viernes, 29 de junio de 2012

Saludito breve de viernes

Ando corriendo un poco estos días, así que no tengo mucho tiempo para escribir un post más largo. Sin embargo quise pasar a saludarlos, desearles que tengan un hermoso viernes y un excelente fin de semana.

Les dejo unos lindos mensajitos sobre la vida, para reflexionar.


miércoles, 27 de junio de 2012

Hormiguitas

Cuando vivía en departamento no les prestaba atención, porque lo cierto es que no había ninguna visible por ahí. Pero ahora que vivo en una casa estos pequeños insectos andan dando vueltas por ahí, haciendo de mi patio sus dominios.

La verdad es que las venía  dejando hacer en paz. Pero el otro día me sentí en la necesidad de hacer algo. Se ve que en esta época andan juntando con más ahínco sus provisiones para el invierno, porque todas las plantas reflejan esto. Es decir, de un día para otro la mayoría de mis plantitas presentaba sus hojas mordidas, en pedacitos.  No es que yo las cuide mucho (ya confesé por acá que no soy muy buena jardinera) pero estaban quedando en un estado calamitoso.

Además, esta colonia de hormiguitas había formado una verdadera autopista. Así de un macetero a otro se cruzaban todo el patio, en una fila de pequeños puntos negritos (aunque algunas eran bastante grandes) que se movían cargando pesadas hojas (porque hasta 50 veces su peso estos bichitos pueden llevar. Sorprendente, ¿no?). Muy tenaces, muy trabajadoras, pero reventando mis pocas plantas.

Nunca fui de las que disfrutaba matando hormiguitas (muchos chicos muestran fascinación por esas cosas, a mi siempre me dio pena) y el veneno lo tenía comprado hace bastante pero nunca se los había echado. Pero como les decía, esta vez tenía que actuar, mostrarles quien manda en ese patio. Y así fue como les tiré el polvo blancuzco, que actuó de una manera rápida y sorprendente. Pobres bichos, quedaban secos al instante, y en donde un rato antes había una autopista ahora había pequeños cuerpecitos negros sin vida. Me sentí un poco culpable, pero todo sea por el bien de mis plantas, ¿no?


¿tuvieron que deshacerse de este tipo de bichitos? ¿lo hicieron con veneno? ¿alguna otra técnica?


martes, 26 de junio de 2012

Escribir en la arena

Cuenta una bella leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y, en un determinado punto del viaje, ambos discutieron. Uno acabó dando al otro una fuerte bofetada. El ofendido, sin decir nada, se agachó y escribió con sus dedos en la arena: "Hoy mi mejor amigo me ha dado una fuerte bofetada en la cara"

Continuaron el trayecto y llegaron a un oasis donde decidieron bañarse. El que había sido abofeteado y herido empezó a ahogarse. El otro se lanzó a salvarlo y evitó que perdiese su vida. Al recuperarse del posible ahogamiento, tomó un estilete y empezó a grabar unas palabras en una enorme piedra.

Al acabar, se podía leer: "Hoy mi mejor amigo me ha salvado la vida". Intrigado, su amigo le preguntó:- "¿Por qué cuando te hice daño escribiste en la arena y ahora escribes en una roca?" Sonriente, el otro respondió:- "Cuando un gran amigo nos ofende, debemos escribir la ofensa en la arena, donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarla y olvidarla. En cambio, cuando un gran amigo nos ayuda, o nos ocurre algo grandioso, es preciso grabarlo en la piedra de la memoria del corazón, donde ningún viento de ninguna parte del mundo, podrá borrarlo."


Esta leyenda circula hace rato por internet, y ayer volví a leerla. Está un poco relacionada con el post anterior, del cual les agradezco infinitamente los comentarios que todas me han dejado.

La verdad es que no se que pasará, si podré con el tiempo contarles que recuperé una amistad que parecía perdida, o si el abrir la puerta nuevamente es en vano y trae nuevos desencuentros. Pero me han dicho que siga mi corazón y este es un consejo que siempre parece apropiado. Y como dice la leyenda de estos dos amigos, hay cosas que deben escribirse sobre la arena.

Le abro la puerta a una nueva oportunidad, ya veremos que reacción me encuentro del otro lado.

Gracias a todos por estar, por darme fuerzas y consejos.
Que tengan un bonito martes.

lunes, 25 de junio de 2012

Desconcertada


¿Se acuerdan que hace tan solo unos días les conté una historia sobre una amistad de muchos años que estaba dando por perdida? Lo hice en el siguiente  post

 Recibí buenos consejos de parte de ustedes, muchas fuerzas para hacerle frente a la situación (por decirle así, ya que en realidad el “hacerle frente” es justamente dejar pasar el tema; aunque duela seguir para adelante  y concentrarse en quienes si están, etc).


