jueves, 2 de junio de 2016

Dar y recibir


Ayer estaba en un día en que me sentía medio triste. Últimamente me pasa en cierto momento del mes, o mejor dicho del ciclo, cuando la evidencia me indica que los sueños se siguen postergando y tengo que llenarme de paciencia y confianza en que todo llega.

De todos modos, el post de hoy no vengo a hablar de esto. De hecho, es una entrada de alegría y optimismo, de encontrarse. Las primeras líneas son nada más una introducción a como un día que puede haber empezado con ese estado de ánimo cambió a otro mucho más luminoso tan solo de una charla profunda con una amiga. Una charla en la que yo supuestamente la estaba ayudando escuchándola y dándole consejos ante una situación de vida complicada que está viviendo. Pero así como yo la ayudé a ella, también lo hice conmigo misma. Es así, un dar y recibir al mismo tiempo. Recordándole cosas que si bien para mí son una forma de ver la vida también por momentos me las olvido, me las recordé a mí misma.

Ella me hablaba de algunas ideas que le habían marcado en una sesión de terapia. De cómo necesitaba cambiar algunas actitudes, de cómo estaba muy enojada con la vida y debía cambiar la forma de ver las cosas, aceptar otras, dejar ir temas a los que se aferraba. En fin, evolucionar, aprender, crecer, darse cuenta, ser consiente.

Estuvimos hablando casi cuatro horas sin parar, en esas charlas que desnudan el alma y sacan lo mejor de cada uno. Esas en las que por momentos uno se emociona y los ojos se enrojecen un poco porque se tocan temas difíciles. Pero también de las que uno sale fortalecido, porque como he leído una vez “hay que abrazar las propias sombras como paso para iluminarse”.

Y así como le iba dando ideas y consejos para estar bien, en la medida en que le iba dando tips que a mí me servían, yo me fui sintiendo llena de luz. Así como le iba recomendando mantras, así como le decía de ejercicios para ver todas las cosas lindas de la vida por las que uno tenía que agradecer, mi corazón se llenaba de amor.

La estaba ayudando a ella, pero también fue una experiencia maravillosa para mi.

Le hablaba de visualizar lo que quería, y me emocionaba al hacerlo. Le indicaba como cuando uno tiene una meta debe verla clara, debe sentirla cerca, darle forma con el pensamiento. Debe llenarse de sentimiento, percibirla, darla como un hecho.

Le hablé de escribir todos los días tres cosas por las que agradecer. Cosas pequeñas o grandes. No importa realmente, porque pueden ser sencillas, pero sin embargo tan maravillosas. Y empecé a enumerarle. Y me salían sin parar todo tipo de ideas. Simples, mágicas. Desde disfrutar de un café con algo rico, escuchar la lluvia desde la ventana, que el viaje al trabajo haya sido fluido, haber terminado un buen libro, juntarse con una amiga, disfrutar de los juegos con un animalito, haber escuchado una linda canción,  estar emocionado con un hobbie, haber hecho algo lindo por alguien, haber reído, tomar una ducha relajante, cocinar algo que nos guste, salir a caminar, sentir el sol en el rostro, ver las flores que se abren, disfrutar los colores del otoño, etc.

Me decía ella como veía los días domingo como una tortura, como se deprimía invariablemente y que se ponía mal tal vez anticipándose a lo que tenía que afrontar en la semana. Le di  ideas sobre cómo convertirlos en días mágicos. Actividades diferentes, un montón de opciones para que los viva como algo especial. Porque así deberían ser, porque uno debería vivir con alegría, ese día y todos los demás.

Le hablé de la carta de los deseos.

Hablamos de proyectos. De animarse. De dar pasos. De seguir el camino, de permitirse confiar, de ilusionarse. De amistad, de perdones, de amor. De hijos, de padres. De vida y de muerte (porque esta es parte de la vida, nos gusté o no), de espiritualidad, de las múltiples manifestaciones de Dios. De cómo no estamos solos, de almas que trascienden. De comprensiones. De aceptar, de dejar ir. De soltar, de fluir. De meditaciones, respiraciones, oraciones, dar gracias, el poder curativo de un buen llanto, la magia de una buena risa.

