martes, 26 de diciembre de 2017

Los últimos días del año

 Los últimos días del año suelen ser intensos. No suelo tener agenda ni anotar los compromisos porque mi memoria es bastante buena para eso, pero estos días tomé un papel y  registré las salidas programadas. ¡Se podría decir que la agenda está completa hasta el 2018!
Por supuesto que no me quejo porque todas son reuniones con amigos o familia, y todas con propósito de celebrar y despedir el año.

Como es lo propio en estas ocasiones, la comida es lo que sobra. Uno come de más y sabe que luego tendrá que hacer un gran esfuerzo para bajar ese par de kilitos que acompañan a las fiestas, pero aún así es fácil ceder a las tentaciones y dejarse arrastrar por tanto festejo. A mí me pasa así, la fuerza de voluntad me flaquea un poco.
El fin de semana largo ha estado muy lindo. El viernes cenando con un grupo de amigos, y el sábado reunidos con otros. Ese día lo pasamos especialmente bien, éramos un grupo grande y nos divertimos mucho. Había dos cumples que celebrar, así que a los pan dulce y turrones sumamos torta. Pero lo que hubo de sobra fueron risas. Un excelente día.

El domingo 24 hicimos con mi marido unas compras y limpiamos la casa, ya que nosotros éramos anfitriones. Una reunión familiar que resultó muy bien, una bonita nochebuena.

Ayer, día de Navidad, hacía mucho calor por estos lados. Un día para descansar, dormir siesta, ver alguna serie y leer un libro. Más tarde una visita a mis padres y a buscar al michi que se pasó allí dos semanas de inquilino. Primero por unos arreglos que estábamos haciendo y que iban a tener a obreros yendo y viniendo, y luego para que no se estresara en las fiestas con la visita de las tres perritas de mis suegros. La cuestión es que ayer lo fuimos a buscar y lo trajimos de regreso al hogar. ¡Que olfato sensible que tienen los animales! Enseguida se dio cuenta de que habían estado las intrusas perrunas, olía con cara de desconfianza los sitios por donde ellas habían estado. Su andar era cauteloso, como reconociendo nuevamente el terreno. Lo dejamos hacer, tiene que acostumbrarse nuevamente a su espacio.

Esta semana pinta calurosa y llena de actividades. ¡Se nos acaba el 2017! No sé a ustedes, pero a mí se me ha pasado rápido. Creo que el balance es positivo. Me había propuesto fluir y preocuparme menos por algunos temas, y creo que lo he conseguido. Me encuentra hoy tranquila y con ganas de que el próximo año traiga cosas buenas para celebrar.

¿Cómo han pasado la navidad? 


3 comentarios:

  1. Veo que has disfrutado de lo lindo

    Aprovecha

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! si, ha sido muy aprovechado..
      Feliz año

      Eliminar
  2. Yo he tenido unas navidades como hace años no las tenía: con mis dos hijas acá en Francia y más concretamente en Lyon.
    Lamentablemente mi esposo (el padre) no pudo estar con nosotras.
    Todo muy tranquilo con otras amigas de mi hija (también colombianas expatriadas por razones de estudio y trabajo).
    Hizo mucho frio afuera pero en casa estábamos bien calientitas y contentas.
    El 25 hizo un dia espléndido!!!! Con un sol que si bien no calentaba al menos alumbraba y le ponía un toque primaveral a este invierno.
    Fui feliz! Y lo agradeci!!!
    Abrazos

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!