Resulta que el viernes me pasó algo que me desconcertó un poco, relacionado justamente a esto. Después de algunos meses sin saber de ella me llega un mensajito al celular. En el mensaje me preguntaba si ya había vendido un mueble, el cual si hubiera estado en contacto conmigo sabría que lo había vendido hace más de medio año. La verdad es que me resultó bastante absurdo este mensaje, sobre todo considerando que en el medio tuvo al bebé y nunca me mandó ni siquiera una foto aunque se le había pedido, que me había dicho que sabía que me debía una charla pendiente pero jamás me dijo de vernos y aclarar el tema o darme alguna explicación de su alejamiento, y otra serie de cosas que ya les había contado.

La cuestión es que le respondí. Le dije que lo había vendido en diciembre, y a la vez que cuando quisiera darme la charla pendiente que me gustaría tenerla y que sabía donde encontrarme.

 A las horas me responde. Me dice que gracias por contestarle, que sabe que me debe la charla y que el tiempo pasa pero que a pesar de la felicidad del bebé no está pasando por un buen momento.

Ante eso le vuelvo a mandar mensaje, que me gustaría ayudarla pero si no me deja acercarme me es imposible, que ojalá se mejoren sus cosas y que cuando quiera buscarme sabe como hacerlo.

No mucho más realmente. Les cuento que me quedé desde ese día con una serie de sentimientos encontrados. Me revolvió la tristeza por un lado (porque todo lo que pasó me dolió mucho y sigo sin entenderlo), un poco de sorpresa (sobre todo por lo absurdo del mensaje que me envió).

A todo esto, hoy me llega una solicitud de amistad de Facebook de su parte. ¿se acuerdan les conté que había dado de baja su perfil, y que sabía que había hecho recientemente otro pero que no me había invitado?. La cuestión es que esto sigue fomentando mis sentimientos encontrados. Quiero pero no quiero aceptarle su solicitud. Por un lado pienso que puede ser un acercamiento, o el poder entender que pasó. Por otro lado me lastimó y no estoy segura si tener ese contacto no me hará daño. Porque la charla sigue pendiente, porque sigo sin entender nada. Porque ya me había resignado a no tener respuestas y aceptar que se había alejado. Porque no entiendo como va la mano.

En fin, perdonen mis idas y vueltas en este post, el que creo es un intento de ordenar ideas. Me siento un poco confundida con esto. Se que parecen las vueltas de una adolescente (me dijo, le dije, me dijo entonces, etc), pero la verdad es que no se muy bien como manejarlo. Ya me había hecho a la idea de seguir mi camino y dejar atrás lo que había pasado aunque no lo entendiera. Y ahora simplemente no se, estoy desconcertada.

 ¿ustedes que opinan?

sábado, 23 de junio de 2012

Keep Calm

Andan circulando por ahí muchas imágenes como las que hoy les muestro, de la serie (por llamarla así) “Keep Calm”. Me encanta cuando encuentro alguna porque son de lo mas originales, hay de todo.

 Hoy escogí estas tres de la página de “Pinterest”, como para empezar el fin de semana con una sonrisa:

 “Keep Calm and make coffe”.

 Totalmente apropiada, porque si hay algo que me gusta es el café (con leche, porque sino es muy fuerte). Tardé en probarlo, ya que en casa mucho no se tomaba cuando yo era chica (a mi mamá siempre le cayó mal al estómago, mi papá hoy toma bastante pero no recuerdo que me dieran a mi cuando era pequeña). Pero mi primer novio era un fanático del café y ahí empecé a tomar la costumbre de tomarlo yo también. Puedo tomarlo en cualquier momento del día, y para mi es sinónimo de charlas con amigas: - “¿Nos juntamos a tomar un café?” –



“Keep Calm and sing soft kitty”

 Para los fanáticos de “The big Bang theory” no es necesario que les explique nada. Para los demás vean la serie, que se están perdiendo algo genial (en Argentina la pasan por Warner Channel). Cada vez que la veo muero de risa con los episodios.




“Keep Calm…and, and.. what  was I saying”

Esta última solo porque me causó gracia, y porque es gratificante a la vista. No más razones que esas.

