miércoles, 27 de diciembre de 2017

Carta de los deseos 2018 (y algunas reflexiones de fin de año)

 Algo que tiene de bueno mi blog es que se convierte en una especie de diario de vida que puedo releer cada tanto. Allí están plasmados pensamientos y sentimientos, es un poco la foto de quien era en el momento en que lo escribí. Que estaba pensando en ese momento, que estaba esperando.

Con intenciones de escribir sobre la “Carta de los deseos 2018”, ejercicio que hice hace un par de días, me remití al post quehice el año pasado. Allí les contaba de lo que esperaba que fuera el 2017, de como quería que transcurriera. A pocos días estoy de leer aquella carta (la idea es abrirla el 31/12), pero ya el solo hecho de leer lo que había puesto en el post me gustó. Es que aunque no se tiene la bola mágica, creo que hay cosas que uno puede establecer con su intención. Por lo menos el cual va a ser la actitud de uno ante lo que se presenta, el plantearse objetivos para cumplirlos.

Les transcribo algo de lo que puse en esa ocasión:
Esta vez hablé de un tiempo de crecimiento, de haber aprendido a soltar y a dejar fluir las cosas. De haber dejado actuar al Universo, de haber disfrutado con lo que teníamos. De prosperidad y abundancia, de amor a montones, de compartir, de viajar y descubrir nuevos lugares, de maravillarme con la vida, de tranquilidad laboral, de poner lindo el hogar, de compartir con la gente que uno quiere, de salud perfecta, de felicidad, de sorprenderse, de hacer algo por los demás, de sentirse uno con el Universo, de confianza, de bendiciones.

En algunas cosas tal vez fui menos precisa o descriptiva que en la carta anterior. Pero ha sido deliberado, ya que he pedido que llegue lo que tenga que llegar. He pedido aceptación por lo que es en cada momento. He querido soltar un poco algunas cosas, quitarles el foco y dejar que el Universo actúe. Si algo tiene que ser para mi en un momento, va a encontrar su camino. Creo que esto es lo más importante que pienso hacer este año, dejarme llevar y estar bien con lo que traiga. No ponerme mal por lo que no hay, sino estar llena de gratitud por lo que si tengo. Y eso es mucho.

He delineado un gran año. Confío en que así será.”

Me alegra ver que estos propósitos los he cumplido en gran medida.  Sobre todo en cuanto a la actitud de dejarme llevar y estar bien con lo que el Universo traía, sin ponerme mal por lo que no estaba sino apreciar las cosas buenas.

Quienes me leen hace rato saben que uno de mis deseos es convertirme en madre, y que llevo casi tres años sin lograrlo. Por temas médicos en parte, y supongo que en gran medida porque los tiempos que Dios tiene no son los nuestros y eso hay que aceptarlo. Las cosas tienen su momento para suceder, y uno tiene que tener esa esperanza pero no querer forzarlo. La cuestión es que durante 2016 siento que sufrí bastante por esto. Derramé más lágrimas por algo que en definitiva no estaba a mi alcance cambiar. Y yo quise cambiar la actitud, ante la misma situación tomarla de otra manera. Darme cuenta de que si así son las cosas por algo será, que no tengo que perder la fe pero que de nada vale sufrir en el mientras tanto. El dolor es real pero el sufrir es opcional. Que hay tantas otras cosas bonitas por las que agradecer y ser feliz, que tenía que dedicarme a disfrutarlas.

Así fue como nos imaginamos nuestro primer viaje a Europa y lo hicimos realidad. La parte de viajes del año creo que con eso está más que cubierta, aunque también hemos hecho algunas pequeñas escapadas cercanas, de esas que hacen tan bien para cambiar de aires. Agradezco a la vida por esto, por los lugares conocidos, las experiencias vividas. Me he maravillado y disfrutado, y eso es lo que yo quería.

La parte de ir poniendo lindo el hogar también la hemos cumplido en parte. De a poco porque todos los ambientes juntos no se puede, pero hemos pintado la cocina a mediados del año y ha quedado bonita. También arreglado un poco la decoración del living, con un collage de portarretratos que me encanta y un nuevo sillón que por suerte anda escapándose a las uñitas de mi gato. También hemos hecho algunas reformas en nuestro cuarto.

Ha habido tiempo de compartir, de juntadas con familia y amigos, de sentirse querido.

En fin, no puedo quejarme. Creo que el 2017 se ha portado bien conmigo.

Ahora sí, vuelvo al tema del ejercicio de escribir la “carta de los deseos”. Implica hacerla en presente como si las cosas se hubieran dado, y agradecer por ellas. Es una descripción de esas cosas que queremos que estén presentes en ese tiempo. Con un sobre bonito, con un papel también que nos guste. Y a fin del año, el 31/12, leerla.

Me tomé un rato para ir a un bar y escribirla. No fue muy larga esta vez, pero en definitiva hablé un poco de continuar con esta actitud, de seguir viajando, de estar bien, de crecimiento, de sorprenderse con la vida, de estar abierto a recibir bendiciones. He decretado que el 2018 va a ser un año feliz. Esa es mi intención.

¿Han hecho alguna vez este ejercicio? ¿Les gustaría intentarlo?
Les deseo un gran año, lleno de alegrías.







