lunes, 30 de septiembre de 2013

La magia de volar. Destino: Puerto Iguazú


El fin de semana que pasó fue diferente. Todo empezó a planearse unos dos meses atrás. Un par de amigas propuso un mini viajecito a las Cataratas del Iguazú, al Noreste del país. Ellas tenían pensado irse cinco días. Yo no tenía vacaciones disponibles (mis quince días anuales los había tomado en el verano). Pero tenía el pasaje del viaje a Ushuaia que nunca había llegado a hacer con mi ex, el cual estaba abierto y se me vencía a fin de año. ¿Qué mejor que aprovechar y usarlo para acompañar a mis amigas, más no sea por los dos días del fin de semana? Lo único que tenía que pagar era una multa, unos gastos por hacer el cambio, y una diferencia en el precio del pasaje que resultó ser mínima. Luego de tramites varios para poder hacer esto (la gente de Despegar.com no me lo hizo fácil! Se les cayó la reserva por temas de sistema, tuve que hablar como seis veces con ellos hasta que finalmente tuve los nuevos tickets en mi casilla de e-mail) ya todo estaba en marcha.

Mis amigas contrataron un paquete turístico en una agencia, la cual les incluía la estadía en un hotel en Foz Do Iguacu, en el lado brasileño de las cataratas. Contraté por lo tanto ahí la única noche que yo iba a estar.

Pasó el tiempo y llegó el momento del viaje. El vuelo salía del aeropuerto de Ezeiza bien tempranito, por lo que tuve que levantarme a las cinco de la mañana. Mi chico se levantó conmigo y se encargó de llevarme hasta allá (¿no es un amor?). Entré al área de pre embarque y tuve un poco más de una hora allí esperando a que llamaran para entrar al vuelo. Un librito y un café (¡caro el cafecito!) ahí amenizaron la espera. Hace rato que no viajaba en avión. La última vez había sido en el verano del 2010. Así que comprenderán que estaba emocionada en subirme a uno. Todo el concepto de volar me parece hermoso, casi mágico.

El avión iba con varios asientos vacíos. El mío estaba junto a la ventanilla, un poco atrás del ala. Me permitió tener una linda visión del exterior. Qué lindo esos momentos del despegue, en donde esta gran máquina voladora carretea y comienza su vuelo. Qué bueno lo que le sigue, el ver como todo se va haciendo chiquito. Las casas van perdiendo tamaño. Vemos la cuadrícula perfecta de las manzanas, el trazado de las carreteras, las calles que vamos dejando abajo. Y finalmente estamos en las nubes, y las pasamos. Y ahí como pompones de algodón nos sirven de piso, y arriba nuestro el sol brillando en todo su esplendor, libre de nada que lo tape. Como les decía, casi mágico.

El vuelo fue suave, y aproveché a ver unos episodios de TV en la pantallita que tenía delante de mí. En menos de dos horas llegó el momento de aterrizar. Esta vez las nubes estaban bastante grises. Ya les conté que estaba pronosticada lluvia, y como nos informó el comandante había estado lloviendo desde temprano en Puerto Iguazú. De todos modos el descenso fue tranquilo, y también lindo de ver. Esta vez el paisaje era diferente: selva por todos lados. Mucho verde, y nítida la silueta del río. En el medio de la espesura se encontraba el aeropuerto.

Les dejo unas fotos sacadas desde la ventanilla del avión, que reflejan la secuencia del vuelo. ¿Verdad que son lindas?

En breve comienzo a contarles más del viaje, el cual ya les adelanto que fue muy bueno, que nos permitió hacer mucho pese al poco tiempo.