¡que tengan un bonito fin de semana!

viernes, 22 de junio de 2012

No te rindas



NO TE RINDAS (Mario Benedetti)



No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,

Enterrar tus miedos,

Liberar el lastre,

Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,

Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,

Destrabar el tiempo,

Correr los escombros,

Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quiero

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,

Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto,

Recuperar la risa,

Ensayar un canto,

Bajar la guardia y extender las manos

Desplegar las alas

E intentar de nuevo,

Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,

Porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.

jueves, 21 de junio de 2012

Bailar bajo la lluvia


Mi amiga bloggera Little Moon me invitó a participar de la siguiente iniciativa: compartir una frase con una foto. Escogí por lo tanto unas palabras que para mi siempre han sido importantes. Son bastante conocidas pero no se quien es su autor/a. La frase que hoy escojo compartir es:

 “La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia”.



La verdad es que en la vida se nos presentan muchas veces situaciones que uno puede calificar de tormenta. De esas en las que uno no sabe donde meterse para protegerse, donde nos sentimos arrastrados por fuertes vientos. En las que solo queremos sentirnos cobijados, y que deseamos que pasen rápido. Pero muchas veces la mejor solución es salir a darle frente a las situaciones, salir a bailar bajo la lluvia, mostrarle al mundo que nos reímos de la tormenta. Y así, como quien no quiere la cosa, esta va pasando, y vuelve a salir el sol. Al fin al cabo, como bien dicen otras frases que me gustan:

 
“después de una gran tormenta siempre vuelve a salir el sol”


“Siempre que llovió paró”.


Si alguien se siente inclinado a compartir otras lindas frases serán bienvenidas.



No nomino a nadie en especial a seguir con esta iniciativa, pero cualquiera que quiera hacerlo puede prenderse. A ver que resulta..

martes, 19 de junio de 2012

Aportando un granito de arena, podemos hacer una playa

En este mundo blogger pasan cosas lindas. Una de ellas es la movida de padrinazgo que surgió gracias a la iniciativa de Andrea, y que fue tomando forma gracias a la organización que Ann y Lila. A esto se fueron sumando muchas otras personitas con corazón solidario, y lo que comenzó como un sueño hoy está haciéndose realidad.

Moviéndose un poco las chicas lograron contactarse con APAER (Asociación Civil Padrinos y Alumnos de Escuelas Rurales). Ahí explicaron que queríamos aportar nuestro granito de arena para ayudar a quienes con menos recursos andan enfrentando la vida, y nos dieron la oportunidad de apadrinar a la “Escuela 516, de Palma Pozo, Santiago del Estero”.




Allí concurren 32 nenes de entre 6 y 14 años con muchas necesidades, entre ellas:

*Grupo electrógeno

*Ropa y calzado

*Botiquín y medicamentos de venta libre (Novalgina, jarabe, calmantes, etc)

*Mapas, bandera de izar, bandera de ceremonia, material para educación física, material didáctico para computación.

*Cuentos y revistas para la biblioteca.

*Cocina a leña, ollas y cacerolas.

*Nuevamente, alimentos!



Además de tratar de juntar estas cosas, el primer objetivo es una campaña para que cada uno de estos pequeños pasen el día del niño de una manera diferente. Con un regalito, con una cartita, con muestras de cariño de esta gente que aunque no los conoce personalmente tiene ganas de llevarles una sonrisa a sus caritas.

 Tengo el privilegio de participar en esta hermosa iniciativa, y ya tengo asignado un niño para apadrinar. Se llama Benjamin y tiene 11 años. Estoy contenta, pensando que le puede gustar.

La idea es que esta iniciativa se mantenga con el tiempo, por lo que si alguno que no se sumó todavía quiere participar puede hacerlo, contactándose con las organizadoras, haciendo click en el siguiente enlace: "Soy Madrina"

“ Un grano de arena... No es nada pero millones y millones de granos, de arena forman un desierto... Una gota de agua no es nada... Pero millones y millones de gotas de agua forman un mar inmenso, y un desierto aislado, y un mar inmenso forman una playa. Y si todos nos juntamos podemos conseguirlo... ”

Lasagna de berenjenas: fácil, rico, y con pocas calorías

¿les gustan las berenjenas?

Me pasaron el otro día una receta buenísima para hacer “Lasagna de berenjenas”, que es super fácil, rica y encima con pocas calorías. La hice el fin de semana en casa con excelentes resultados, por lo que me animo a pasarles la receta para que puedan hacerla en sus casas.

 Disculpen que no dejo fotos de los pasos, la verdad es que no saqué ninguna.



