viernes, 26 de septiembre de 2014

Aprendiendo a disfrutarlo


Los que me siguen hace rato saben que para mi el tema de conducir un auto ha sido siempre algo medio traumático. De esas cosas que nunca me había motivado demasiado, y a las que le escapaba bastante. Yo sabía que era algo que en algún momento de la vida tenía que aprender, pero el tema era visto por mí como una especie de tortura.

Ya en noviembre del 2012 les escribí este post en donde les comentaba que me había propuesto para el año siguiente aprender. Releyéndolo veo que ya ahí les contaba como tenía que hacerlo pero no me emocionaba en lo más mínimo el tema, como era para mí una molestia pendiente más que nada, les hablaba de mis miedos varios hacia esta tarea, etc.

En septiembre del 2013 (ya un año ha pasado! Faaa!!) les escribí otro post en donde les contaba de mis primeros pasos al volante , lo cual para mi era algo que en el fondo nunca había creído del todo que pasaría. Simplemente no me veía arriba de un auto, pero mi novio insistió en enseñarme y este chico todo lo puede conmigo, hasta hacerme enfrentar ese miedo irracional.

La cuestión es que al mes siguiente me inscribí en un curso de manejo, y tomé las correspondientes clases con un instructor. Tuve una interesante charla de concientización vial y finalmente me presenté ante el registro para comenzar el trámite para obtener la licencia. Les conté en este post  los pasos interminables de ese trámite y que salí con el examen teórico aprobado.

Finalmente y tomando acopio de valor me presenté a rendir el examen práctico en diciembre del año pasado, aprobándolo (gracias a la ayuda y paciencia del que me tomó, seamos sinceros). La cuestión es que fue un logro impresionante para mí, el cual les relaté en detalle en este post cargado de emociones.

Ahora ahí no termina la historia. Claro que aprender y sacar el registro es importante, pero luego viene el practicar. Ahí hay que subirse al auto y enfrentarse a la calle. Y eso señoras y señores a mi me ha costado mucho.

Para empezar, a mí el tema del manejo me seguía motivando bastante poco aunque tuviera ya la autorización de la ley para hacerlo. Persistía en mí esa idea de que era algo que tenía que practicar, pero realmente sin desearlo demasiado ni necesitarlo (si al fin y al cabo con el colectivo iba a todos lados). Y así es como le seguí escapando bastante.

Me encontraba con que pasaban dos meses entre cada vez que me subía al auto. En cada una de esas ocasiones era un recordar cómo era todo, ya que la práctica nunca la había agarrado. Era ponerme nerviosa porque se me paraba el auto, o si me tocaban bocina, o si tenía un auto atrás, o si entraba mal el cambio. Era estar totalmente rígida y pasarla mal.

Mi novio me decía que me relajara y lo disfrutara, pero mi contestación es que para mí eso era imposible, que no me gustaba. El pobre con una paciencia infinita me contenía, y hasta se aguantó dos ataques de llanto desconsolados de mi parte arriba del auto. Porque se me paraba y me ponía nerviosa, porque lo vivía como una tortura.

Me decía él que no me preocupe, que tal vez no era para mi. Que le costaba verme así porque era en el único tema que veía que estaba trabadísima y me ponía tan mal. Y claro que tenía razón, porque este tema siempre lo viví con esta sensación interior de que no era para mí.

Por otro lado, imagínense mi frustración cuando pensaba en esto, porque no quería que me venciera. No quería simplemente abandonar. Por eso pasaba el tiempo y volvía a agarrar el auto, y otra vez lo sentía como una tortura terrible. Y me volvía a frustrar conmigo misma.

Sin embargo, me pasó algo que para mí es la clave de todo: cambié de actitud. Y cuando uno cambia de actitud todo lo demás cambia.

¿Se acuerdan del post de unos días atrás en donde les hacía referencia a un libro que había leído y al tema de las vibraciones de los pensamientos? Pueden leerlo aca.

Resulta que después de leerlo me di cuenta de que si seguía pensando hacia el manejo como hasta ese momento iba a ser imposible que lo lograra. Realmente lo que estaba vibrando en mi era un “no puedo”, un “esto no me gusta”, un “esto no es para mi”. Mi frase venía siendo “voy a intentarlo pero esto es horrible, no me gusta”. Totalmente negativo como vieron. Y la verdad es que me hizo reflexionar. Me dije que no podía seguir así, sino que tenía que hacer algo. Y ahí tomé una resolución: iba a disfrutar el manejar, iba a ser algo que me resultara agradable.