16 comentarios:

  1. No lo hice, pero me encanta la idea!! Una vez Flor (El castigo de Adam) me conto que antes ella se escribia una carta a si misma, pero en cada cumpleaños, o cada cinco, no me acuerdo, pero la idea es la misma y me copo la idea, pero nunca lo hice. Si releeo el blog, muchisimo, me encanta! A veces me acuerdo de algo que escribi y lo busco y releo y me cuelgo y sigo leyendo el resto....me fascina!!!
    Que este 2018 sea lo maravilloso que soñas!!!!
    Beso grande!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.. Un gran año para vos también!
      Este es el tercero en que hago lo de escribir la carta, y realmente es un buen ejercicio.
      Yo no soy de releerlo tanto, pero si hay momentos en que también busco algo puntual y me gusta tener esa especie de diario. Ahi uno ve la evolución de uno mismo, no?
      beso!

      Eliminar
  2. A veces he escrito propósitos pero si pongo el nivel muy alto no los cumplo, me gusta tu idea y voy a pensarmela. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a veces no es necesario poner metas tan altas. Supongo que funciona mejor cuando una es objetiva y sabe mas o menos que puede ser creíble o posible.
      Yo traté de proponerme más que nada cambio de actitud, y eso es algo que depende de mí. Ante la misma circunstancia tomarla de otra manera. Y creo que lo logré, así que me quedo contenta con eso.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. sabias palabras las de disfrutar y dejarse llevar!! como cuesta!!! pero es posible!
    tengo mi lista del 2018 y espero este año poder llevarla a cabo. Es una mision conmigo misma...

    Te deseo muchisima felicidad, sos una gran mujer y eso vale muchas alegrias!!!
    te las deseo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que es posible. Fijate que ante la misma situación (y habiendo transcurrido un año más sin lograr ese sueño, lo que podría haberme hundido un poco) decidí tomármelo de otra manera. Y en vez de sufrir me propuse aceptar cada cosa que se iba dando. Y fue radical el cambio. En vez de esa sensación de haber derramado más lágrimas de las necesarias me quedo con la calma de haber estado más tranquila, más entera, de haber disfrutados otras cosas que la vida me daba. Yo lo siento como totalmente diferente.
      Claro que no siempre es fácil, que a veces la impaciencia nos puede.. pero bueno, tratar de llevarlo de la mejor manera es importante, no?
      Me centro en todas las cosas buenas que hubo.. en el viaje a Europa que tanto disfrutamos, en la casa más arreglada y linda, en los momentos con amigos.. Esas son cosas que importan..
      Y creer, no perder las esperanzas. Lo que es para nosotras va a encontrar su camino en el momento preciso. Ni antes ni después, cuando tenga que ser.
      Que tengas un gran año!!!
      besito

      Eliminar
  4. Enhorabuena por haber cumplido todo lo que tenías previsto, a mí me da miedo leerlo porque me llevaría una sorpresa. Pero tendré que hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bueno.. siempre puede haber cosas que una no quería y que igual se han dado.. (o que quería y no han ocurrido) espero que la lectura igual te sea grata, que lo positivo supere con creces a lo que no es tan lindo.
      Yo estoy ansiosa por abrir mi carta de este año en unos pocos días.
      beso

      Eliminar
  5. Me encantan estas reflexiones... es bueno parar y pensar de vez en cuando y qué mejor que estas fechas. A veces vemos cosas bonitas a veces aparecen también las feas pero con todas hay que bailar.
    Yo espero tener un paréntesis para intentar hacerla antes de las campanadas.
    Importante lo de dejar fluir.
    Bss y que se cumplan tus sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó tu frase de que con todas hay que bailar. Muy cierto, una no puede escaparse de las cosas y las debe afrontar, y cuanto mejor actitud haya para eso más felices seremos.
      Que tengas tu tiempo de parate entonces, de hacer ese balance de fin de año. beso

      Eliminar
  6. Es genial hacerse propósitos de nuevo año. Yo intento que sean cosas pegadas a la realidad. Porque si pienso en algo más imposible, al final sé que nunca lo cumpliré.

    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, que sean cosas posibles es importante, sino lleva directo a la frustración.. mejor pequeñas metas o pasos, y no algo utópico que nunca cumpliremos..
      Buen año!

      Eliminar
  7. Me alegro mucho de que gran parte de tus metas para este 2017 se hayan hecho realidad. Es muy satisfactorio ver la vieja lista y comprobar que la mayoría de cosas o, al menos, las más importantes, están cumplidas <3

    ¡Un besazo y feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
  8. Tu 2017 fue maravilloso y te (les) deseo que el 2018 lo sea más.
    Un abrazo muy fuerte para ti y tu esposo y para las lectoras de este blog.
    Les deseo de todo corazón que este nuevo año sea de metas y de sueños cumplidos y que lo que por la Gracia y Voluntad de Dios se quede en el tintero a la espera de que las condiciones estén dadas, sean recibidas y asumidas con paciencia y sabiduria...pero que la esperas no sean muy largas ni para ustedes ni para mi!!!!!
    FELIZ 2018!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Mirá yo creo que la carta de los deseos termina siendo en verdad una carta de propósitos, que es diferente. Un deseo es como formular algo y esperar que el universo te lo mande. Un propósito te ayuda a ponerle foco y a ponerte tras eso. Siempre obviamente que la suerte, el universo, la fe o lo que sea ayuda en las condiciones pero en el fondo depende de nosotros y de nuestras elecciones
    Que tengas un gran año!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!