Esta es la lista de ingredientes que necesitan:

     -       2 berenjenas grandes

-       200 gr de ricota

-       50 gr jamón cocido

-       2 dientes de ajo picados

-       1 cucharada de perejil fresco picado

-       Sal / Sal gruesa

-       Pimienta

-       Nuez moscada

-       Orégano

-       2 claras de huevo

-       2 tomates

-       2 cucharadas de pan rallado

-       Queso rallado



Y así se hace:

Se cortan las berenjenas en fetas medianas. El primer paso siempre que se cocinan estas verduras es quitarles un poco el ácido, por eso se dejan dentro de un colador en sal gruesa un rato (media hora aprox). Luego se lavan y se ponen a hacer al vapor para quitarles la rigidez.

Aparte se debe picar el ajo, el perejil y el jamón. Se mezclan en un bol estos ingredientes junto con la ricota, los huevos, sal, pimienta y nuez moscada.

Se corta el tomate en rodajas.

En una asadera poner una capa de las berenjenas, la preparación de ricota y las rodajas de tomate. Salpicar con orégano y repetir la operación.

Po último, empolvorear con el pan rallado y el queso rallado. También se le puede agregar fetas de queso port salut para que se derrita.

Se pone todo en el horno, y después se sirve caliente.



A mi me encantó, a mi novio también. Una forma rica de incorporar en la dieta diaria este alimento. ¿y saben porque es importante esto? Pues solo observen estas propiedades que tiene la berenjena:



-       Es adecuada para mejorar la circulación

-       Ayuda a bajar el colesterol y prevenir la arteriosclerosis

-       Estimula la bilis, por lo que ayuda a disolver las grasas

-       Tiene alto contenido de agua (90%) y bajo contenido calórico (¡ayuda a adelgazar!)



¿Cómo las comen ustedes?

lunes, 18 de junio de 2012

De película: "Madagascar 3"


El viernes después del trabajo decidimos ir al cine con mi novio. Elegimos para ver una película que sabíamos nos iba a gustar y que hace poquito se estrenó en los cines: “Madagascar 3”.

Me gustan las animaciones, y ya había ido a ver las dos ediciones anteriores de esta zaga en cine. Esta vez disfrutamos de la versión en 3D, la cual está muy bien lograda.

Como un breve resumen de la peli, les cuento que después de explorar África los personajes siguen tratando de regresar a su casa en el zoológico de Central Park en Nueva York. En esta nueva aventura Alex (el león), Marty (la cebra), Gloria (la hipopótamo) y Melman (la jirafa), están en Europa y deciden unirse a un circo, con la esperanza de que esto los ayude a regresar a su hogar. Viven entonces simpáticos momentos como parte de su gira en el circo "Zaragoza",  en escenarios como Montecarlo, Roma y Londres.

Fue una bonita salida, ya que nos divertimos mucho con la película. Es tierna, colorida, despierta las risas, con buena música. Para grandes y chicos.

¿la fueron a ver? ¿Qué les pareció?

¿vieron las dos anteriores?



sábado, 16 de junio de 2012

Snoopy


Ayer leía una nota que contaba que Snoopy cumple 62 años. Unos cuantos para este simpático perrito, que en mi infancia adoraba. Tantas veces soñando desde arriba de su casita o acompañado con el pajarito Emilio.

Yo no era tan fanática sin embargo como una compañerita que tenía en la primaria. Y esta nota me hizo acordar a ella, quien tenía absolutamente todo con motivos de este personaje. La cartuchera, el forro del cuaderno, la mochila, los estampados de las remeras.

Recuerdo que cuando salió el álbum de figuritas ella estaba extasiada. Yo las llegué a juntar, pero como tantos otros álbumes no pude completarlo. Siempre quedaba alguna figurita de las difíciles faltando, dejando su lugar vacio.

 Un lindo personaje.

¿a ustedes les gusta?





viernes, 15 de junio de 2012

Algunas amistades aunque largas se terminan



Les conté el otro día de mi amistad más antigua con Mari. Hoy quiero contarles de una amistad que también llevaba unos cuantos años, pero que a diferencia de la anterior se podría decir que llegó a su fin. Es relativamente reciente este desenlace, por lo que es algo que me afecta todavía bastante. Es algo que no termino de entender. Pero a modo de descarga, de buscar un consejo (me gustaría saber que harían si estuvieran en esta situación) es que hoy les cuento la historia siguiente (se que es larga, sepan disculpar):

 Con Ale éramos amigas desde la primaria. Fuimos a colegios secundarios diferentes, pero no vivía muy lejos así que era frecuente que nos viéramos. Ella no fue de tener nunca muchas amigas. Más bien eran pocas, estaba yo y otra chica. No salía mucho realmente, sobre todo si implicaba reuniones con mucha gente. Es por eso que en muchos de mis cumpleaños estuvo ausente. También tuvo a lo largo de los años algunas actitudes de esas que gente con menos paciencia no le toleraría, como por ejemplo quedar conmigo en encontrarse un día y no aparecer, y luego decir que había mandado mensajito para avisar (lo cual claramente no era cierto, además de que era una excusa repetida porque esto pasaba seguido). En otra ocasión por ejemplo invitarnos a una fiesta y cuando la pasábamos con mi novio a buscar decirnos que se le habían ido las ganas de ir y ni siquiera bajar a abrirnos la puerta.