Esos días justo mí novio había estado de viaje por trabajo, y cuando volvió ese mismo día le dije: mañana vamos a manejar, y vas a ver que lo voy a disfrutar.

El viernes pasado me dio las llaves del auto. Ya antes de subirme le dije: “este va a ser un gran día. Hoy voy a disfrutarlo, me voy a divertir”. Y me subí cantando al auto “this is fun, this is fun”. Puede darles risa (a mi novio por lo menos le dio), pero este cantito era para mi como un mantra del que me había convencido.

¿Y saben que paso? Lo que pasa casi siempre cuando uno decide algo y manda las vibraciones adecuadas al universo: logra lo que se propone. Y así fue como manejé relajada, pasándolo bien. Y eso hizo que el auto no se me parara ni una sola vez, que si tocaban bocina no me importara, que pudiera tomarlo como algo agradable. Y por supuesto me sentí orgullosa de mi misma, confiada.

Al día siguiente salimos de vuelta y fui manejando hasta otro barrio bastante lejos, en donde nos reuníamos con un grupo de amigos. Tomé avenidas transitadas, estuve en medio de un embotellamiento que me hacía avanzar y parar a cada rato,  y aunque alguna vez se paró el motor lo resolví enseguida y sin ponerme nerviosa. Y también lo disfruté y lo sentí un logro.

Claro que me falta, que tengo que seguir practicando. Pero pienso hacerlo estando parada en un lugar diferente. Ahora se que si quiero lo puedo hacer, que yo misma me estaba auto boicoteando y que no voy a dejar que vuelva a pasar. Que depende de mi el tomar la situación de una manera positiva.

Quería compartírselos porque para mi es un ejemplo claro de cómo la actitud es clave para salir adelante.

 



24 comentarios:

  1. Enhorabuena! Me alegro de que hayas conseguido olvidar tu miedo (o de que estés en ello). Cambiar de pensamiento es lo mejor que podías hacer, no dejar que te influyan los demás, simplemente conducir como has aprendido y al que no le guste, que te adelante, que todos hemos tenido esos comienzos difíciles. Yo hace 2 años que me saqué el carnet de conducir, y aún le tengo miedo, porque no lo controlo bien, y como no conduzco todos los días (no tengo coche propio, el de mis padres está estropeado, mi novio me lleva a todas partes,...), apenas tengo práctica, así que podría decirse que aún soy novata, pero cuando me veo confiada, le pido a mi novio conducir, me cuesta un poquito, pero si no practico, va a ser una tortura siempre, así que...Un beso, y a ser la Reina de la carretera! jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Si, creo que es importantisimo cambiar la actitud, y asi se logran mejor las cosas. A mi también me falta la practica, pero ahora que me lo estoy tomando de otra manera espero poder ir mejorando eso. Es bastante clave!
      Este sabado estuve manejando tambien, resulto todo bien.. de a poco!
      beso

      Eliminar
  2. Caramba, qué suplicio... a mí me costó mucho, también y aunque conduzco, lo hago con desagrado pero me ha dado tanta independencia y libertad que procuro no pensar en lo pesado que se me hace conducir.
    Me alegra muchísimo que lo vayas superando y sí, pensar en positivo es lo que hay que hacer.

    Saludos y buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Si, al verlo desde otra perspectiva se me va dando mejor. La verdad es que con la optica de antes no iba a llegar muy lejos.
      Por lo menos le ves todo eso positivo, claro que ayuda mucho..
      beso

      Eliminar
  3. Ay Estrellita... tu novio es un santo¡¡¡ Claro que si mujer, lo importante es la actitud, eso es el todo. A mi es que me encanta conducir, es más me relaja, lo necesito, no puedo estar sin conducir... chica, aquí cada una tenemos nuestra locura jajjaja. En fin, que haces muy bien, que disfrutes, y que ya verás como acabarás siendo amiga de tu auto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja.. si, es un santo! Que bueno que lo disfrutes! A mi novio tambien le encanta y por eso le costaba ver que para mi era una tortura china. En fin, espero irlo revirtiendo ahora que estoy tomando el tema de otra manera. este sabado tambien maneje un rato, estuvo todo bien. beso

