miércoles, 15 de abril de 2015

Mi Sr. Gato peleador


Acá les traigo una fotito de mi gato en la que se lo ve como todo un señorito. Muy calmo él, sentadito en la cama y junto a su muñeco.

Un minino adorable. Pero lo que tiene de lindo lo tiene también de travieso y salvaje, y también un poco de peleador. El domingo se ganó un apodo de Rocky luego de una pelea con otro gato vecino que lo dejó un poco maltrecho.

Quienes me leen hace rato saben que cada tanto me entra la disyuntiva sobre si dejarlo salir al patio o no. Por un lado me gusta darle la libertad porque se que disfruta de subirse a las cornisas y pasear por los tejados. Es un alma libre que ama el sol y con su agilidad que me sorprende siempre salta paredes con una facilidad asombrosa. Por otro lado quiero protegerlo y evitar que lo lastimen (cosa que dada su afición a pelearse con el gato vecino parece algo factible).

Es todo un dilema, porque me da un poco de pena pensar en dejarlo encerrado (aunque la casa es grande y tiene para estar a sus anchas allí) pero por la forma del patio no damos con la forma de limitarle a este espacio y frenarle su escapada para los costados.

El domingo estaba precioso el día y le abrí para que saliera a pasear. A media tarde escuchamos maullidos y supimos que se estaba dando una pelea. No lo veía desde casa así que poco podía hacer (se escuchaba a la vecina llamando a su propio gato pero se ve que tampoco con mucho éxito porque los ruidos seguían). Al rato bajó y cuando lo miré para ver si estaba rasguñado casi me caigo del susto: ¡una de las patas de adelante tenía el doble de tamaño que la otra! Daba mucha impresión la hinchazón, así que corriendo nos fuimos al veterinario de guardia.

Una vez allí lo revisaron y le dieron analgésico con corticoides. Al parecer lo había mordido y nos explicó que eso es bastante traumático y por eso se hincha así. La medicación lo iba a dejar un poco tirado y al día siguiente debíamos llevarlo nuevamente para ver su evolución y que le dieran un antibiótico.

La mañana del lunes se encontraba muy tirado. La pata todavía hinchadísima y nos miraba lastimero desde la cama. Estuve todo el día pensando en el gatito y su herida. Por suerte cuando mi novio llegó del trabajo me mandó mensaje diciéndome que la pata estaba otra vez en su tamaño normal y que hasta había tenido el tupé de llorarle para que le abra la puerta del patio (¡cosa que por un tiempo tendrá vedada!).

Lo llevamos al veterinario nuevamente y luego de una espera de una hora nos atendió, le dio una inyección con el antibiótico y nos dijo que ya con eso estaba, que lo miráramos pero él le daba el alta. Todo un susto al parecer, nuestro pequeño peleador se encuentra mejor ya.

20 comentarios:

  1. Qué lindo es!
    Son tan compañeros.. yo estoy con el mismo dilema, no lo quiero sacar porque no esta castrado y segurisimo que se pelea con todos los gatos (ya ha pasado) pero bueno, aveces lo dejo. Aunque mi gato es bastante particular: es muy asustadizo y no se sube a paredes jaja (ventaja para mi)
    En fin!
    Te leo, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es toda una decision.. da pena no dejarlo ir pero por otro lado uno no quiere que salga lastimado.. mi michi sube para todos lados, dificil detenerlo!
      beso

      Eliminar
  2. Ayyy me encanta!! Qué mono!!

    Que pases un buen día guapísima! :)

    Mary | Apúntate a mi sorteo internacional de un vestido

    ResponderEliminar
  3. Bueno ha conocido la calle y las peleas, ahora a reponerse. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hace rato las conoce jajaj..
      Por suerte está mejor..
      beso

      Eliminar
  4. Ay, pobrecito... Espero que se termine de recuperar pronto. Como yo no tengo dónde dejarles salir, eso que me ahorro pero en el piso donde vivía antes, a veces Luhay se me escapaba por los tejados vecinos y yo no respiraba tranquila hasta que volvía. Soy muy miedosa con eso de dejarles andar por ahí. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tambien me da un poco de miedo dejarlo, pero tambien da pena no hacerlo porque se que le gusta pasear por los tejados.
      Ya está mejor.. su pata tiene ahora tamaño normal!
      beso

      Eliminar
  5. Esta super guapo que belleza de foto!!besos

    ResponderEliminar
  6. Menos mal que ya está bien Ciro! me imagino la angustia al verle la pata así!
    A mi me pasa lo mismo que a vos,el dilema de privarles de salir a disfrutar del aire fresco o dejarlos adentro, y tengo la contra de que mi casa es asssi de chiquita, y además tengo un jardín lindo donde mis dos mininos toman sol y cazan mariposas... como privarles de semejantes momentos?
    Gracias a dios( o a los santos de los gatos) aún no se han peleado con otros gatos o `por lo menos no se lastimaron,pero es un miedo siempre latente.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si, cuesta privarlos de esos paseos.. es todo un dilema.. cada tanto me gana y lo dejo salir, pero tambien cada tanto se pelea y me hace dudar de permitirselo..
      Ya está mejor por suerte! beso

      Eliminar
  7. Escribes tan bonito y tierno acerca de tu Mister gato peleador Rocky; )
    muy bonita mascota!, todo un señor en la imagen, como quien no quiebra un plato.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajja. si, en la foto parece un señorito educado...

      Eliminar
  8. Pobre, qué pena!
    La verdad es que es difícil tomar la decisión de dejarlo salir si pasan cosas así.
    Saludos y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y si, te hace dudar... todo un tema!
      Ya está mucho mejor, su pata es normal otra vez.. besito

      Eliminar
  9. Pues pareciera que no mata una mosca! Esa es la impresión que da en la foto. :D :D :D.
    Gajes del oficio, diría Ciro respecto a su patita hinchada y gajes también del oficio de ser dueñ/ama/madre de un felino, diría yo.
    Se supone que es su naturaleza pero si cada vez que lo dejen libre van a pasar cosas como ésas.... pues yo no se qué haría...
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la foto parece todo un gato educado.. pero no lo es tanto, cada tanto se va por ahi a pelearse con el gato vecino.. en fin...

      Eliminar
  10. Ohhhh...pobrecito Ciro!!!
    Dale un achuchoncito!
    Besos!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!