 Estas cosas se las cuento mas que nada para que se hagan una idea de la persona. O sea, tenía algunas cosas que la verdad eran bastante molestas, pero por otro lado era buena piba y nos llevábamos bien. Como creo que a las personas uno debe aceptarlas o no como son, yo sabía que ella tenía cada tanto esas actitudes, pero sin embargo la aceptaba como era.

 Con el tiempo ella empezó de todos modos a sociabilizar un poco más, y hace ya algunos años inclusive ella se puso de novia con un amigo mío. Con este chico nos conocíamos desde hace varios años, y éramos de contarnos bastante las cosas, de vernos y escribirnos mails seguido. Por un tiempo entonces yo salía bastante con ellos, y con otros conocidos mutuos. Un par de veces en el mes seguro nos veíamos. Hasta hicimos algunos viajes juntos.

Hasta ahí todo bien, ya estábamos por cumplir con ella unos veinte años de amistad, y con mi amigo unos diez años. En un determinado momento el papá de mi amiga enferma muy grave. Yo empiezo a llamarla y mandarle mails para ver como estaba la situación, y no tenía mucha respuesta. Esta era una situación bastante extrema, así que entendía yo que ella no quisiera hablar mucho, que no estuviera disponible. Traté de contactarme con mi amigo (ellos ya vivían juntos) y quien hasta entonces era de escribirme prácticamente todos los días pasa a no responderme los mails. También lo entendía, y eso reforzaba mas mi creencia de que necesitaban espacio, que no querían estar contando mucho sobre el tema, etc.

 La verdad es que este tipo de situaciones son difíciles. Uno no sabe muy bien como actuar. Algunas personas prefieren vivirlas sin tener que estar contando mucho, sin ver a nadie, etc. Otras todo lo contrario, necesitan descargarse, estar acompañadas. Supongo que porque muy poquito antes en otro grupo de amigas habíamos tenido una situación parecida y esa chica había preferido que no la viéramos ni tuviéramos mucho contacto en ese tiempo porque no quería hablar del tema ni salir, que yo interpreté que Ale estaba escogiendo algo similar.

La cuestión es que si yo le decía de verla me decía que mejor no, pero sin embargo al tiempo por una respuesta muy cortante que tuve supe que en realidad estaba esperando que yo apareciera igual a acompañarla. La verdad es que me hubiera gustado estar desde el principio de la situación, pero no tengo la bola de cristal mágica y había interpretado el tema de otra manera. Había ayudado a que yo interpretara las cosas así el hecho de que cuando yo le preguntaba a mi amigo como actuar con su novia él no me respondía, cuando siempre había sido de decirme todo muy de frente. De alguna manera confieso eso reforzó mi idea de que no querían que los invadiera mucho en esta situación.

Logré en cierto momento hacerle saber a Ale todo esto, nos juntamos, lo aclaramos, dijimos que iba a ser diferente. De hecho para cuando su padre falleció yo estaba con ella. Por un tiempo parecía que todo estaba mejor. Con ella principalmente, y también con mi amigo habíamos aclarado el tema, y nos volvimos a escribir como antes.

 Pero algo había cambiado. Ella empezó a alejarse un poco, empezamos a vernos menos, aunque todavía nos veíamos. Cuando ya había pasado como un año de esta situación mi amiga queda embarazada. En vez de enterarme de una manera mas personal de tan linda noticia lo hice porque lo publicó en el Facebook. De todos modos me alegré mucho por ellos porque sabía que lo estaban buscando, los felicité, les pregunté las cosas típicas que uno quiere saber en esa fecha: para cuando esperaba, de cuanto estaba, etc. A todo esto justo se da la coincidencia de que yo tenía también una linda noticia para darles, y era que había logrado el cambio de trabajo, justo ese día me habían confirmado que había quedado seleccionada en donde estoy hoy. Ese día la respuesta de mi amigo fue algo así como: “gracias por tu saludo, felicitaciones por el cambio de trabajo, además te estas por mudar asi que estas hecha”. Para quien escribía mails larguísimos como era él, esto sonaba muy escueto. Y encima les cuento que esta fue el último contacto que recibí de su parte. Nunca mas respondió los varios mails que le mandé, ni me dio ninguna explicación aunque yo le preguntaba si algo lo había enojado. Si les soy sincera, lo único que puedo pensar es que fueron celos de su parte. Celos de que a mi se me había dado este cambio (cuando él estaba mal en el trabajo). Ya había mostrado una actitud así con otra persona conocida de él. Aunque un amigo de verdad no debería entrar en celos porque al otro le va bien, creo esto pasó aquí.

