viernes, 6 de septiembre de 2019

Ahora si terminamos el viaje..

Ya les venía contando sobre el último día del viaje a España, en el cual hicimos realmente muchas cosas gracias a nuestros amigos que nos hicieron optimizar tiempos y nos llevaron de aquí para allá con la mejor de las ondas. Les estoy muy agradecida porque pudimos por eso conocer mucho más de lo que estaba en los planes, incluir lugares que ni sabía que existían y que me gustaron.
Para  terminar la vuelta es que fuimos a ver las murallas de Ávila. Desde lejos porque ya era tarde, pero me llevo esa linda postal.

Es conocida esta ciudad por sus murallas medievales intactas, con más de 80 torres almenadas semicirculares y 9 puertas.

Luego nos desviamos apenas para conocer El Escorial. Tampoco pudimos entrar pero su visión me da una idea de lo inmenso que es este sitio.
El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial es un complejo que incluye un palacio real, una basílica, un panteón, una biblioteca, un colegio y un monasterio. 
El frío que hacía en ese momento era muchísimo. Así que bajamos para sacarnos unas fotos pero enseguida nos volvimos a subir al auto, esta vez si ya para volver a Madrid, y con eso dar por terminadas las vacaciones.

Dos semanas maravillosas que quedan para siempre en nuestra memoria. Espero que les hayan gustado los relatos sobre cada sitio, las descripciones de los paseos, las fotos que tomamos, y que les haya hecho llegar un poquito de esta tierra especial.


Gracias España por tan cálido recibimiento. Ojalá podamos volver algún día.

Este viaje ha llegado a su fin, y les quería comentar que ya están compilados los post en la solapa “Crónicas de viajes”. ¿La han visitado alguna vez? Allí voy compilando los sitios visitados desde la existencia del blog. Es mi bitácora viajera, la cual cumple también su función de hacerme revivir todos esos lugares cuando quiero.

Es de actualización permanente, y estos días le he cambiado un poco el look. Hice unos apartados por cada país con fotos. Creo que ha quedado lindo, los invito a que entren a ver y lean los relatos. Pueden buscarla en la solapa arriba del blog, y sino hacen click en este link.


Gracias a ustedes por acompañarme en estas aventuras como fieles lectores.


miércoles, 4 de septiembre de 2019

¡Que linda que es Segovia!


Ya cerquita del fin del viaje, y promediando el último día, llegamos finalmente a Segovia.
En primer plano el acueducto de Segovia. Maravilloso!
¡Que ciudad maravillosa! Me encantó recorrerla.
Fue declarada junto a su acueducto patrimonio de la humanidad.
Feliz junto al acueducto. ♥
El acueducto es considerado la obra de ingeniería civil romana más importante de España, y es uno de los monumentos más significativos y mejor conservados de la Antigua Roma en la península ibérica. Y es realmente asombroso. Imponente por donde se mire.

Me gustó la bandera argentina en el balcón. ¿La ven?
Llegamos justo para la hora del almuerzo, así que la primer parada la hicimos en uno de los negocios que vendían comida, ahí justo frente al acueducto. 

Por ahí hay una feria, y también una calesita muy particular. ¿Se darían una vuelta en ella?

La calesita

Subimos unas escaleras desde donde había unas vistas preciosas. 

¡Miren la vista!

Caminar por sus callecitas fue un placer, mucho para admirar. 

La catedral de Santa María es la última catedral gótica que se construyó en España. Está considerada como la obra maestra del gótico vasco-castellano y se la conoce como “La Dama de las Catedrales”. 

No entramos allí tampoco, pero desde afuera se veía magnifica.


El paseo nos llevó a otros miradores increíbles.


Finalmente desembocamos frente al Alcázar, que es un castillo situado en lo alto de una roca. Fue una de las residencias favoritas de los reyes de Castilla.

Frente al Alcázar
Decidimos entrar a conocerlo, y encontramos allí un museo con armaduras, y algunas obras de arte.