18 comentarios:

  1. Estela comparto contigo la emoción de volar, y me encanta la ventanilla, claro que tengo suerte que a marido le da pavor mirar por ella, asi que siempre me deja...
    Uno de mis viajes soñados es ver las Cataratas de Iguazú...espero poderlo hacer algun día...asi que quedaré pendiente de tu información ...
    Un abrazo y buena semana...
    PD ...ese chico tuyo es una joya, vayan madrugón y encima para dejarlo solo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que un amor, se despertó bien tempranito para llevarme, luego me cuidó al gato todo el finde.. una joyita!
      Es un lindo destino. Yo había ido a los 15 años, pero hace ya mucho de eso así que era hora de volver.
      Si puedo elegir tambien escojo la ventanilla.. me gusta ver desde ahi..
      beso

      Eliminar
  2. a mi tambien me encanta subirme a un avion... supongo que por lo que que me gusta viajar, es parte de, asi que me encanta! Iguazu es tan lindo! a mi me toco unas de las veces que fui tambien lluvia, pero se disfruta igual! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si, uno disfruta de todos modos, con lluvia o con sol.. me encantó lo que pude ver en este mini viajecito!

      Eliminar
  3. Ahhh!! me encanta volar!! es una experiencia grandiosa! y tu destino es envidiable, que bueno que lo pasaras genial, ademas iguazu es maravilloso! grandiosas fotos de todas esas nubes maravillosas, que me encantan!
    besitos
    http://flashlovee.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volar es lindo.. estaba emocionada al ver el avión despegar.. y el destino muy bueno, hace mucho que no iba, me gustó volver luego de tantos años.
      beso

      Eliminar
  4. El viaje promete, esperamos que nos cuentes, de momento todo ha empezado estupendamente y las fotos son geniales. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ha sido un gran viaje a pesar de los pocos dias. Ya salió la primera parte del relato: el parque das aves. Lleno de color, con pajaros simpáticos!
      besito

      Eliminar
  5. Yo reconozco que a mí el momento aterrizaje y despegue me impone un poco pero es precioso. Eso de ver las casitas ahí abajo, como si todo fuera una maqueta... Es muy bonito. Un besote y estamos deseando que nos cuentes más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la perspectiva de todo es muy diferente desde el aire.. me gusta ver como se va empequeñeciendo todo.. y al reves como va tomando tamaño cuando uno está llegando..
      Ya salió primer post del viaje! beso

      Eliminar
  6. A mi me encanta ir de viaje aunque reconozco que el avión me da un poco de yuyu, besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja.. y bueno, al fin y al cabo uno en esos segundos en que tiene que tomar vuelo está un poquitín nervioso. Una vez que ya estas en el aire está todo bien!
      Es lindo viajar!!!! beso

      Eliminar
  7. Ah! Qué lindo!!
    Me recordó nuestra visita allí en abril pasado, pero paramos del lado argentino así que salimos del Aeropuerto J. Newbery, menos madrugón :)
    Tu chico, un solcito!
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo paré del lado de Brasil pero de todos modos fui al aeropuerto de Puerto Iguazú. Mucho mas barato eso que llegar al de Foz Do Iguacu. Igual la salida fue de Ezeiza..
      Y si, hubo gran madrugón, así que lindo detalle que me llevara hasta allí, no?
      Es un bonito viaje, para volver cada tantos años.
      Beso

      Eliminar
  8. Ay si! en Aeroparque y en Ezeiza te rompen la cabeza con los precios!

    Durante mucho tiempo me daban ataques de panico al aterrizar y despegar. Por suerte ya no. Veo que vos disfrutas esos momentos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, para mi fue un disfrute el despegue.. me daba emoción el ver como se iba haciendo todo mas chiquito, ibamos llegando a las nubes, etc.
      Unos chorros en el aeropuerto jaja.. si, no se puede comprar mucho. De regreso quise comprar un paquetito chico de papas fritas y me pedían $25.. una barbardidad, así que les dije que no y terminé sin llevar nada..
      besito

      Eliminar
  9. Que imágenes más bonitas! A mi me da miedo volar y no lo hice nunca, aún, y me da miedo sólo de pensarlo, pero estoy de acuerdo con que la experiencia debe ser maravillosa
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No volaste nunca? Pues ojalá puedas hacerlo en algún momento! Es lindo sin dudas.. Una bonita sensación. Claro que en el momento del despegue y aterrizaje es lo mas emocionante.

      Eliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!