A todo esto yo le seguía mostrando a mi amiga que quería estar en contacto, que quería verla, y ella empezó a poner excusas varias para no vernos.  Me decía que no quería salir porque hacía frio, porque tenía mucho trabajo, porque llovía, porque hacía calor. En fin, escusas varias, y que para mi quedaba claro que eso eran. No se si fue porque de alguna manera se mimetizó con su pareja, o si fue toda la confusión cuando el tema del padre de ella (la que ya habíamos aclarado). De todos modos se que esto último no fue, porque a unos amigos en común que teníamos (en realidad eran una pareja amiga de su novio, pero a los cuales yo veía siempre) también les hicieron un desplante parecido (a pesar de que “él si había ido a verla aunque ella no le hubiera dicho nada”, según sus palabras del momento).

 La cuestión es que yo le insistí miles de veces de vernos, y nunca accedió. Le pregunté miles de veces porque actuaba así conmigo, nunca me lo dijo. Como habían dado de baja el teléfono no me quedaba otra forma de comunicarme que por mail, a los cuales no me respondía ella, o lo hacía de una forma escueta, cortante.

 Lo que me dolió mucho es que en todo su embarazo no pude verla, ni siquiera por foto. También que le pedí muchas veces que me avisara cuando nacía el bebé, y nunca lo hizo. Yo me enteré por esta gente en común que ya había nacido, le mandé mail felicitándola, le dije que quería verla, le pregunté detalles, le pedí una foto. ¿Creen que algo de esto pude cumplir? Pues no. Me dijo que sabía que me debía una charla. Le dije que cuando quiera. Pero nunca se dio. Ya el niño tiene casi tres meses, y ni una foto pude ver.

 Se que yo hice lo posible para entender que pasó. Traté de ver si había sido por actitudes mías, pero lo único cuestionable puede ser que no estuve de la manera en que lo necesitaba ella cuando su papá. No fue por no querer, fue por interpretar que ella necesitaba otra cosa. Y lo expliqué. Y pedí perdones, y traté de mostrar que si quería estar para ella, tanto en las buenas como en las malas. Sin embargo, de su parte solo encontré u muro altísimo, no pude compartir ni uno ni lo otro. Y ni siquiera pude entender el motivo. Tampoco puedo entender la actitud de su novio.

Se también que no fue solo algo hacia mi. Este alejamiento fue conmigo y con otros. Por algún motivo se decidieron aislar de mucha gente.

Hace unos días vi que volvió a hacerse un perfil de Facebook (el anterior lo había dado de baja). Vi que está invitando a amigos (y no porque yo la buscara, sino que estas cosas de la red social que me informa que tenemos amigos en común), y por supuesto no es el caso conmigo. Y su novio lo mismo (al parecer uno hace lo mismo que el otro, no hay mucha individualidad)

 ¿Qué decirles? Es un tema que no termino de entender. Un tema que me duele horrores. Porque fueron veinte años de amistad (y diez con su novio) que se han ido a la basura. Porque con esta actitud está claro que no es gente que quiera tener al lado mio. Porque sus actitudes no son las de buenas personas. De todos modos duele muchísimo, y me afecta.

 En fin, disculpen lo extenso de este post. No se si se entendió la situación. Es complicada, y en pocas palabras es difícil ponerla. Pero es parte también de mi mundo, que tiene tantas cosas lindas, pero también algunas asi.

¿Ustedes que hubieran hecho? ¿Seguirían buscando entender que sucedió? ¿no le daría mas vueltas al asunto?

Nota: este post lo empecé a escribir ayer. Hoy me encuentro con una nueva seguidora, y al ir a conocer su blog me encuentro lo siguiente: "Destiny"


Estas palabras me han servido mucho, es como que me han tocado al corazón en un momento en que las necesitaba. ¿Será como ha titulado su post, una cuestión de destino? Gracias por tus palabras Reich!

