martes, 18 de noviembre de 2014

Acto Infantil


Noviembre me agarró ocupadísima. En la oficina estamos a mil. Muchas cosas han surgido y otras están por darse (movidas empresarias varias que incluyen adquisición de empresas y mayores participaciones en otras, con la consiguiente tarea de parametrizar e interiorizarse en funcionamiento de estas, en adaptar procesos y archivos, etc). Como se imaginaran eso me deja menos tiempo para ponerme a actualizar el blog o pasear por el ciberespacio, asi que cuando tengo un ratito trato de darme una vuelta por estos pagos para saludar.

Mi vida personal muy bien y también cargada de actividades. El fin de semana que pasó pude darme una vuelta por “La noche de los museos”, evento que ya lleva algunos años realizándose en la ciudad. En esta ocasión nos fuimos a chusmear la ESMA, donde funcionó un centro clandestino de detención durante la última dictadura militar. Estuvo interesante, había unas cuantas muestras relacionadas con los derechos humanos y con las abuelas de Plaza de Mayo. Un espacio para reflexionar, y del cual nos quedó bastante por seguir recorriendo.

El domingo me encontré haciendo una actividad diferente y que no tenía planeada. Una amiga tiene un hijito en jardín de infantes y me invitó al acto de fin de año. Su pedido fue lindo aunque el contexto que le dio inicio no lo era tanto. Ella está separada del padre del nene y él no quería sentarse adelante junto a ella en el lugar designado para los padres. Pelea va y pelea viene indicaba que no quería ni siquiera pasar ese rato ahí sentado. Luego de llantos varios de parte de mi amiga por la situación y porque sentía que le habían arruinado el momento del chico, logré convencerla para que vaya igual (se le cruzó por la cabeza no ir al acto, por suerte luego accedió) y tranquilizarla un poco.

Domador de leones enojado por haber perdido el sombrero
Así fue como terminé en el lugar que debió ser del padre, una privilegiada segunda fila con vista genial hacia el escenario. Y debo decir que disfruté el acto, los niñitos actuando me hicieron reír mucho. Aproveché la ocasión para sacar unas cuantas fotos. Hoy les comparto apenas algunas, ya que no tuve tiempo de procesar otras. Prometo luego mostrarles más, ya que eran unos actores adorables.

El acto comenzó con un saludo de parte de los más chiquitos, apenas bebés. Claro que ellos no hicieron mucho más que estar vestidos con unas remeras de colores vivos mientras las profes los mostraban y hacían mover un poquito al ritmo de la música. Lindos ellos, mirando con curiosidad las luces del escenario y sin entender demasiado.

Pequeña monita
Le tocó luego el turno a los de salita de un año, que ya caminaban y estaban vestidos de monitos. Super graciosos con sus disfraces. Otros estaban de elefantes y jugaban con pelotas.

Una linda payasita
Unos mas grandecitos hicieron de payasos y otros de magos.

Payaso requete tierno
Le siguieron unos domadores de leones. Uno me hizo reír mucho porque se le salió el sombrero y eso lo hizo enojar, así que estuvo de brazos cruzados el resto de su acto.

Las nenas con vestidos de bailarina estaban preciosas, tan femeninas ellas con sus pocos añitos, saltando y haciendo poses de baile que eran una ternura.

Elefantito con pelota
Para finalizar los abuelos vestidos de payaso cantaron y bailaron, dando un cierre muy divertido a la función.

Un lindo momento sin duda el ver la inocencia de los chicos, la ilusión con que actuaban, los padres emocionados. Era un momento de fiesta y que no había que perderse.





10 comentarios:

  1. Cuando los niños hacen sus espectáculos da mucha ternura, hace poc (bueno, casi medio año) fue el desfile de primavera de mi sobrinita y estuvo bien lindo

    Que bueno que fueron

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, resultó de lo mas tierno. Hermoso de ver. Por suerte pude convencer a mi amiga de que no se perdiera este momento importante para su hijo.
      beso

      Eliminar
  2. Bien, espero que el trabajo no te agobie y puedas disfrutar de eventos infantiles o paseos tranquilos. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester. Con bastante trabajo pero igual trato de hacer cosas que me gusten. beso

      Eliminar
  3. Felicidades, las fotos están genial!
    Saludos y buen día.

    ResponderEliminar
  4. Estela que pena que los padres separados no sean capaces de dejar a un lado las diferencias para compartir un momento con su hijo.
    Por lo demás las fotos geniales...me encantan las caras de los niños, son muy expresivos y tan transparentes...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es una pena que pasen esas cosas. Como que no pueden superar sus diferencias y los que terminan pagandola son los niños. Por ejemplo en las fotos de ese día el nene de mi amiga sale en la mayoría muy serio, hasta te diría que triste. Y para no estarlo, si la madre había estado llorando a mares un rato antes, ellos lo perciben ese malestar.
      Para mi fue un placer sacar esas fotos de los peques actuando..
      beso

      Eliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!