jueves, 2 de noviembre de 2017

Terminando el tercer día en París: Sacre Coeur y Montmartre

Sacre Coeur

Para terminar el tercer (y anteúltimo) día en París fuimos a conocer la Basílica de Sacre Coeur.
Habíamos quedado en encontrarnos con el primo de mi marido allí. Como él está viviendo en esa ciudad desde hace un par de años nos hizo de guía local, algo que apreciamos mucho.
Se encuentra situada en lo alto de Montmartre, una colina de 130 metros de altura desde donde se contemplan unas vistas magníficas de París.
Que lindas vistas!
Se puede llegar con funicular o subiendo unas empinadas escaleras. Nosotros optamos por esto último. El esfuerzo valió la pena, las vistas son muy bonitas.
Entramos a la iglesia, cuya visita es gratuita, y no subimos a las cúpulas (algo que puede hacerse).
Luego nos fuimos a pasear por los alrededores, en el encantador barrio de Montmartre. Sus callecitas son empinadas y serpenteantes. Está repleto de locales donde venden artesanías, postales y libros.
Tiendas así a montones
Se lo llama “el barrio de los pintores” ya que los artistas fueron los que se instalaron al principio por ahí. En el pasado el barrio tenía mala fama por los cabarets y burdeles, pero con los años fue logrando un aire bohemio muy apreciado.
Nos sentamos a tomar una cerveza frente a Place du Tertre. Allí hay varios bares, y vivimos la experiencia tan típica parisina de estar sentados en las terrazas. Es la postal que suele verse por la ciudad, las sillitas con las mesitas afuera y la gente tomando algo mientras mira la calle. Una linda costumbre que mantienen en cualquier época del año y cualquiera sea el clima.
Me quedé con las ganas de probar alguno
Esas flores ♥
Escultura en la pared
Fue atardeciendo y caminando por el barrio tuve oportunidad de sacar fotos al Sacre Coeur desde otros puntos de vista.
Otra visión del Sacre Coeur. Era ya más de noche
Llegamos a la zona en donde se encuentran los cabarets, entre ellos el mítico Moulin Rouge, frente al cual tomamos otras fotos.
Una rica cena, una charla distendida, y a descansar para dar por finalizado este día. Nos quedaba uno solo para despedirnos de París, el cual fue aprovechado en parte con la visita a otros museos y parques.


¿Qué les parece Montmartre? ¿No es encantador?

11 comentarios:

  1. Ese barrio sí me gustaría conocerlo. Tiene muchísimo encanto. Y me gustaría ir al Moulin Rouge también. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bueno el barrio.
      Dicen que los espectaculos del Moulin Rouge están interesantes. No tuve oportunidad de ir, un compañero de trabajo fue en una ocasión y me dijo que valía la pena.
      beso

      Eliminar
  2. Me has hecho recordar tantas cosas vividas en cada uno de esos lugares...

    ResponderEliminar
  3. No se puede irse uno de París sin pasear Montmartre, lo que es una pena que no probaras los macarons. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, si.. me quedé con las ganas de los macarons.. nos dijimos que ibamos a comprar alguno pero después se pasó.. Aca igual tambien se venden..
      Montmartre es precioso.. que lindo barrio!

      Eliminar
  4. ¡Precioso barrio! Estuve en París de niña y, aunque no me acuerdo mucho, recuerdo pasear por Montmartre, entrar a una tienda a comprar un souvenir y que un pintor me pintase un retrato que tengo colgado en casa (: ¡A ver si vuelvo pronto! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindo lo del retrato!!! Es un bonito barrio!

      Eliminar
  5. Que divino Estrellita!!! A mi lo que siempre me llamo la atencion de los barcitos, a ver si coincidimos, es la disposicion de las sillas, les prestaste atencion? Estan todas ubicadas como si fuera un cine, no se miran entre ellos los...comensales digamos, sino que miran hacia la calle...una amiga me dijo una vez: "es que para ellos es asi, Paris es tan linda que la gente la tiene que mirar, no mirarse entre ellos" me causo mucha gracias, mira si sera presuntuosa esta ciudad!! jejejej
    Me encanto la foto nocturna de la basilica!!
    Besosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, eso fue lo primero que vimos en los bares, el como están dispuestas las sillas. Nos contaban que es super típico de ahí, y que si hace frio igual se sientan ahí afuera con una frazada jaja..
      En Montmartre nos sentamos en uno de ellos con vistas a la calle.. había que vivir la experiencia! Una cervecita en ese barrio, fue algo precioso!
      Beso

      Eliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!