 Y ahora si, disculpen lo extenso, y que tengan un lindo viernes. Porque aunque la vida nos presenta este tipo de situaciones difíciles, también nos da mil y un razones para sonreir, y mucha gente que si vale la pena que se cruza en nuestras vidas. A concentrarnos en ellas, que son las que importan.

miércoles, 13 de junio de 2012

Mi amiga Mari


Ya les contaba ayer de algunas travesuras infantiles que hacíamos con mi amiga Mari. Hoy entonces el post se lo voy a dedicar a ella, contándoles de mi amistad más antigua.

 Vivíamos en el mismo edificio, ella en el primer piso (el que tenía un gran patio, el cual incluía una pileta que nos hemos cansado de usar) y yo en el doce. Con mi familia nos mudamos ahí cuando yo tenía poco más de un año, y se ve que al poco tiempo nuestras respectivas madres se hicieron amigas, y por lo pronto fomentaron nuestra amistad. Para cuando yo la conocí tenía unos dos años, y ella apenas uno más.

 Siempre fuimos muy compinches, aunque nuestros caracteres eran bien diferentes en esos años. Mari siempre muy traviesa (el pequeño demonio pelirrojo) y yo más tímida. Para darles un ejemplo, solíamos jugar por la casa a las corridas, y ella en algún momento siempre se escondía y terminaba saliendo cuando yo menos lo esperaba a un grito de “Buuuu!” que me hacía saltar. Se la pasaba asustándome y yo cayendo en eso. Igual por alguna extraña razón no me enojaba (o tal vez en el momento si, y ahora no lo recuerdo).


Otra muestra de sus travesuras tiene que ver con una especie de cantero que estaba muy alto en su patio. Era el techo de las cocheras del edificio. El tema es que para llegar ahí había que hacerlo por una escalera. Nosotras frecuentemente subíamos a jugar allí, y más de una vez ella repetía la misma broma: bajaba rápido y se llevaba la escalera, por lo que me dejaba ahí arriba sin poder bajar. Y yo caía repetidas veces en estas trampitas (¿no tendría muchas luces de pequeña? Vaya a saber).

 Al parecer me hacía las mil y una. Pero así como me jugaba esas bromas también compartíamos incontables juegos.

Ya les contaba por ejemplo de su pileta. En esa época estaba de moda un programa llamado “Jugate conmigo” (seguramente muchas de las que son argentinas se acuerdan) en el que había una serie de postas y juegos. Con ella habíamos creado nuestro propio programa al estilo de este (nos turnábamos para ser participante y conductora). Por todo el patio diseñábamos postas a cumplir, e íbamos relatando todo. ¿Qué usábamos de micrófono? Ni me acuerdo, no importaba.

También habíamos creado nuestra propia empresa (por años tuvimos la idea de hacer un sellito con el logo pero nunca lo hicimos), por lo que jugábamos a la oficina, etc.

Otro juego frecuente era hacer de espías. Ella tenía una hamaca de estas en las que caben dos personas, y solía ser nuestra cabina secreta donde nos enterábamos de las misiones a cumplir. Una especie de “cono del silencio”, a lo Agente 86. ¡Cuánta imaginación!

Luego los tradicionales juegos, las escondidas, la mancha, etc. En su casa o en la mía, siempre encontrábamos donde divertirnos.

Yo me mudé a los doce años, y ella al poco tiempo se fue a vivir con su papá a otro barrio. No nos vimos tan seguido durante nuestra adolescencia, pero luego volvimos a reencontrarnos y ser tan compinches como antes.



Hemos pasado un montón de cosas juntas. Cuando a principios del 2004 me dijo que se iba a vivir a España me puse a llorar. Soy muy apegada a mis afectos, y me costó mucho hacerme a la idea de que se iba, que estaríamos a un océano de distancia. Entiendo su decisión, acá en Argentina ella no estaba muy bien, quería probar como le iba allá, etc. Así que ese año se fue para allá, seguida de su novio, con quien se casaron en Barcelona, y con quien formó una preciosa familia. Tiene dos nenas, de siete y tres años. A la más grande la llegué a conocer en su última visita al país. Pero hace rato que no viene, así que a la más pequeñita solo por fotos.

 Por suerte hoy en día las tecnologías nos permiten estar más conectados. Hay por ahí un mail, un Facebook, un hablar por teléfono o por Skype. Estamos al tanto de la vida de la otra, seguimos en contacto.

La verdad es que la extraño un montón. Hay tantas cosas que me gustaría compartir con ella de otra forma, tenerla cerca, compartir horas de mates y charlas.

