo Estela. Un bello relato dedicado a la amistad.
    Unos recuerdos magníficos que llena el corazón de pura ternura.
    Sobre esas amistades entrañables, da gusto leer acerca ellas.
    Un post lleno de nostalgia y buenos deseos.
    Beso y un saludo para Mari

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Pues si, es de esas amistades que valen oro!!
      Beso

      Eliminar
  9. Ay la infancia con sus alegrías y sus penas!
    Ay las amigas del alma!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lindos recuerdos los de los juegos infantiles, no? Y mas cuando la amistad perdura con los años como en este caso..
      Beso

      Eliminar
  10. Qué suerte de tener una amiga y en el edificio! Y que bueno que aún de adultas se sigan entendiendo y eligiendo. Me pasa con algunas amigas de muchos años, y con otras queda el afecto pero no tanto la empatía. Hermosos recuerdos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, estabamos muy cerquita, asi que nos la pasabamos jugando juntas, en su casa o en la mia. La de ella tenia el patio y la pileta, asi que en ese sentido era interesante..
      Beso

      Eliminar
  11. ¡Qué linda tu amistad con Mari, Estela! Es una hermosa prueba esto, porque más allá de todo, los vínculos estrechados con los otros son difíciles de romper si están basados en algo tan lindo como lo de ustedes. :)
    Ojalá que pronto puedan verse y que ella tome la decisión correcta.


    Beso grande. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá nos podamos ver prontito!! Ya estoy esperando a que ella regrese..
      En cuanto a su decisión de volver o no, supongo dependerá de las posibilidades que encuentre en España. Por ahora estaba dificil, pero tiene el tema del paro que le cubre unos dos años, tal vez consigue algo antes.. habrá que esperar..

      Eliminar
  12. EStela, que lindo post, que lindo que es la amistad asi... por el trabajo de mi papa siempre viajaba y cambiaba de lugar y me tuve que despedir d emuchos amigos...a algunos los veo aun hoy... pero uno sufre con las despedidas... lo bueno son esos recuerdos y la sensacion que nunca se borraran, aun con un oceano de distancia... mi mejor amiga tambien se fue a españa.. asi que agradezco a internet el poder estar de algun modo conectadas.. un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tecnologia ayuda mucho, es cierto.. Por lo menos a traves de una pantalla el oceano se convierte en un charquito..
      Las despedidas son dificiles.. Y yo soy sensible para esas cosas. A mi no me tocó pasar por tantas, pero las que si han sido han dolido.. en fin..
      Beso

      Eliminar
  13. Qué lindo tener una amistad de esas que son de toda la vida!!!!
    Mi gran amiga S, que acaba de ser madre por segunda vez, me conoce desde que estaba en la panza de mi mamá.

    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si!! Esas amistades son tan lindas!!! El tiempo pasa pero siguen siendo asi de fuertes! Que bueno que tengas una amistad como esas también! Beso!

      Eliminar
  14. que lindo post y que lindos recuerdos! ojala a tu amiga le valla muy bien sin importar en que lugar de la tierra viva! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso seguro... claro que quiero que le vaya bien, en donde sea.. Me encantaria que fuera cerquita porque la extraño, pero de no ser asi no importa, lo importante es que se sienta feliz junto a su familia en el lugar que eligió.
      Beso

      Eliminar
  15. Qué bonita historia, y envidiable, pues yo sinceramente el contacto con mis amigas de los primeros años ya lo he perdido, las más antiguas que tengo son de la preadolescencia.
    Disfruta con tu amiga Mari de manera virtual o presencial (como los cursos), pero disfruta.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Y si, a disfrutar de esta amistad que es linda.
      Beso, buen finde!

      Eliminar
  16. Te he encontrado por casualidad y me he tomado la libertad de quedarme. Si no te importa, ya que esa sonrisa que tienes en la parte de arriba del blog, con esa frase..., me ha conquistado.
    Tu amiga seguro que estará bien, y por mucho que pase el tiempo,las amigas del alma son para siempre, aunque haya océanos entre medias.
    Besos y encantada. Reich.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Reich!!! Pue si, estas invitada a quedarte!!!
      Beso

      Eliminar
  17. Estela, me encanta tu blog, quiero seguir leyendo mas y mas. No sabés como me hizo recordar esta entrada a mi infancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno!!! Me alegra que te guste el blog, y que hayas recordado bonitas epocas gracias a mi post. beso

      Eliminar
  18. Qué belleza y ternura de post!
    Que vivan las amistades que son de verdad y perduran a través de los años!
    Abracitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si!! esta es mi amiga mas antigua!

      Eliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!