Lo que más me gustó sin embargo fue las vistas que había desde sus torres. Hasta se veían las sierras nevadas a lo lejos. ¡Que gran belleza!
De fondo las sierras nevadas. Precioso.
Luego de este espectacular paseo nuestros amigos nos dieron la sorpresa de llevarnos a ver dos sitios más: las murallas de Ávila y El Escorial. Ambos los vimos desde lejos porque ya era más tarde y estaba fresco, pero fue genial poder llevarnos una idea de ellos. En el próximo post se los muestro, y ahí ya si finalizo los relatos de este viaje hermoso.

¿Qué les pareció Segovia? 

lunes, 2 de septiembre de 2019

El Versalles Español: Granja de San ildefonso

Cuando nuestros amigos nos dijeron que muy cerquita de Segovia (a solo 13 km) íbamos a hacer una parada para visitar la Granja de San Ildefonso, francamente no iba preparada para ver un palacio y jardines extraordinarios. Más bien la palabra granja me hacía imaginarme animalitos y tractores. Pero no, lo que vimos distaba mucho de eso.
Hermosos jardines
Es lo que se considera el “Versalles Español”, y vale la pena visitarse.
Es una de las residencias de la familia real española, y está abierto al público.
El palacio
Este palacio se levantó en el lugar donde se encontraba la ermita de San Ildefonso, y acabó siendo una copia de Versalles.

Jardines muy cuidados
El trazado y diseño de los jardines corresponde al estilo clásico francés, y tienen 146 hectáreas.


A partir de 1724, el Real Sitio comienza a adquirir su máximo esplendor, pues ya no es un palacio más de la geografía española sino que pasa a ser la residencia veraniega del rey de España, con su correspondiente corte.

Diseminadas por los jardines se encuentran 21 fuentes, inspiradas en la mitología clásica. Se construyeron en plomo para evitar su corrosión, pero han sido pintadas con imitación de bronce.


Era media mañana cuando llegamos al lugar, y estaba bastante desierto. Así que tuvimos mucha tranquilidad mientras recorríamos los jardines. Las fuentes son bastante imponentes, pero no funcionan todas a la vez ya que consumen gran cantidad de agua.
El palacio puede ser visitado, pero no lo incluimos en nuestro itinerario ya que queríamos guardar el tiempo para recorrer Segovia.
Me pareció un sitio interesante, ideal hacer un pequeño desvío para conocerlo.

¿Qué les parece?

miércoles, 28 de agosto de 2019

Boca del Asno: nombre raro pero es un bosquecito encantador

Entramos ya a los relatos del último día del viaje. Hicimos muchas cosas y visitamos varios lugares, así que les voy a ir trayendo los distintos sitios visitados ese día.

Salimos tempranito de Madrid en auto. Confiada en que el calorcito de los días anteriores se mantenía es que salimos poco abrigados. Gracias a Dios la mayor parte del paseo me prestaron una campera que nuestros amigos llevaban en el baúl del auto, sino realmente lo hubiera pasado mal. La temperatura descendió bastante.
Junto al río, visitando la zona de Boca del Asno
Estábamos camino a Segovia, pero la primera parada la hicimos en una zona de bosque llamada Boca del Asno.
Esta área recreativa parece que suele llenarse de gente en el verano, ya que la cruza el río Eresma, y tiene algunas zonas donde darse un chapuzón.
También es un espacio divino para hacer un picnic, para caminar y tomar contacto con la naturaleza.
Parece que el origen del nombre del lugar es incierto y tiene varias versiones. Una que me gustó es del siglo XIX y es la siguiente: se celebraba en el paraje la elección de un nuevo alcalde algo parco en palabras al que los vecinos animaron a hacer un pequeño discurso. Mientras se decidía y arrancaba a hablar, un asno soltó un estruendoso rebuzno que provocó el jolgorio generalizado de vecinos y del propio alcalde.
Lo cierto es que si bien la nuestra fue una parada más bien cortita, disfruté el tiempo que pasamos allí. Seguimos un senderito que bordeaba el río, y nos llegaba una fresca brisa.

La siguiente parada: Granja de San Ildefonso, conocido como el Versalles Español.