 Sé que por ahora la distancia física existe, pero no la del alma. Aunque quisiera tenerla más cerca, sé que ella se fue buscando un mejor destino en el viejo continente. Por muchos años así ha sido, las condiciones que encontró allá fueron favorables. Ahora no lo son tanto, pero si bien me dice que está tentada de volverse no ha llegado a tomar la decisión. Es que ahora allí la crisis se anda sintiendo (bueno, acá no podemos decir que no exista tampoco) y hace unos meses que ha quedado sin trabajo. Por ahora tiene el paro, que hasta un año más la cubre, y su marido sigue trabajando. Así que andan pensando que hacer. Si les soy sincera, a mí me encantaría que se volvieran. Pero sé que es algo egoísta de mi parte. En realidad quiero que les vaya bien, y si han elegido ese país pues que sea allá. O no, mejor que sea acá. Realmente me encantaría volverla a tener cerca.

 Por ahora me decía que estaban considerando venir en septiembre de vacaciones, porque hace rato que no vienen y extrañan. ¡Ojalá! Quiero por lo menos unos días poder darle un abrazo, por todos lo que estos años han sido solo virtuales.

Hay mucho más para contar de Mari, pero ya este post es muy largo y no quiero aburrirlos. Les dejo unas fotitos en las que estamos con ella y mi hermano en el “Club de amigos”, que era un lugar donde algunos años fuimos a pasar la Colonia de verano.

martes, 12 de junio de 2012

Travesuras infantiles


Venía estos días pensando en cuantas travesuras uno hace de pequeño. Cosas de chicos, muchas veces hasta inocentes (o no tanto). Esas que hoy viven en forma de recuerdo de otras épocas.

Les voy a contar un par que vienen hoy a mi memoria:

Mi primer recuerdo es de una vez que acusé a mi hermano injustamente, por lo que se ligó un buen reto. Sé que estuvo mal (con los años llegué a confesar que había sido yo), pero en ese momento esto es lo que había ocurrido:

Yo tenía una Barbie de pelo bien largo. En esos años (al igual que ahora) tener una muñeca de estas era algo bastante caro, por lo que la cuidaba bastante. Sin embargo un día tuve la idea de cortarle el pelo. Agarré unas tijeras, y de una se lo corté. Como se podrán imaginar el resultado no fue bueno. Había quedado espantosa. Claro que me agarró la frustración, el llanto, y todo eso, y por no reconocer que había sido yo quien había arruinado la muñeca terminé diciéndole a mi mamá que mi hermano era el culpable (no sé qué edad tendría él, tal vez unos seis años). Y claro que se lo creyeron. No tenía mucho sentido que yo hubiera arruinado mi propia muñeca, ¿no? En fin, se ligó algún reto, el pobre inocente que nada tenía que ver.

Con los años igual como les contaba reconocí que yo había sido la autora. En mi defensa voy a decir que también yo era acusada injustamente cada tanto, eh! No vayan a pensarse que mi hermanito era un santo y yo la bruja malvada.

Otro recuerdo de travesuras infantiles que voy a contarles es de una vez que salimos con mi amiga Mari a vender rifas falsas por el barrio para hacernos de unos pesitos. Edad aproximada que teníamos en ese entonces unos diez años. En realidad habíamos hecho unos talonarios a mano (en esa época ninguna tenía computadora, ni mucha tecnología a la que acudir) por lo que era todo muy artesanal, y calculo que los poquitos vecinos que nos compraron sabían que en realidad solo estaban cooperando con dos pequeñas que querían tener unos billetitos. La cuestión es que íbamos por los negocios del barrio y les decíamos que estábamos haciendo un sorteo y que nos compraran algún numerito. Algo llegamos a recaudar, y eso nos lo gastamos en un helado para cada una. Me acuerdo de la situación, como nuestros respectivos padres no sabían que teníamos esto tuvimos que esperar a un momento en que no nos vieran para ir a la heladería a por nuestro helado. ¡Y pensar que nos sentíamos tan trasgresoras con eso!

La última travesura a contarles es algo parecida a la anterior. Y llevaba a las mismas protagonistas, aproximadamente en la misma edad. En esta ocasión estábamos también en nuestro plan de hacernos de algún billetito, y habíamos armado una especie de juego. Consistía en unas adivinanzas que le hacíamos a gente que pasaba (a cambio de unas monedas, claro) y si acertaban la respuesta se llevaban como premio algún juguete (cuyo propietario no era otro que mi hermano, el cual por supuesto no había dado su consentimiento). En realidad fueron un par de soldaditos, no es que le vendíamos todos sus juguetes (¡aunque él llegó a acusarme de eso!). Con esto algo también habíamos logrado recaudar, pero no recuerdo en que lo gastamos.
¿Y ustedes? ¿Eran de hacer travesuras en la infancia?
¿Cuáles recuerdan?