En fin, salí de allí sintiendo mi alma tranquila. ¡Habiendo reafirmado y recordado tantas cosas!

Como nada es casualidad, si alguno que me lee siente que algo de lo que acá escribí le tocó o fue grato recordar, pues bienvenido sea.

La vida es hermosa, no importan las cosas contra las que tengamos que lidiar. Si están ahí es porque necesitamos aprender de ellas. Sepamos aprovechar la experiencia, confiar. Agradezcamos siempre.

Que tengan un hermoso día.

16 comentarios:

  1. Preciosa entrada, las imágenes-frases son todas estupendas, el optimismo ayuda siempre, hay que ser positivo y buscar la parte buena o menos mala y en una conversacion con una miga se puede encontrar paz y visión optimista. Un abrazo y mi cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ha sido una linda conversación, la verdad es que nos hizo bien a ambas..
      Siempre que uno mire la vida con optimismo es mejor! beso

      Eliminar
  2. Que bonito! me hace falta una charla así...
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son buenas esas charlas profundas.. hacen mucho bien! besito

      Eliminar
  3. Qué lindo esos encuentros, qué importantes...
    Me hacía falta leer algo así, y esos cartelitos tan lindos.
    ¡Gracias por compartirlo, Estrellita!

    Abrazos y adelante :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayan servido las frases y los pensamientos positivos..
      beso

      Eliminar
  4. Tu amiga tiene mucha suerte por tu apoyo.
    Y tú tienes mucha riqueza interior.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Trato de ser positiva, de ver las cosas con alegría.. la charla sirvió para recordarme a mi misma unas cuantas cosas.. abrazo

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo. La vida es maravillosa y de todo se aprende. Hay conversaciones que sanan el alma. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, uno aprende de las experiencias, y es bueno descubrir todo lo bueno que hay siempre para agradecer, no importa cuales sean las circunstancias.. beso

      Eliminar
  6. Qué hermoso post has escrito!
    Es exactamente así como debe ser una excelente sesión de psicoterapia: dando y recibiendo porque somos espejos unos de otros.
    Ese compartir de alma a alma con tu amiga fue sanador para ambas.
    Pidiéndote ayuda te ayudó a ti a recordarte cosas, actitudes en las cuales debes perseverar.
    Qué lindo!!!! QUIEN AYUDO A QUIEN?
    Me encantó leerte!!!!!!
    Un super abrazo colombiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues si, nos hemos ayudado ambas creo yo.. por eso ha sido una charla de lo mas fructífera, de recordar muchas cosas importantes. Sobre todo a ser agradecido, a ir para adelante.. saber que hay que confiar..
      abrazo

      Eliminar
  7. voy a tener que ponerlo en práctica todo!

    ResponderEliminar
  8. Hola Estela! Que lindo leerte. Y asi es, como decis, todo llega cuando tiene que llegar. Asi te digo que llegue aqui, porque me escribiste en mi blog...Tanto tiempo! y es que me esta costando la regularidad de leer blogs como antes, cuando tenia mas tiempo (no era mama). Y extraño no solo eso, sino escribir en mi propio blog! Pero bueno este post me vino al pelo, porque leo de vos cosas que se, pero me olvido de decirme a mi misma. Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Si, hace rato que no escribis, pero se entiende que otras responsabilidades te quiten ese tiempo.. tu niño es tan lindo!! Me gustó la torta que le hiciste jaja.
      Que bueno haberte ayudado a recordar estas cosas.. es cierto que una las sabe, pero a veces se las olvida un poco, en lo frenético de la vida y las multiples ocupaciones..
      Y si, hay que confiar en que todo llega cuando es su momento.. beso

      Eliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!