      Eliminar
  4. Te leo y es como si yo hubiese escrito este post!!! Sólo que el final es diferente, realmente no me animo pero no por miedo, porque tiene que ver con no tenerme confianza. Ahora, encima, vivo en Londres así que si quisiera aprender, es al revés!! Pero estaría más confiada porque acá se maneja con más seguridad, las señalizaciones de tránsito se respetan a rajatabla! Qué bueno que vos pudiste cambiar de actitud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alice. Y si, o cambiaba de actitud o tenia que resignarme a que no era para mi. Y me costaba dar el brazo a torcer. Pero ahora estoy tratando de tomarlo de manera mas positiva y la verdad que es otra cosa desde que lo veo asi. Ya no es tortura, y creo que en la medida que salga seguido a practicar voy a ir sientiendome mas confiada tambien.
      beso

      Eliminar
  5. Creo que además para decidirte a manejar tenés que estar motivada. A veces la necesidad te hace decir :- Yo puedo- Y así fue mi caso, o subir a un colectivo lleno a las 6 de la tarde o a las 7 de la mañana, o manejar y salir más tarde.
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si, es cuestion de decidirse una. Para mi por ahora no es una necesidad, pero es de esas cosas que sentis que tenes que hacer igual. No queria dejar que me ganara el tema, era cuestion de superar los miedos. Y cambiar la forma de verlo es clave.
      beso

      Eliminar
  6. Una genia!! a mi también me costó al principio... y ahora es algo que disfruto un montón!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno. Me gusta enterarme que a otros tambien les costó pero lo han logrado superar, me da animos. Si, ahora me lo ando tomando mejor, y eso ayuda mucho! beso

      Eliminar
  7. Qué bien!!! Es genial eso de poder enfrentarse a los miedos y terminar disfrutándolo. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que si.. hay que enfrentar los miedos...
      beso

      Eliminar
  8. bravo!!! felicidades!! yo sin embargo ya desistí... bueh creo que ya no lo voy a intentar más.... me pasa como a vos con el auto! tengo taquicardias! a disfrutarlo!! besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.. si, en mi caso no queria dejar de intentarlo. Me era bastante traumatico pero ahora que decidi verlo de otra manera ha sido un cambio notable. es increible la mente!
      beso

      Eliminar
  9. Me voy a tener que tomar en serio éstas palabras y buscarme una canción para subir al volante, porque yo soy tan cagada como tú, y me causa pánico y una tensión horrible subirme a un coche para conducirlo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá te ayuden estas palabras. Desde mi experiencia, el como decidamos tomarnos las cosas es clave. Realmente yo noté un cambio desde que me propuse vivirlo de esta forma. animos!!!!
      beso

      Eliminar
  10. Un placer descubrir tu blog. Ya he visto algunos de tus preciosos dibujos y me han gustado mucho. Creo que tenemos muchas cosas para compartir y ¡Me quedo en tu blog!. Gracias por dejarme un comentario y darme opción a visitarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Bienvenida!! me alegra que hayas dedicido quedarte por aqui!!
      Gracias por los halagos a los dibujos..
      beso

      Eliminar
  11. Felicitaciones! me alegro que te hayas animado, ahora es cuestion de practicar, cada vez te vas a sentir mas comoda frente al volante.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.. si, lo que hace falta es practica...
      besos!

      Eliminar
  12. Me acorde mucho de vos y de este post el otro día, cuando después de añoooos de manejo, fui por primera vez a cargar nafta. No sé por qué se dio así pero nunca había cargado nafta yo y eso que tengo mi propio auto, pero mágicamente siempre tiene el tanque lleno.
    En fin, era una pavada, pero me dio miedito y vergüenza ir pro primera vez yo sola. Al final no era difícil, así que de ahora en mas a DISFRUTARLO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja.. toda una experiencia!!
      si, de a poquito aprendiendo a verlo de otro modo. será cuestión de seguir practicando, pero ya desde una nueva actitud hacia ese tema.
      besote!

      Eliminar

Gracias por dejarme tu mensaje! Tus comentarios enriquecen mi blog! Te espero nuevamente!