lunes, 9 de marzo de 2015

Ciro y su muñeco


Mi minino tiene un juguete que lo acompaña desde que llegó a casa y al cual adora. En realidad se lo agenció porque no es algo que compré para él sino que yo le tenía de adorno. Un gato de crochet precioso del cual me enamoré cuando lo vi en una vidriera, y que solía tener sobre la cama.

Cuando Ciro llegó era más chiquito que el muñeco, pero sin embargo lo abrazaba, lo mordía, lo agarraba con las patas de adelante y con las de atrás lo pateaba, produciéndose verdaderas luchas. Lo que me resultó gracioso desde el comienzo es que lo llevaba de aquí para allá.

Estas mañas siguen, aunque ya tienen tamaños parecidos sigue cargándolo de un lado para otro y jugando. Por supuesto que con semejante tratamiento el muñeco está bastante maltrecho, con algún punto deshilachado, con la cabeza más floja y que le cuelga de manera poco agradable, con todo lo que se puede esperar al ser trasladado por el piso con frecuencia y ser presa del michi.

A mi me encanta ver como juega. El otro día estaba en el cuarto y le estuve sacando algunas fotos. No tenía mucha luz porque era tarde así que sepan disculpar el granuladito que les da haber sido sacadas con un ISO alto.

Adoro a este gato y sus manías.

22 comentarios:

  1. Lindas fotos. Gato jugando con gato...
    Saludos y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, enseguida lo adoptó como su muñeco preferido, aun cuando era bastante mas grande que él en tamaño.. le encanta pasearlo por allí..
      buen lunes!

      Eliminar
  2. me ha encantado, qué ternura verle jugar con su muñeco.

    Besinosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, es una ternurita este gato, tiene salidas que te hacen reir.
      Yo me divierto viendo como el muñeco aparece en los lugares mas insospechados, lo cual significa que lo ha estado paseando por la casa.
      beso

      Eliminar
  3. Un gato jugando con un gato de juguete. Que curioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, y vieras como le gusta! desde que es chiquito que lo eligió como preferido.. ya es suyo, por supuesto. beso

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchas gracias Ester!!! Buena semana para vos tambien

      Eliminar
  5. lindas imàgenes,
    y asimismo tus palabras acentuando la vivencia graciosa
    de tu mascota, y desde luego! ahora tambièn para la mascotita que Ciro se ha tomado para si.
    Divertidas fotos realmente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me alegra que sean fotos que diviertan. A mi el gatito me alegra la vida con sus travesuras, es una bendición..
      Es un gusto compartir estos detalles con ustedes.
      beso

      Eliminar
  6. Es que Ciro además de precioso es graciosísimooo....!!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Son preciosas, que guapetón que es Ciro :D

    ResponderEliminar
  8. Ciro es hermoso!! Mi gata Arya no tiene ningún juguete predilecto, va variando entre sorbetes, resaltadores que ya no funcionan y tapitas de cerveza. Muchisimas gracias por pasarte por mi blog y por el comentario tan lindo. Arya efectivamente se llama así por Game of thrones jaja, saludos! http://cronologiaviviente.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imaginé que esa era la inspiración para el nombre de la gatita jaja.
      Son muy curiosos, las cosas que les llaman la atención suelen ser de ese tipo, todo son chiches..
      beso

      Eliminar
  9. Forlán tenía una serpiente de peluche que le acompañó durante todo su crecimiento. Al final la tiramos porque estaba hecha trizas pero guardamos el sonajero que llevaba dentro y no veas cómo se pone cuando a veces lo hacemos sonar... Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindo! Me lo imagino emocionado con el sonajero! Y si, despues de un tiempo se rompen un poco los juguetes cuando los usan mucho. Es bonito ver como disfrutan con ellos. beso

      Eliminar
  10. mas lindo imposible.
    la vida con gatos es maravillosa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que si, es divertida...
      El otro día estaba de paseo por los tejados tarde (generalmente tratamos de que entre a una hora prudente, pero ese día quedó afuera) y nos fuimos a acostar diciendonos "ya va a volver". La cosa es que tipo doce de la noche empezamos a escuchar unos gritos de pelea de gatos. fuimos corriendo a traer de hacerlo entrar a la casa, y nos pasamos veinte minutos llamandolo, mostrandole los chiches, etc.. finalmente volvió (y por suerte sin un rasguño..). Nos reimos de la situación, aunque en ese momento no sabiamos ni que hacer para parar el griterio felino jaja
      beso

      Eliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!